null: nullpx

La ciudad me importa

Cientos de personas se reunirán en octubre en Quito en torno a su preocupación por nuestras áreas urbanas. Acá explicamos por qué tenemos que estar atentos a este evento.
Opinión
Co-fundador y director ejecutivo de Ciudad Emergente
2016-07-28T11:30:14-04:00

Si usted se siente medianamente identificado con el título de esta columna, le cuento algo que le puede hacer el día, y es que usted no está para nada solo. Mejor aún, hoy probablemente está más acompañado que nunca en la historia de la humanidad de personas, profesionales y organizaciones interesadas en la ciudad, ya sea pensándola o trabajando apasionadamente en cómo hacer de las ciudades mejores lugares para vivir.

Alrededor de treinta mil de estas personas se reunirán entre el 17 y 20 de Octubre próximo en Quito, Ecuador, en un evento llamado Habitat III organizado por las Naciones Unidas. Si las ciudades fueran equipos de fútbol, este evento tendría la importancia de una Copa Mundial, con la gran diferencia que la última cita habría sido hace 20 años, y que en este campeonato hipotético no se compite, ni hay nadie que reciba una copa por eliminar a sus rivales, sino que más bien se colabora para llegar a un acuerdo entre los participantes y todos ganan. Al quien le importa la ciudad, le importa lo que ocurre en Habitat III.

¿Por qué es importante? Así como en el campeonato el objetivo es alcanzar la copa, lo que ocurre en este evento es que se logra un acuerdo o consenso global en aquellos temas claves a considerar para mejorar las ciudades.

En la primera cita ocurrida en 1972, conocida como Habitat I, los principales resultados fueron el reconocer que el problema de la vivienda y la urbanización eran asuntos que debían ser abordados de forma colectiva, junto con acordar la creación del Centro de Asentamientos Humanos de las Naciones Unidas. En la segunda cita en 1996, llamada Habitat II, se acordó que las ciudades son los motores del desarrollo global y que la urbanización es una oportunidad (no solo un problema). Además, se realizó un llamado a los gobiernos locales como municipios, ayuntamientos o alcaldías a ejercer un rol preponderante en el diseño y planificación de las urbes, y se reconoció el poder de la participación ciudadana.

Estos acuerdos han permitido ordenar y priorizar el desarrollo de las ciudades donde hoy vive más del 50% de la población del planeta y que al 2050 se espera que aumente a un 75%. El mundo es y seguirá siendo cada vez más urbano.

Por esto, en la tercera cita Habitat III, la que se acerca en Octubre de 2016, las expectativas están puestas en generar una agenda urbana que permita enfrentar los desafíos que nos aquejan en el siglo XXI.

Si en Habitat III todos ganamos, lo que nos debería importar es cuales son los temas que van a ser parte prioritaria de esta nueva agenda urbana para los próximos 20 años. ¿Será la urgencia de adaptación de las ciudades al cambio climático? Las ciudades de países latinoamericanos como Guatemala, Colombia y Honduras podrían estar en serio riesgo de inundaciones. Y lo mismo ya se está viviendo en localidades estadounidenses como Miami y Nueva York.

¿O nos enfocaremos en trabajar la inmigración y desplazamientos de población que se están dando entre países? Este es un proceso que no sólo se está dando desde América Latina a Estados Unidos, sino que entre países de la misma región, como se ha visto en la gran cantidad de centroamericanos llegando a México o venezolanos moviéndose por todo el mundo.

Otro problema que tenemos en la región son los tiempos de viaje, donde en muchas ciudades la gente se tarda más de una hora y media en ir del hogar al trabajo ¿ Podría el transporte urbano o la forma en que nos movemos relevarse como un tema a tratar seriamente dentro de la agenda?

Y, mientras tanto, vemos alcaldes que están logrando grandes mejoras en sus ciudades, pero que enfrentan roces con sus gobiernos nacionales ¿ Aumentaremos el peso de los gobiernos locales en la toma de decisiones urbanas, frente al poder que hoy tienen los países?

Para no especular, los invito a mantenerse informados y a seguir con atención las discusiones y acuerdos que se generarán en esta cita mundial de personas interesadas en la ciudad. Al final de cuentas, es precisamente en las ciudades donde se juega en gran medida el partido más importante de nuestras vidas.

Publicidad