null: nullpx
CityLab Vida Urbana

Cómo Phoenix ayuda a las familias más pobres a vencer el calor del verano

En esta ciudad las temperaturas pueden pasar los 105 grados Fahrenheit y en Arizona muchos fallecen a raíz de no tener agua y un lugar fresco.
Logo CityLab small
12 May 2017 – 2:16 PM EDT

Aunque el clima cálido y soleado de Phoenix es una de las razones por las que la gente se mude allá en masa (más de 1,000 nuevos residentes se mudan a la ciudad cada semana, según la Oficina del Censo de EEUU), las temperaturas veraniegas pueden llegar a 105 grados Fahrenheit o más. Con ese nivel de calor, el organismo ya no se puede enfriar, lo cual potencialmente puede dar por resultado un golpe de calor o hasta insolación. Esto lastima los tejidos del organismo y órganos y puede ser mortal. Entre 2000 y 2015, más de 1,500 personas murieron de exposición al calor excesivo de Arizona y miles más perdieron sueldo o tuvieron mayores gastos en cuidado de salud debido a enfermedades relacionadas con el calor.

Mediante su Heat Relief Network (Red de Alivio del Calor), la ciudad provee unos 30 espacios climatizados —tales como iglesias, centros para personas de tercera edad y bibliotecas— donde la gente puede ir a refrescarse. También facilita puntos de donación de agua y revisiones de salud para las personas mayores o los incapacitados. Pero esos recursos sólo son realmente valiosos sin las personas los usan.

Entonces cuando Olivia Hutchins y Nick Roosevelt llegaron a Phoenix en enero 2016 para prestar un año de servicio en Cities of Service o Ciudades de Servicio —una organización sin fines de lucro apoyado por Bloomberg Philanthropies que colabora con el gobierno federal para colocar a voluntarios de su programa antipobreza AmeriCorps/VISTA en 10 ciudades estadounidenses— ellos querían determinar cuántas personas estaban usando estos recursos y descifrar cómo correr la voz.

Los voluntarios repartieron mil mapas indicando las ubicaciones de las estaciones refrescantes y de hidratación en julio 2016 (Cortesía de Resilient PHX).


Hutchins and Roosevelt sondearon a personas en vecindarios de bajos ingresos y encontraron que, si bien los individuos sin techo sabían de estas estaciones, pocas familias de bajos ingresos se habían enterado. “Fue un gran descubrimiento”, dice Michael Hammett, Ejecutivo Principal de Servicios de Phoenix.

Los voluntarios colaboraron con el alcalde Greg Stanton, Hammett y los departamentos del ayuntamiento como servicios humanos y gestión de emergencias —junto con el departamento de transporte público de Phoenix— para crear una campaña de relaciones públicas llamada “We’re Cool”. Según expresa Hammett: “ Nos dirigimos a los usuarios de bajos ingresos en el transporte público, para prevenir enfermedades relacionadas con el calor que podrían dar como resultado la pérdida de empleo y sueldos, costos de atención sanitaria y un impacto negativo en las familias”.

Durante tres días en julio, los voluntarios repartieron 1,000 mapas en estaciones de trenes ligeros a lo largo de la ciudad. Los mapas llevaban postes indicadores de las estaciones refrescantes y de hidratación. El ayuntamiento también colaboró con funcionarios del sistema de transporte público para colocar 30 afiches en estaciones importantes de trenes ligeros y otros 500 afiches en autobuses de la ciudad; se mantuvieron colocados durante tres meses.

Los afiches hicieron la pregunta sencilla “Need to Escape the Heat?” (“¿Necesitas escapar del calor?”) e indicaron el url del sitio web de la ciudad —fácil de recordar— que ofrece información sobre las estaciones refrescantes y de hidratación: www.phoenix.gov/heat. Hutchins y Roosevelt también habían encontrado que, si bien las comunidades de bajos ingresos de Phoenix tienden a tener acceso al internet, antes les costaba trabajo encontrar el url original de ese sitio, lo cual motivó al ayuntamiento a cambiarlo.

“Pensamos que el transporte público era una forma excelente de llegar a estas comunidades, ya que muchas familias trabajadoras lo usan para ir a sus empleos”, dice Hammett. “Y tuvimos una reacción en el sitio. Una señora cargando a su hija pequeña le dijo a un voluntario que no sabía de las estaciones de refresco y de hidratación y de cuánta ayuda serían”.

Kaden Heywood —un boy scout y voluntario de la campaña 'We’re Cool'— habla con un residente de Phoenix sobre las estaciones refrescantes (Cortesía de Resilient PHX).


A finales de julio y en los meses siguientes, la ciudad sondeó a sus anfitriones en las estaciones refrescantes para ver si la campaña tuvo un impacto. En cada instancia, las estaciones reportaron un aumento en la cantidad de visitantes, desde un incremento pequeño —por ejemplo, de 4 a 10 visitantes diarios— a un influjo grande de docenas más. “Nadie dijo que no habían notado cambios”, dice Hammett.

La ciudad pretende hacer todavía más este año. La campaña de 2017 ocurrirá un poco más temprano (en junio) y los voluntarios repartirán 500 a 1,000 más mapas que el año pasado. Las bibliotecas públicas y la policía del transporte público también distribuirán las guías. Los afiches volverán a aparecer en las estaciones de trenes ligeros y en autobuses.

Hammett piensa que el esfuerzo colaborativo de los voluntarios de Cities of Service, la administración de la ciudad de Phoenix y las entidades de transporte público hizo que la iniciativa de 2016 fuera un éxito, uno que probablemente se replicará este año. “Hubo tanta efusión de apoyo”, dice.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.


Conoce las diez ciudades con más inmigrantes indocumentados en EEUU

Loading
Cargando galería
Publicidad