null: nullpx
Fugitivos

Fugitivos que se esconden en México: criminales que huyen al país vecino y hasta forman familias allá

El territorio mexicano sigue siendo uno de los lugares preferidos para quienes escapan de las autoridades de Estados Unidos. Millonarios, pandilleros y sospechosos de crímenes violentos se han ocultado allá usando otros nombres, moviéndose constantemente y manteniendo un perfil bajo.
13 Ago 2019 – 8:52 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– Por casi cuatro años, un inglés millonario que decía llamarse 'John' o 'Paul' se hospedó primero en resorts de lujo y luego en moteles en varios lugares de México. Gastaba a manos llenas, pues antes de huir vació sus cuentas bancarias y durante un tiempo pudo hacerse pasar por el típico turista enamorado de la cultura de ese país.

El último lugar en el cual se alojó este hombre fue una residencia dúplex en una comunidad de estadounidenses expatriados en Atlixco, Puebla, en el centro de México. Hasta que estando ahí alguien reportó a las autoridades en julio pasado que ese extranjero se parecía a Peter Gregory Chadwick, un acaudalado inversionista de bienes raíces acusado de asesinar su esposa en California en octubre de 2012.

Así lo confirmaron el domingo 4 de agosto, cuando policías mexicanos detuvieron a este fugitivo. Tenía en su poder varias identificaciones falsas, las cuales usó para escapar del brazo de la justicia durante esos años.

"Trabajando en estrecha colaboración con las autoridades mexicanas, los agentes de los US Marshals pudieron ubicarlo en Atlixco, Puebla", señala el comunicado de la agencia, en el cual aparece ya la palabra "arrestado" sobre su fotografía.

Al día siguiente el sospechoso fue extraditado y ahora está bajo custodia de la Policía de Newport Beach, California, que lidera la investigación sobre el crimen de su esposa Quee Choo Lim 'Q.C.'.

El caso de Chadwick no es el primero. A pesar de los esfuerzos de las autoridades estadounidenses, como instalar cámaras que registran los rostros y las placas de quienes cruzan en vehículo la frontera sur, México sigue siendo uno de los lugares preferidos de los fugitivos, algunos de los cuales logran rehacer sus vidas allá. Usan nombres falsos, se mueven constantemente y mantienen un perfil bajo.

Escondidos en ese país han encontrado a criminales peligrosos como Chadwick, quien estuvo en la lista de los 15 más buscados de los US Marshals; y el pandillero angelino Joe Luis Sáenz, una vez considerado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) como una de sus 10 prioridades de captura.

También arrestaron al otro lado de la frontera al expolicía de Los Ángeles, Henry Solís, quien en abril de 2015 se enfrentó a golpes con un hombre, lo persiguió y le disparó varias veces quitándole la vida.

"Es porque México está muy cerca, la frontera está a solo dos horas de manejo (desde Los Ángeles) y se vuelve un lugar obvio para los criminales que tratan de evitar su captura", explicó en una entrevista con Univision Noticias, Rukelt Dalberis, vocero del FBI en el sur de California. "Obviamente, México es un país muy grande y quizás es fácil esconderse allá", agregó.

Hace unos días, la oficina del FBI en Los Ángeles pidió la ayuda de la comunidad para localizar a 12 sospechosos de haber cometido crímenes violentos y que posiblemente están en México. La agencia cree que sus familiares allá les ayudan a esconderse de las autoridades.

"Tenemos una oficina en México y tratamos de estar en contacto con ellos, también con las autoridades de México tratamos de coordinar para traer a esos fugitivos", señaló el portavoz del FBI.

Los más buscados por el FBI en Los Ángeles

Algunos de los presuntos delincuentes en la mira del FBI han estado ilegalmente en México desde la década de 1990. Por información que lleve a sus capturas se ofrecen distintas recompensas.

Estos son los 12 acusados que busca la oficina del FBI en Los Ángeles:


  • Andrés Zambrano, quien tendría 28 años y usa múltiples alias. Es buscado por la muerte a tiros de la madre de su hijo de 2 años el 16 de marzo de 2017, frente a su casa en Los Ángeles.
  • Baldomero Barrientos Bañuelos, quien tendría 67 años. Lo acusan de apuñalar fatalmente a su esposa el 14 de octubre de 1993 en North Hollywood.
  • Carlos Felino Hernández, de unos 36 años. Los fiscales alegan que mató a tiros a un hombre e hirió a otro el 23 de julio de 2006 en la ciudad de Pico Rivera.
  • César Soltero Herrera, quien tendría 31 años y usa múltiples alias. Es buscado asesinar a balazos a un hombre el 19 de febrero de 2007 en North Hollywood.
  • César Villarreal, de unos 46 años y quien utiliza varias identidades. Lo acusan de matar a un hombre y de lesionar a otro el 21 de mayo de 2010, luego de una disputa en una tienda.
  • Manuel Virgen Galván, quien tiene entre 37 y 39 años. La Policía asegura que le disparó fatalmente a un adolescente de 14 años frente a su casa en el vecindario de Sylmar el 29 de junio de 2005.
  • Steven Giovanni Aguilar Medina, quien tiene unos 26 años y usa varios alias; y su novia Evelin Martínez, de unos 26. Ambos son acusados de matar a un hombre y herir a otro el 28 de diciembre de 2009 en Los Ángeles. Aguilar Medida les disparó varias veces a sus víctimas; mientras que su pareja era quien estaba tras el volante cuando escaparon de la escena.
  • Saúl Aguilar Jr, de alrededor de 48 años. Las autoridades creen que asesinó a su exnovia en su casa en Los Ángeles en diciembre de 1997.
  • Carlos Vásquez Serrano, quien tiene unos 48 años. Es buscado porque supuestamente mató a un hombre en un bar de Los Ángeles el 1 de febrero de 2006. Después robó los videos del establecimiento, secuestró a una mujer y se la llevó a México.
  • Ricardo Villa, de unos 35 años. Le siguen la pista por un intento de asesinato en Hollywood el 26 de abril de 2015. Se alega que le disparó a un auto estacionado después de una disputa en un club nocturno.
  • Xóchitl Aurora de la Torre, de unos 40 años. Está en la mira del FBI por el asesinato de un hombre el 10 de septiembre de 2004 en Los Ángeles.

La unidad del FBI en Los Ángeles dedicada a buscar fugitivos ha detenido fuera de su jurisdicción, incluyendo otros países, a más de 2,000 supuestos criminales en años recientes. La oficina no tiene cifras sobre los arrestos realizados en México, pero indica que han sido varios.

"En cualquier momento, las fuerzas del orden del sur de California están buscando a cientos de fugitivos, muchos de los cuales buscan esconderse de la Policía cruzando nuestra frontera sur y, en muchos casos, ingresando ilegalmente a México para evadir la captura", advierte la oficina del FBI en esta ciudad.

Fiscal: México ya no es un "refugio seguro"

Expertos creen que los delincuentes también eligen escapar hacia territorio mexicano por su bajo costo de vida y porque el alto nivel de inseguridad les permite vivir fuera de los radares. Los anglosajones escogen zonas turísticas y comunidades de expatriados para no encender las alarmas. Los hispanos, en cambio, buscan a familiares y amigos para que les ayuden a esconderse de la Policía.

A Román Cerratos, de 39 años, lo encontraron en Guadalajara a mediados de junio. Le imputaron cargos por el asesinato a tiros de un hombre de 32 años, cuyo cadáver fue encontrado en abril en el asiento delantero de un Audi blanco estacionado en una calle de Carson, en el condado de Los Ángeles.

Un mes después arrestaron a su presunta cómplice, Maricela Mercado, en el estado de Chihuahua. Con ella estaba su hija de 15 años, Alora, quien había sido reportada como desaparecida.

También en marzo de este año, agentes federales mexicanos detuvieron al pandillero Ángel Deleón, de 41 años, en la ciudad de Cárdenas, en el estado de San Luis Potosí , informó el FBI. Los fiscales alegan que este hombre asesinó a una persona "en servicio de la pandilla" en Nuevo México.

Adicionalmente, tras una búsqueda que duró casi una década, un operativo de varias agencias del orden de México y EEUU concluyó con la captura del pandillero Iván Tapia Ramírez, de 32 años. Los detectives lo consideran un sospechoso en el fatal apuñalamiento de un joven de 16 años en Santa Cruz, California, en octubre de 2009. La víctima, Tyler Tenorio, fue atacado en un altercado con pandilleros.

Tapia Ramírez, un ciudadano estadounidense, se escondía en Durango. En los interrogatorios reconoció que ya tenía una nueva vida en México: tenía pareja, dos hijos y recién había perdido su empleo en una sucursal de la empresa Western Union. Cuando lo arrestaron él golpeó a un oficial federal, asegurando que temía que se trataba de un secuestro del crimen organizado.

Se cree que otro sospechoso en el asesinato de Tenorio también huyó hacia México.

Al anunciar la extradición de este pandillero a finales de febrero, el fiscal del condado de Santa Cruz, Jeff Rosell, dijo que México ya no debería ser considerado un "refugio seguro" para los fugitivos del gobierno de EEUU. Indicó que desde 2013, al menos seis sospechosos que se ocultaban en el vecino país fueron traídos para enfrentar al sistema judicial de esa región.

"Si crees que las fronteras internacionales pueden evitar que te atrapen, estás equivocado, serás llevado ante la justicia y eso es lo que le sucedió al señor Tapia", advirtió el fiscal Rosell a los criminales.

Cruzaron la frontera hacia México para escapar de la justicia en EEUU: el FBI pide ayuda para encontrar a estos fugitivos (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad