CityLab Transporte

Construye tu propio metro de Nueva York

Un nuevo juego permite a adaptar las líneas del transporte de la ciudad, o totalmente transformarlo de acuerdo a tus propias necesidades.
Logo CityLab small
7 Ago 2016 – 1:21 PM EDT

Los neoyorquinos no necesitan que se les recuerde que su transporte público tiene algunos problemillas. A pesar de ser el más extendido del país, tiene problemas de accesibilidad (especialmente para quienes viven en zonas alejadas, en los condados externos). Viajar en sus trenes a veces implica luchas comparables con la película Los Juegos del Hambre en sus repletos carros, y ahora, con importantes reparaciones en una de sus líneas principales, las dificultades serán imposibles de ignorar.

Algo de descanso, o al menos una distracción, llega con este nuevo juego que permite a los usuarios adaptar el sistema de transportes según sus necesidades, o simplemente partir de cero y crearlo todo de nuevo. “Brand new subway”, del ingeniero residente en Brooklyn Jason Wright, es una entretención tanto para los nerds del transporte público, como para los pasajeros neoyorquinos que quieran reimaginar sus alrededores.

Wright creció jugando Sim City, y quizás eso alimentó su amor por el transporte público. A medida que pasó el tiempo, siguió desarrollando esta pasión a través de clases, libros, proyectos educacionales y más juegos.

“Siempre he sentido que las políticas de transporte son muy, muy importantes, pero también son subestimadas”, dice Wright. “Esto, especialmente en la política estadounidense, sobre todo en su impacto en la economía, la pobreza y la salud”.

La forma de jugar es bastante fácil. Eliges un punto de partida y pones las líneas del metro de Nueva York donde tú quieras. Esta es, por ejemplo, una versión del sistema que creé así:


También es posible extender y cambiar líneas basándose en el mapa del sistema actual, uno de 2025 (con la esperada extensión de la Segunda Avenida) o la versión de 1972 basada en el mapa del famoso diseñador italiano Massimo Vignelli.

De acuerdo a la población, la distribución del empleo y datos de demanda de transporte, el juego te entrega la cantidad total de pasajeros movidos en cada versión creada. También asume el costo de cada nueva estación y calcula los costos totales de construir el sistema de transporte público creado. Usando estos dos estimados, genera el costo de un boleto para un viaje. Además, le da una calificación al sistema, de acuerdo a la cantidad de pasajeros y el costo total.

El mapa de 2016, que viene como base, recibe una calificación “B” y establece la curva. Basado en la magnitud de cada cambio desde este mapa, las calificaciones bajan, suben o se mantienen. La imagen abajo, en donde simplemente extendí la línea L hacia el sur, no cambió mucho el puntaje (antes cree un sistema de cero, que me mereció una bien ganada “F”).

Wright dice que el juego todavía está en construcción. Está arreglando los cálculos de su metodología, en particular, para que éste sea más sofisticado. Pero incluso en su forma presente, espera que el juego enseñe a las personas a pensar de manera crítica sobre el rol que tiene el transporte público en sus vidas, y sobre todo, el rol potencial que podrían tener sus cambios.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad