null: nullpx
Convención Demócrata

La Convención Demócrata de Filadelfia en 9 episodios

Los cuatro días de reunión demócrata dejaron momentos para la historia, más allá del simbolismo de ver la primera mujer nominada presidencial. Les presentamos algunos de ellos.
29 Jul 2016 – 1:50 AM EDT

FILADELFIA, Pennsylvania- Luego de cuatro días de incesante circulación de demócratas, políticos y periodistas por el Wells Fargo Center de Filadelfia, el estadio queda vacío. Quedan las sillas desordenadas, los globos azules, blancos y rojos y carteles con consignas del partido esparcidos por en el piso.

El cierre de la Convención Nacional Demócrata marcó el punto de partida formal de la carrera por la presidencia entre demócratas y republicanos. En el evento de Filadelfia, la fórmula Hillary Clinton - Tim Kaine quedó oficializada para enfrentar a la republicana conformada por Donald Trump y Mike Pence.

Con oradores en español y coreos de "sí se puede", el tono del discurso demócrata se mostró en las antípodas del de los republicanos que la semana anterior en Cleveland subieron el tono en su oratoria contra los indocumentados.

En la fiesta demócrata tampoco faltaron las sorpresas, las rupturas de protocolo y emblemáticas figuras del partido.

Estas son algunas de las postales que dejó la convención demócrata en Pennsylvania.

Dos Obama, dos discursos

Los Obama dieron quizás los dos discursos que quedarán en la memoria tras esta convención. Ambos emocionaron, inspiraron e hicieron vibrar al público. El de Michelle el lunes trató del poder de la mujer e introdujo detalles íntimos sobre sus hijas.

El lunes, Michelle consiguió con su optimismo e inspiración aliviar la tensión que había tenido la jornada hasta entonces, con protestas de los seguidores de Sanders y la dimisión de la presidenta del partido Debbie Wasserman Schultz, en medio del escándalo del hackeo de mails del partido.

El de Obama el miércoles presentó a Donald Trump como una persona ajena a los valores de Estados Unidos, como un país de inmigrantes, abierto, diverso y optimista. Obama dio además un respaldo pleano a la que puede ser la primer mujer en seguir sus pasos.


Bernie calma su 'revolución'

Los primeros tres días de la convención se los pasó el senador Sanders tratando de atajar la rebelión que él mismo creó entre el ala más liberal del partido. Pese a que el candidato ya reconocía que no lograría la nominación, muchos de sus seguidores no se resignaban a perder la oportunidad de llevar al “candidato socialista” a la Casa Blanca.

Al final, Sanders pidió que se produjera la aclamación de la candidata en gesto unitario, sin embargo algunos siguieron renuentes y llegaron hasta el día del discurso de aceptación de Clinton para expresar su descontento con pitas y gritos.

El vicepresidente Tim Kaine

Tim Kaine fue nominado como aspirante a vicepresidente el miércoles y en su discurso apeló a los republicanos descontentos con Trump.


En su discurso trató de desmentir a quienes le acusan de aburrido arrancando las risas del auditorio con su imitación de Donald Trump, aunque quedó claro que nunca se hubiera podido hacer carrera de cómico. También pronunció un par de frases en español, que deleitaron a los delegados hispanos.

El discurso personal de Bill Clinton

El expresidente cerró la noche del martes con un discurso muy personal. Pocas horas después de que su mujer se convirtiera en la primera mujer nominada por un gran partido, habló de cuando conoció a su esposa en la Facultad de Derecho de la Universidad de Yale y de las veces que ésta rechazó sus propuestas de matrimonio.

“Me casé con mi mejor amiga”, dijo. “Desde entonces hemos estado andando y hablando y riendo juntos”.

Trump, omnipresente

La gran protagonista de la fiesta de cuatro días en Filadelfia fue, claro, Hillary Clinton. La mayoría de los discursos hacían de algún modo alusión a la candidata. Pero si se hiciera un recuento minucioso de las veces que el nombre de Donald Trump fue mencionado sería visible que él también fue un protagonista.

Por sus "mensajes de división" o por el muro que promete construir en la frontera con México si llega a la presidencia, los discursos de prácticamente todos los oradores que desfilaron por el escenario del Wells Fargo Center refirieron de algún modo al empresario. Trump fue el 'protagonista ausente' de la Convención Demócrata.


Mayor diversidad

La convención de Filadelfia pareció por momentos una 'fiesta de la diversidad'. Por un lado, en el escenario del estadio desfilaron oradores hispanos, afroamericanos y gente de la comunidad LGBT entre otras comunidades.

Por el otro cada día, en el Centro de Convenciones Pennsylvania en el centro de Filadelfia, los demócratas organizaron caucus para cada colectividad: asiáticos, negros, nativos americanos, latinos, jóvenes.

El evento demócrata de cuatro días pareció haber sido planeado para ser la contracara del republicano de Cleveland que sucedió una semana antes, en el que la diversidad brilló por su ausencia.

Más caliente que en Cleveland

Por el perfil del candidato republicano Donald Trump se esperaba que la convención de Cleveland fuera la más complicada en las calles y dentro del predio mismo. Pero la Convención Demócrata estuvo más 'caliente' en ambos escenarios.

Los protagonistas de las protestas en contra de Hillary Clinton, que no llegaron a ser violentas ni masivas y fueron una constante del paisaje de Filadelfia. Fueron en su mayoría seguidores del exrival demócrata Bernie Sanders que no terminan de aceptar que Clinton es la candidata.

Se habla español

En el escenario de la fiesta de Filadelfia se habló español desde el primer día. Por allí desfilaron dreamers, políticos de origen hispano como el congresista Xavier Becerra y el congresista Luis Gutierrez, e incluso el compañero de fórmula de Clinton, Tim Kaine, que se dirigieron al público en español.

Las palabras en español fueron recibidas por el público con aplausos, vivas y gritos también en español de "¡sí se puede!".

Hillary también rompió el protocolo


Históricamente, los candidatos presidenciales se presentaban en el escenario de sus convenciones en el último día, el momento en que decían publicamente que aceptaban la nominación. Eso fue así, hasta 2016.

El primero en romper con el protocolo fue Donald Trump en Cleveland, al aparecer los cuatro días de la convención, en persona o en video en el escenario.

Clinton luego, hizo lo suyo. La demócrata apareció en el segundo día de la convención en video, luego lo hizo en el tercer día, cuando al cierre del discurso de Barack Obama apareció en persona en el podio.

Lea más:


Más contenido de tu interés