null: nullpx
Policía

Condenan a 10 años de prisión a la policía de Dallas hallada culpable del asesinato de su vecino

Un jurado decidió este miércoles la sentencia de Amber Guyger, quien fue declarada culpable por disparar y matar a su vecino Botham Jean en su propio apartamento. La historia ha recibido atención por las múltiples muertes de personas negras a manos de policías blancos.
2 Oct 2019 – 5:39 PM EDT

La exoficial de la Policía de Dallas Amber Guyger fue condenada a 10 años de prisión por el asesinato de su vecino Botham Jean, tras entrar en su apartamento y dispararle. La oficial había dicho en su defensa que confundió el apartamento del vecino con el suyo y que al entrar, pensó que era un ladrón y le disparó.

"Luego de una semana y media de testimonios intensos y emotivos, un jurado del condado de Dallas halló a la exoficial de Policía de Dallas Amber Guyger culpable de asesinato en la muerte de su vecino Botham Shem Jean y fue sentenciada a 10 años de prisión", se lee en la nota de prensa divulgada por la oficina del fiscal John Creuzot.

En la sala, cuentan, se encontraban los padres de Jean, Allison y Bertrum, así como otros miembros de la familia, quienes rompieron en llanto al escuchar el veredicto.

La decisión se dio este miércoles luego de que un jurado debatiera la sentencia de Guyger, de 31 años, quien fue declarada culpable por la muerte de Jean, de 26 años, justo un día antes.

Guyger testificó que al regresar a casa en uniforme después de un largo turno esa noche, puso su llave en lo que pensó que era la cerradura de su puerta y la puerta se abrió porque no estaba completamente cerrada. Temiendo que fuera un robo, sacó su arma de servicio, entró y encontró una figura en la oscuridad.

"¡Muestre sus manos! ¡Muéstreme sus manos!”, dijo Guyger que le insistió al hombre. Explicó que no pudo ver sus manos y que él comenzó a acercarse a ella caminando a "ritmo rápido". Ella contó que él gritó: "¡Hey! ¡Oye! ¡Hola!” justo antes de que ella abriera fuego.

"Tenía miedo de que me matara", dijo al ser interrogada por sus abogados, quienes la llamaron como su primera testigo en el quinto día del juicio. Ella aseguró que tenía la intención de matarlo cuando apretó el gatillo porque para eso había sido entrenada como oficial de policía.

La historia recibió atención nacional en el marco de las múltiples muertes de afroestadounidenses a manos de policías blancos.

El viernes durante el juicio, la exoficial le dijo al jurado que lamentaba haber matado a su vecino y que tendría que vivir con la culpa todos los días. Pero durante el interrogatorio, los fiscales pusieron en duda a Guyger, le preguntaron por qué no pidió refuerzos en lugar de confrontar a Jean y cuestionaron sus intentos por salvarle la vida.

Guyger se disculpó repetidamente por matar al hombre mientras hablaba públicamente por primera vez sobre los acontecimientos de esa noche. "Odio tener que vivir con esto todos los días de mi vida y le pido perdón a Dios, y me odio todos los días", dijo mientras miraba a través de la sala de audiencias a la familia de Jean.

Guyger, quien fue despedida después del tiroteo, dijo que deseaba que "él hubiera sido el que tuviera la pistola" y que la hubiera matado a ella. "Nunca quise quitarle la vida a una persona inocente. Y lo siento mucho. Esto no se trata de odio. Se trata de tener miedo esa noche", se defendió.

En fotos: La insólita muerte de Botham Jean, baleado por una oficial en su propio apartamento

Loading
Cargando galería

Jean creció en la isla caribeña de Santa Lucía y luego emigró a Estados Unidos para ir a la universidad. Su muerte llamó la atención por sus extrañas circunstancias y porque fue uno de una larga historia en este país de hombres negros desarmados que son baleados por policías blancos.

El fiscal principal Jason Hermus sugirió que Guyger no estaba muy afligida después del tiroteo, y dijo que dos días después de que ella le disparó a Jean, Guyger le preguntó a su compañero de policía, con quien estaba involucrada sentimentalmente, si quería ir a tomar algo.

Hermus también le preguntó a Guyger por qué no pidió ayuda por radio cuando pensó que su supuesta casa era robada. Ella respondió que atravesar la puerta con su arma desenfundada "era la única opción que se me pasó por la cabeza".

El fiscal también le cuestionó por qué ella no hizo resucitación cardiopulmonar a Jean después del disparo. Le preguntó sobre un curso de capacitación de ocho horas para desescalar situaciones peligrosas que había tomado en abril, pero Guyger le dijo al jurado que ya no podía recordar lo que aprendió en el curso. Explicó que le aplicó algunas compresiones torácicas a Jean con una mano mientras usaba su teléfono con la otra .

Guyger dijo que disparó en defensa propia después de confundir a Jean con un ladrón y sus abogados señalaron que la apariencia de los pisos en su complejo con frecuencia llevó a los inquilinos a estacionarse en el piso equivocado o tratar de ingresar a los apartamentos equivocados.

Los fiscales han cuestionado cómo Guyger podría haber perdido numerosas señales de que estaba en el lugar equivocado y sugirieron que estaba distraída por mensajes telefónicos sexualmente explícitos con su compañero policía. Dicen que Jean no fue una amenaza para Guyger, señalando que estaba en su sofá comiendo un tazón de helado cuando ella entró en su apartamento. Cuando el hombre se levantó del sillón a ver quién entraba a su casa, Guyger le disparó en el pecho.

En una frenética llamada al 911 que se oyó en la corte la semana pasada, Guyger dijo casi 20 veces: "Pensé que era mi apartamento".


Publicidad