null: nullpx
CityLab Medio Ambiente

Si ves una tienda que derrocha aire acondicionado con sus puertas abiertas, ahora los puedes denunciar

Una nueva campaña digital está creando un mapa con los negocios que utilizan conscientemente sus sistemas de refrigeración, así como los que no lo hacen.
Logo CityLab small
30 Jun 2017 – 12:21 PM EDT

Las tiendas lo hacen para atraer a clientes, pensando que una entrada fresca y abierta significa que los consumidores gastarán más. Y los peatones sudados quizás agradezcan el breve alivio al calor.

Pero esta práctica de mantener las puertas abiertas con el aire acondicionado andando derrocha dinero, particularmente en una temporada en que las redes eléctricas están luchando al máximo por mantener frescas a las ciudades. Según la compañía energética ConEdison, un negocio de 10,000 pies cuadrados —por ejemplo, una tienda grande de Gap— que mantiene una puerta abierta con el aire acondicionado andando se gastará unos 1,000 dólares adicionales en electricidad a lo largo del verano. Esto implicará el consumo de casi cinco barriles de petróleo y soltará 2.5 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. El efecto es equivalente a poner otro auto más en las calles durante seis meses.

“Es una manera obvia de tirar energía a la basura”, dice Nate McFarland, director de comunicaciones en Generation 180, una organización juvenil sin fines de lucro que está dedicada a cambiar a las normas sociales en cuanto al uso de la energía. Con su primera campaña, el grupo de McFarland espera usar el poder de la presión social a cerrar puertas. Lanzada hace unas semanas y programada para durar hasta finales de septiembre, la campaña ‘ Keep It Cool’ (Manténlo fresco) está usando reportes generados por el público general sobre las tiendas que desperdician el aire acondicionado. El proyecto identifica estos negocios con tags en un mapa común.

Ahora que las ciudades han tomado la responsabilidad de producir las reducciones masivas en gases causantes del efecto invernadero que EEUU había prometido producir según el Acuerdo de París, “esto también es algo con lo que podemos tener un impacto directo en cuanto a las emisiones de dióxido de carbono”, dice McFarland.


El mapa de una de las ciudades que se están monitoreando, gracias a la ayuda de usuarios como tú (Keep It Cool) .

Observadores escrupulosos en cualquier parte de EEUU pueden enviar anónimamente el nombre y la dirección de los minoristas mediante Facebook Messenger y son bienvenidos los reportes de puertas cerradas y abiertas. Si se trata de las últimas, un bot especial construido por Generation 180 busca en internet el correo electrónico del negocio y manda un mensaje alentando a los dueños a mantener la puerta cerrada. Si responden dentro de una semana, se le coloca una marca verde en un mapa colectivo que marca esa puerta como cerrada. Si los dueños no cierran la puerta, se usa una marca amarilla ( aquí se puede ver un video que lo explica).

Para convertir a los negocios ‘transgresores’ al color verde, Generation 180 manda correos adicionales llenos de pruebas para apoyar una política de mantener las puertas cerradas. Por ejemplo, comercios minoristas grandes en el Reino Unido han reportado que una campaña parecida de cerrar puertas no ha habido impacto sus ventas en lo absoluto. Además, a los consumidores jóvenes les gusta saber que están frecuentando negocios que son ecológicamente conscientes.

Dejar que el aire acondicionado salga de las puertas y ventanas abiertas ya es ilegal en Nueva York, donde los apagones están en aumento. El verano pasado la ciudad expandió una ley que impone multas de 250 dólares a tiendas que caen en este nocivo hábito, además de incrementar inspecciones y patrullaje para hacer cumplir la ley.

Generation 180 en sí no estará monitoreando los negocios ni tampoco dará seguimiento a los negocios con marcas verdes para asegurar que las puertas se mantengan cerradas. La campaña simplemente se diseñó para llamar la atención en cuanto a un impacto en el medioambiente que es sumamente fácil de evitar. Si la voz se corre lo suficientemente que se crea una masa crítica de amarillo y verde en unas ciudades en el mapa, entonces esa temporada será exitosa. “Para nosotros, cada marca representa un negocio y una persona que se preocupó lo suficiente para darse cuenta de esta práctica”, dice McFarland. Al comienzo de otro verano sumamente caluroso, esos hábitos necesitan toda la atención que pueden obtener.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.


Los buses del futuro

Loading
Cargando galería
Publicidad