Bacterias

¿Qué tan peligrosa es la gangrena que tuvo Alejandro Fernández?

La mordida de su perro desencadenó una grave infección conocida como gangrena gaseosa. Aunque ya el cantante se recupera, explicamos por qué el desenlace de esta historia pudo ser fatal.
9 Jun 2016 – 10:01 AM EDT

El cantante mexicano Alejandro Fernández se está recuperando de una operación en su pantorrilla izquierda. ¿El motivo? Atender la gangrena gaseosa que se desarrolló luego de que lo mordiera su perro Kush mientras jugaban y que pudo causarle la muerte.

La gangrena gaseosa es una infección causada por una bacteria conocida como clostridio ( Clostridium perfringens). Esta bacteria se puede encontrar en cualquier parte y los traumatismos y las heridas en la piel son su puerta de entrada al cuerpo humano. Una vez adentro, se multiplica y produce gases y sustancias tóxicas que pueden dañar tejidos, células y vasos sanguíneos.

Tras la mordida de su perro, Fernández se aplicó primeros auxilios, pero estos no funcionaron. Al ser examinado en un hospital de Puerto Vallarta, los médicos notaron la gravedad de la lesión y fue trasladado a un centro de salud de Guadalajara, donde entró a cirugía de inmediato.


La extirpación quirúrgicamente del tejido dañado e infectado es el mejor tratamiento. La lesión del cantante tenía 2.36 pulgadas de profundidad y, por las complicaciones que presentaba, sus médicos temían que se convirtiera en septicemia, una infección grave del torrente sanguíneo. La vida del Potrillo estaba en juego.

El índice de mortalidad por la infección es elevada: la mayoría de los estudios recientes coinciden en que la tasa es de 25% y, si el tratamiento se retrasa, esta puede ascender al 100%, según Medscape. La recomendación es que ante cualquier signo de infección en una herida (enrojecimiento, dolor, secreción o hinchazón), se busque atención profesional.

La gangrena gaseosa también puede causar serios daños, como insuficiencia renal, ictericia con daño hepático, septicemia y estado de coma. Sin embargo, la evolución de Fernández ha sido satisfactoria.


“Tras este triste episodio me he puesto a reflexionar mucho, me di cuenta de que la vida es muy frágil y en cualquier minuto se puede desvanecer”, expresó el cantante en el comunicado emitido por la compañía que lo representa. Dijo que ama a su perro Kush como a cualquier integrante de su familia y que lo que ocurrió no fue más que un accidente desatado por un juego.

El Potrillo, además, dedicó unas palabras a sus seguidores que han llenado las redes sociales con mensajes de apoyo y buenos deseos: “Agradezco a la vida por permitirme estar un día más con mi familia y, por supuesto, estoy feliz de tener a mi público querido (…) Habrá mucho Alejandro para rato".


Publicidad