null: nullpx
Convención Demócrata

El millonario Bloomberg no se traga la imagen de empresario de éxito de Trump

El exalcalde de Nueva York atacó justamente uno de los puntos que más suele explotar el candidato republicano en un discurso en el que mostró su apoyo a Hillary Clinton.
28 Jul 2016 – 10:01 PM EDT

Hace sólo unos meses Michael Bloomberg sopesaba la posibilidad de lanzarse como independiente a la carrera a la Casa Blanca. Este miércoles subió al escenario de la Convención Nacional Demócrata y pidió el voto para Hillary Clinton en una decisión que presentó no como el fruto de “una lealtad partidista” sino del amor por su país.

“Estados Unidos necesita alguien que resuelva problemas y no alguien que arroje bombas. Trump es una decisión arriesgada, temeraria y radical”, dijo el exalcalde de Nueva York antes de añadir que los ciudadanos no se pueden permitir una decisión así.

Al contrario que la mayoría de los oradores, Bloomberg se dirigió a quienes estaban en sus casas y no siempre habían votado a candidatos demócratas. Se definió como independiente. Dejó claro que no estaba aquí como miembro del partido ni como defensor del programa demócrata y se atrevió a decir que muchos demócratas se equivocaban al culpar de los problemas del país al sector privado frenando la reducción del déficit o reformas necesarias en la educación.

Bloomberg dejó de ser alcalde en diciembre de 2012 y desde entonces ha retomado el control del grupo que lleva su nombre y se ha entregado a la filantropía en causas como el control de las armas de fuego, el cambio climático o la educación.

Ese perfil puede ayudar a la candidata demócrata a captar los votos de los indecisos y de algunos simpatizantes republicanos.

Los más conservadores no soportan al millonario neoyorquino por su oposición a las armas de fuego y a la lucha contra el cambio climático. Pero algunos republicanos mejor formados que viven en grandes ciudades pueden ser sensibles al llamamiento del exalcalde de Nueva York.

Entre los aplausos del público, Bloomberg dijo también que no siempre estaba de acuerdo con Clinton y explicó por qué ahora la apoya: “Hemos tenido nuestros desacuerdos pero debemos dejarlos a un lado por el bien del país y debemos unirnos todos en torno a la candidata que puede derrotar a un demagogo peligroso”.

Los negocios de Trump

El millonario dedicó una parte notable de su discurso a atacar el aura de éxito de Donald Trump. Lo presentó como un mal empresario y recordó que durante su carrera había dejado un reguero de quiebras, demandas y accionistas y clientes que se sintieron engañados después de tratar con él.

El mensaje de Bloomberg es importante porque Trump ha construido su campaña en torno a su carrera como empresario. Es algo que muchos votantes mencionaban durante las primarias en Iowa y New Hampshire y que su campaña explota a menudo presentándolo como un hombre de negocios que quiere llevar ahora ese éxito a la carrera presidencial.

Al contrario que Trump, Bloomberg ha construido su fortuna de la nada y su discurso puede decidir a pequeños y grandes empresarios que suelen votar republicano a votar esta vez por el partido rival.

“Yo vengo de Nueva York y en Nueva York conocemos a un estafador cuando vemos uno”, dijo Bloomberg.

“Trump dice que castigará a las empresas que se muden a México o China pero las prendas que él fabrica se hacen en el extranjero y las confeccionan obreros con salarios muy bajos. Dice que quiere deportar a 11 millones de personas sin papeles pero no tiene problemas en contratarlos”.

No fue lo único que Bloomberg dijo sobre inmigración. Acusó a los republicanos de señalar a los indocumentados como falsos culpables de los problemas del país.

“Trump quiere que creas que podemos resolver nuestros problemas más graves deportando a mexicanos y no dejando venir a los musulmanes. Quiere que creas que levantar barrera comerciales nos devolverá buenos empleos. En ninguna de las dos cosas tiene razón”.

Apoyo a Bush y a Obama

Bloomberg no siempre ha pedido el voto para candidatos demócratas. En 2004 pidió el voto para George W. Bush diciendo que la seguridad nacional era la prioridad después de los atentados del 11S.

Cuatro años después, ni John McCain ni Barack Obama recibieron el apoyo de Bloomberg, que optó por no expresar su opinión. En 2012 Bloomberg pidió el voto para el presidente unas horas antes del final de la campaña electoral.

Esa vez el motivo fue el silencio del republicano Mitt Romney sobre el cambio climático y la excusa fue el huracán Sandy, que barrió a principios de noviembre de 2012 el noreste del país. En este artículo explicaba Bloomberg su decisión.

Lea también:

Más contenido de tu interés