null: nullpx
Convención Demócrata

El difícil equilibrio de los demócratas entre policías y afroamericanos muertos por excesos policiales

En su segundo día, la Convención de Filadelfia juntó a oficiales y madres de víctimas por brutalidad policial, en un intento por contrarrestar el mensaje de Donald Trump hace una semana sobre la ley y el orden.
27 Jul 2016 – 11:04 PM EDT

En otra jornada de lágrimas, uno de los momentos emotivos este martes en la convención llegó cuando un grupo de mujeres negras con una flor roja en la solapa subieron a las escenario. Eran las madres de jóvenes muertos por excesos policiales, discriminación racial o violencia callejera.

Unos minutos antes, habían subido al escenario un jefe de policía y un ex fiscal general del Estado.

Hillary Clinton quiso reflejar así uno de los asuntos más delicados de esta campaña, sobre todo después de la tensión por los asesinatos de los agentes en Dallas y Baton Rouge.

Para ello, hizo un equilibrio entre los mensajes de seguridad y los testimonios de las madres que han perdido a sus hijos. Quería contrarrestar el mensaje de Donald Trump en la convención republicana y abordar el descontento de las minorías víctimas de la violencia, pero a la vez no ofender a la policía. Clinton se encuentra en este asunto en el mismo brete que el presidente Barack Obama.

El partido se esforzó en que estuviera reflejado el punto de vista de la policía. “Nos sentimos bajo sitio”, dijo unos minutos antes el jefe de policía McLay. “Podemos respetar a nuestros policías y al mismo tiempo empujar estas reformas. Podemos hacer las dos cosas, y vamos a hacer las dos cosas”.

El modelo de Pittsburgh

En principio, la campaña había anunciado el cierre de la sesión de este martes con las mujeres del grupo llamado “ Mothers of the Movement”, madres de afroamericanos asesinados, entre ellas las de Trayvon Martin, Michael Brown y Eric Garner. Pero este martes sólo tuvieron unos minutos antes de los discursos de políticos como Madeleine Albright y Bill Clinton.

En su bloque, titulado “justicia social”, hablaron también el ex fiscal general del Estado, Eric Holder, y Cameron McLay, jefe de policía de Pittsburgh y un ejemplo de buenas relaciones con su comunidad. Su ciudad es una de las elegidas para participar en un programa del Departamento de Justicia de ciudades modelo. Los dos defendieron a los agentes de policía y coincidieron en que es posible trabajar mejor con la comunidad y proteger a los agentes de policía.

Los actores

Las madres fueron presentadas por el actor Tony Goldwyn, que hace de presidente en la serie Scandal y es un activo defensor de Clinton.

También habló la actriz Elizabeth Banks, que dijo la frase más crítica: “Nuestro sistema judicial está decepcionado a demasiados americanos. Es la próxima lucha de Hillary Clinton”.

Una pérdida nacional


Geneva Reed-Veal contó que hace un año vio cómo bajaba el ataúd de su hija Sandra Bland, que fue encarcelada por una infracción de tráfico y apareció colgada en una prisión de Texas. Ella contenía las lágrimas con dificultad. Miles de personas en el público la aplaudían de pie, algunos con camisetas del grupo Black Lives Matter.

“Estoy aquí esta noche con Hillary Clinton porque sabe que cuando una joven vida negra se corta repentinamente, no es sólo una pérdida personal, sino una pérdida nacional, es una pérdida que nos hace peores a todos”, dijo la madre de “Sandry”.

También dijo unas palabras Sybrina Fulton, la madre de Trayvon Martin, el adolescente que fue asesinado en 2012 en una urbanización por un vecino armado en Florida que luego fue absuelto por una ley del estado que permite disparar ante cualquier sospecha de peligro real o verdadero (la llamada “ stand-your-ground”).

Fulton es ahora una activista a favor del control de armas. Trayvon Martin se convirtió en el primer símbolo de la lucha contra el racismo, igual que la capucha que llevaba el día que lo mataron y los Skittles, los chocolates que acababa de comprar en un 7-Eleven mientras volvía a casa de su padre.

“En memoria de nuestros hijos, les pedimos que voten el día de las elecciones”, dijo. Cree que Clinton será capaz de impulsar leyes sobre armas “con sentido común”.

Las dos cosas

El mensaje no era agresivo y todas las madres que hablaron pidieron paz.

“La mayoría de los policías son buena gente que hace un buen trabajo”, dijo Lucia McBath, madre de Jordan Davis, un chico de 17 años que fue asesinado en una gasolinera por un conductor que se quejó de que tenía la música demasiado alta. “Vamos a seguir usando nuestras voces y nuestro voto. Para que este club de madres rotas deje de crecer”.

Lea también:

Más contenido de tu interés