publicidad

La falsa premisa detrás de la nueva operación de ICE que se enfocó en las ciudades santuario

La falsa premisa detrás de la nueva operación de ICE que se enfocó en las ciudades santuario

Las recientes redadas del gobierno federal dicen buscar ciudades más seguras, pero los datos contradicen estos objetivos.

En una operación de cuatro días, la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) detuvo a casi 500 personas en muchas de las llamadas ‘ciudades santuario’, jurisdicciones locales que eligen limitar su colaboración con temas migratorios a nivel federal. En Filadelfia se vio el mayor número de arrestos (107), seguidos por Los Ángeles (101) y Denver (63).

“Las jurisdicciones santuario que no respetan los detainers [solicitudes de detención] o nos dan acceso a cárceles y prisiones están defendiendo a extranjeros criminales de la aplicación de leyes migratorias y creando un imán para la inmigración ilegal”, dijo el director interior de ICE, Tom Homan, en una declaración. “Como resultado, ICE se ve forzado a a dedicar más recursos y conducir arrestos masivos en estas comunidades”.

Mapa que muestra la cantidad de arrestos por ciudad de la Operación Ciudad Segura (Soren Walljasper).

Estas redadas dirigidas llegan luego de las repetidas derrotas que ha sufrido el gobierno de Trump cuando ha tratado de penalizar a estas ciudades cortando fondos federales, algo que una corte recientemente dictaminó que podría ser anticonstitucional. El fiscal general Jeff Sessions desde hace rato ha tratado de atacar a estas ciudades, diciendo que son fuentes de violencia y crimen.

Relacionado
Operativo de inmigración realizado en febrero de 2017 en Los &Aac...
Arrestan a casi 500 indocumentados en operativo de ICE en ciudades santuario


Las políticas de las ciudades santuario varían, pero su posición uniforme es que limitan el uso de recursos propios para aplicar leyes federales. No bloquean la posibilidad del gobierno federal de actuar y muchas cooperan con ICE en casos de delitos violentos. A su vez, varias permiten que las agencias federales tengan acceso a sus bases de datos.

De hecho, muchas ciudades que rehúsan cumplir con las peticiones de ICE para detener sospechosos de ser indocumentados, lo hacen porque las cortes han dictaminado que esta práctica es ilegal. De todas maneras, ICE intentó humillar por un tiempo a estas ciudades, publicando listas semanales que, en realidad, estaban llenas de datos imprecisos (lo que los obligó a dejar de publicar estos datos).

En el anuncio de estas últimas redadas —las que ICE bautizó Operación ‘Ciudad Segura'— la agencia federal destacó los casos más atroces: violencia, abuso doméstico e infantil, participación en pandillas. “La meta de ICE es construir relaciones cooperativas y respetuosas con nuestros socios en la aplicación de la ley para ayudar a prevenir que extranjeros criminales peligrosos sean soltados de vuelta a las calles”, dijo Homan en el anuncio.

publicidad

Pero una mirada más atenta a los números de esta operación descarta la idea de que estas redadas tengan como objetivo los criminales violentos. De los 498 arrestados, los datos de ICE muestran que 181 personas no tuvieron condenas criminales. Entre los 317 que sí las tuvieron, el número más alto estuvo entre los que condujeron bajo el efecto del alcohol (86). Las siguientes seis categorías más grandes fueron el tráfico de drogas (14), asalto (13), violencia doméstica (12), tenencia de armas (11), delito sexuales contra menores (10) y delitos de tráfico (10).

Quienes se oponen a la inmigración ven estos números y dicen que esta es otra forma de “restaurar la ley y el orden”. Pero los defensores de los inmigrantes dicen que es injusto poner a delitos tan pequeños como el robo de un producto en una tienda y una violación sexual como dos cosas que tienen la misma consecuencia. De hecho, dicen que la deportación no debería ser el castigo en general, ya que estar en prisión ya es una forma de pagar la deuda con la sociedad.

“Estás creando una situación de doble incriminación”, dijo Erika Almiron, directora ejecutiva de Juntos, una organización de derechos de los migrantes. “Es casi como si tu creyeras que el sistema de justicia criminal no funciona”.

Homan también dijo en su anuncio que “las políticas no cooperativas dañan severamente el esfuerzo a expensas de la seguridad pública”. Pero investigaciones han refutado esta idea. Un estudio halló que las ciudades que tienen políticas de santuario no han experimentado descensos significativos del crimen. Otra investigación comparó ciudades santuario y localidades que no tienen esta designación y halló que las primeras tienen índices de delincuencia más bajos y productividad más alta, probablemente porque en ellas hay mejor relación entre la policía y la comunidad, así como más participación cívica.

Debido a este continuo empuje hacia la criminalización de los migrantes — se han expandido el tipo de delitos que pueden llevar a la deportación y se está persiguiendo más estos crímenes— algunas ciudades están expandiendo sus políticas de santuario para incluir a la justicia criminal y al actuar de la policía, de manera de que evitar que los inmigrantes sean más vulnerables aún.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Conoce las diez ciudades con más inmigrantes indocumentados en EEUU
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad