CityLab Transporte

Darle licencias de conducir a los indocumentados mejoró la seguridad de las calles de California

La medida disminuyó en entre un 7% y 10% las situaciones donde, después de un accidente, el responsable escapa. Esto permite una más rápida acción de los servicios de emergencia y ahorros en costos de seguros.
Logo CityLab small
5 Abr 2017 – 11:26 AM EDT

Hasta el momento, doce estados y el Distrito de Columbia permiten que los indocumentados obtengan licencias de conducir. Quienes se oponen a esta medida suelen decir que habrá más accidentes si los indocumentados obtienen este permiso. “Muchas veces no son capaces de leer alertas en la vía que están en inglés”, dice un documento de la Federation for American Immigration Reform, organización que busca disminuir la inmigración. Además, críticos como estos dicen que los inmigrantes serán menos propensos a comprar seguros y que aumentarán los accidentes fatales.

Sin embargo, este debate pocas veces se realiza con números y análisis matemático. “Llegando a este tema como científicos, inmediatamente quedamos impactados por la ausencia de hechos en este debate”, dijo Jens Hainmuller a la publicación Insights by Stanford Business. “Nadie estaba tomando datos de la evidencia. Todo estaba más caracterizado por la ideología”.

Mapa de los estados donde hay licencia de conducir para indocumentados (Lueders, Hainmueller, Lawrence).

Esto, hasta ahora, porque Haimuller –quien es profesor de la Escuela de Negocios de Stanford– junto a dos colegas publicaron un artículo donde analizaron el efecto en California de la aprobación de la ley AB60. Desde 2015, esta norma ha permitido que más de 800,000 indocumentados obtengan sus licencias de conducir.

Los científicos, miembros del Laboratorio de Políticas Migratorias de Stanford, analizaron datos de accidentes de la Patrulla Carretera de California y datos de licencias de conducir del Departamento de Vehículos Motorizados de ese estado.

De acuerdo a estos datos, no solo no aumentaron los accidentes, sino que disminuyeron los accidentes en los que el conductor responsable escapa, conocidos en Estados Unidos como ‘hit and run’. En un año, este tipo de incidentes cayó entre un 7% y un 10%, es decir, hubo 4,000 menos ‘hit and runs’.

El efecto para el beneficio de los afectados es claro: esto hace más probable que los vehículos de emergencia lleguen a tiempo y se evite una muerte. Pero, además, los científicos dicen que se ahorra dinero. Al haber denuncia y responsable, los seguros pueden funcionar y se evitaron costos de alrededor de 3.5 millones de dólares por parte de los afectados luego de un año de que se aprobara la medida.

Estos datos podrían ser especialmente importantes en los muchos estados donde aún no se aprueba la licencia de conducir para indocumentados. Entre ellos, Nueva York y Minnesota se encuentran debatiendo tener este beneficio para la población inmigrante.

En Nueva York, en específico, la iniciativa podría tener otros beneficios. De acuerdo a un estudio del Instituto de Política Fiscal, este estado podría obtener 57 millones de dólares en ganancias por el solo hecho de permitir a los indocumentandos conducir legalmente. Solo a nivel de la ciudad de Nueva York, el beneficio sería de 9.6 millones, además de un aumento en las ventas de automóviles y una baja en las primas de los seguros, de acuerdo a un análisis del contralor local Scott Stringer.

"Este es el momento correcto para que nuestro estado haga este cambio", dijo Stringer. "Cuando la retórica y la política retrógrada está emanando de Washington, esta es una propuesta de vanguardia para el estado de Nueva York".

Conoce las diez ciudades con más inmigrantes indocumentados en EEUU

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CityLab PolíticaCityLab LatinoInmigraciónLos AngelesLos Angeles
Publicidad