publicidad
Autos escapando de la zona de los Cayos, en Florida, antes de la llegada del huracán Irma.

¿Por qué no existe un app como Uber para escapar de los huracanes?

¿Por qué no existe un app como Uber para escapar de los huracanes?

Una aplicación de este tipo podría haber ayudado a los más vulnerables durante Harvey e Irma.

Autos escapando de la zona de los Cayos, en Florida, antes de la llegada...
Autos escapando de la zona de los Cayos, en Florida, antes de la llegada del huracán Irma.

Hay apps para masajes, paseadores de perros e incluso un sistema de goteo intravenoso contra la resaca. Hay aplicaciones para viajes en auto, transporte en autobuses, helicópteros, bicicletas y motonetas.

Pero no hay ninguna aplicación para Adrienne Beauchamp, quien estuvo sentada en su casa en West Palm Beach, esperando que llegue el huracán Irma. Beauchamp es una de los innumerables floridanos que recurrieron a los tableros de anuncios locales de viajes compartidos intentando escapar de la tormenta, según los pronósticos, causaría daños sin precedentes este fin de semana que pasó. A ella le gustaría estar en Atlanta ahora, al igual que miles de personas que se han evacuado por coche, avión, autobús y tren. Pero no está en Atlanta, y no es por no intentarlo.

publicidad

"Estamos buscando un aventón, a cualquier lugar", decía el anuncio que ella publicó en Craigslist el miércoles. El suyo fue uno de entre un gran número de solicitudes que han aparecido desde el martes en Craigslist, Carpoolworld, y en grupos de Facebook. "Ya empaqué y estoy lista. Ayúdenme a salir del ojo de la tormenta, por favor", dice un anuncio. "Por favor, si tienes algo, mándame un mensaje", dice otro. La mayoría eran solicitudes para un asiento en algún auto que se dirigiera al norte, pero también había muchísimas ofertas de espacio libre en vehículos. Las buenas intenciones parecían generalizadas, pero algunos buscaban aprovecharse de la situación: "Hay que cubrir gastos, los asientos/el viaje se les ofrecerán al mejor postor". Algunos eran perfectamente típicos de Craigslist por su carácter, señalando preferencias por determinadas etnias, sexo, y personalidad, como este caso donde un hombre quería llevar a una ‘chica linda’.

Algunas de las personas que publicaron consiguieron encontrar lo que buscaban, como un hombre que iba a Orlando y que recogió al amigo de un amigo en una parada de autobús. Dos ciudadanos franceses en Miami Beach encontraron un aventón con una familia que se dirigía a Atlanta, una conexión en la que casualmente logré ayudar durante la realización de este reportaje.

Relacionado
preview
Estos datos demuestran cómo están desbancando Uber y Lyft a los taxistas en Miami


Otros, como Beauchamp, no han sido tan afortunados. Ella y su esposo tienen dos perros, lo cual fue un punto de conflicto cuando pusieron un anuncio en Craigslist en busca de un aventón. Así que, en la noche del miércoles, Beauchamp reservó un auto de alquiler y puso otro anuncio ofreciendo dos asientos adicionales para Atlanta. Una avalancha de textos y correos electrónicos de personas desconocidas llegó a su bandeja de entrada.

"Hola, mi nombre es Patty, estoy buscando un aventón a Georgia si es posible… o tan lejos como sea posible, por favor, llámenme", suplicó una mujer. De una madre en otro estado: "Necesito un aventón para mi hijo de Delray a Melbourne hoy… voy a pagar en efectivo sólo para que lo dejen allá". Otro era tranquilo y calmado: "Hola Adrienne. Vi tu anuncio. ¿Ya saliste del sur de Florida?".

La mayoría de las solicitudes eran para llegar a otras partes de la Florida, lo cual puso en aprietos a Beauchamp: "Si estás corriendo por tu vida, no te puedes desviar", me dijo.

Las geografías no coincidentes, las manipulaciones de precios, los asientos libres desperdiciados, el tiempo perdido, y los coches inadecuados: éstos son los inconvenientes que el universo de apps tipo ‘Uber-para-todo’ debía resolver. Éstas son las razones por las que la mayor aplicación de transporte privado del mundo destruyó prácticamente la industria de los taxis cuando irrumpió en la escena en 2010: estas aplicaciones conectan a pasajeros, conductores y vehículos de forma barata, rápida y eficaz. El uso compartido de vehículos entre pares ocurre cada día de la semana en las grandes áreas metropolitanas mediante Waze, Carma y Getaround. Cualquier persona mediante su teléfono puede entregar alimentos de forma muy barata o arreglar la fuga del inodoro de alguien.

Sin embargo, en esta llamada ‘economía colaborativa’, las mejores herramientas disponibles para los floridanos que intentan escapar de una catastrófica tormenta fueron la suerte, la diligencia y la oración. Y esto es en un estado donde los huracanes ocurren regularmente y donde una parte enorme de la población no conduce: están los ancianos, las personas que no tienen vehículos y los muchos indocumentados que les temen a los puestos de control en las carreteras. Es por eso que Florida, famosa por su deficiente transporte público, tiene una sólida red de anuncios de uso compartido de autos y una de las redes más establecidas de vehículos colectivos en Estados Unidos.

publicidad

¿Dónde está la aplicación a pedido para los viajes de emergencia? A diferencia de muchas ‘soluciones’ que requieren solamente pulsar botones, éste es un problema para el cual la tecnología sería obviamente excelente.

FEMA, la agencia federal de emergencias, podría pagar por ella. Los gobiernos estatales o locales podrían anunciarse y distribuirla. O imagínese si Uber o Lyft (y las compañías locales de taxis también) cambiaran a modo de emergencia en caso de huracán y las agencias de transporte hicieran aplicaciones gratis personalizadas para descargar antes de las tormentas. Con una herramienta compatible con GPS, "tanto evacuados como evacuadores podrían tener coordinación", dice David King, un investigador del transporte de la Universidad del Estado de Arizona quien se especializa en servicios de taxi y transporte privado.

Imagine todos los los asientos vacíos en coches que acaban de escapar del sur de la Florida en las últimas horas. Cada lugar extra podría significar una vida salvada.


Quienes viajan en una dirección no deben quedarse abandonados en el camino de vuelta a casa. King también señala que una aplicación estilo Uber capaz de analizar los datos del tráfico podría sugerir las mejores rutas y aperturas para que los buenos samaritanos vayan desde las zonas seguras a contribuir a los esfuerzos de evacuación. "Como hemos visto con Harvey y todos los desastres naturales, las personas están preparadas para ayudar", dice King.

Parece que el Uber para huracanes es simplemente otro ejemplo de los problemas del mundo real que Silicon Valley no se ha dedicado a resolver. King ha escuchado a desarrolladores flotar la idea de aplicaciones de evacuación, pero dice que nunca ha visto que se lleguen a desarrollar. Al contactársele para conocer sus comentarios acerca de esta característica, un representante de Uber destacó la ayuda de la compañía con los esfuerzos de recuperación después de los huracanes. Lyft no respondió.

publicidad

De todas las lamentables brechas en la preparación y planificación para casos de desastre que los estadounidenses están enfrentando últimamente, ésta podría ser la más fácil de solucionar. Conforme el huracán Harvey descendía sobre Texas hace dos semanas, el alcalde de Houston, Sylvester Turner decidió no emitir una orden de evacuación, debido en gran medida a la capacidad de las autopistas. "Parece que hubo una falta de evacuación de emergencia", dice Daniel B. Hess, profesor de planificación urbana de la Universidad de Buffalo, que ha estudiado los esfuerzos de evacuación encabezados por voluntarios en casos de desastr e. "Sin duda, podemos hacer una mejor labor de coordinación de las personas que están dispuestas y listas para evacuar, pero que no pueden, porque no tienen coche o alguien que los lleve".

Es imposible decir cuánta capacidad adicional añadiría semejante aplicación en una gran área metropolitana como Miami, pero imagine todos los asientos vacíos de los coches que acaban de escapar del sur de la Florida en las últimas horas. Cada lugar extra podría significar una vida salvada. "Deberíamos estar haciendo cualquier cosa que podamos para ayudar a la gente a salir del peligro", dice Hess.

Claramente, no hay respuestas fáciles a la hora de mover millones de personas ante una tormenta. Los vehículos privados nunca serán la respuesta completa ante las emergencias de movilidad en áreas densas cuando ocurren los desastres (no todos consiguen sus propios botes salvavidas en este barco). Y, en medio de la lluvia, el viento y la subida de las aguas, a menudo es más peligroso estar en las carreteras. El transporte público coordinado es esencial, como lo es la planificación coordinada con las empresas de combustibles, de manera que los conductores no se queden varados por temor a no poder recargar combustible. Pero quedarse varado porque no se pudo encontrar un asiento vacío, como Beauchamp, es claramente innecesario.

publicidad

La cual fue exactamente la situación en que se encuentró Beauchamp. En la mañana del jueves, mientras revisaba los mensajes de texto buscando algo que le conviniera, se enteró de que la agencia de alquiler había rechazado su reservación. Para entonces, ya era demasiado tarde para reservar un tren o un avión. Así que se quedó en casa, tratando de mantener la calma, y sigue recibiendo mensajes sobre su publicación original. Textos como:

Pago mi gasolina, mi nombre es Anthony, por favor avíseme. Mi papá está en Deerfield Beach, Century Village. Estoy intentando llevarlo a Atlanta o algún lugar de Georgia. Queremos salir de la Florida.

"Una aplicación que funcionara como Uber habría sido asombrosa", dice Beauchamp. "Quizás la próxima vez la Florida pueda tener algo así".

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Los buses del futuro
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad