null: nullpx
Bacterias

En un mundo sin antibióticos hasta un implante dental puede ser mortal

A propósito de la reciente reunión de la ONU donde se discutió la amenaza que representan las superbacterias resistentes a los antibióticos, explicamos qué pasaría si estos medicamentos dejan de funcionar.
22 Sep 2016 – 6:38 PM EDT

Existen bacterias resistentes a todos los antibióticos que en Estados Unidos enferman de gravedad a más de dos millones de personas cada año. La tasa de mortalidad por este tipo de infecciones, especialmente si están en la sangre o en los pulmones, puede ser de hasta el 50%. "Como si se lanzara una moneda al aire”, en palabras del jefe de medicina Brad Spellberg, de Los Angeles County-University of Southern California Medical Center.

Por eso Naciones Unidas llamó este miércoles a los 193 países que la integran a una reunión de “alto nivel” para discutir un plan de acción, algo que no hacía desde la crisis del ébola en 2015.

Estas superbacterias o “bacterias pesadillas”, como acuñó Thomas Frieden, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), no son nuevas y algunas se encuentran en circulación desde hace más de tres décadas.

Sin embargo, existe evidencia de que en los últimos años se están reproduciendo y transmitiendo más rápidamente en todo el mundo, especialmente en Asia.

Un estudio encargado por el gobierno británico reportó que para 2050 el número de muertes a causa de estas superbacterias llegará a los 10 millones de personas al año en todo el mundo, más que las muertes por cáncer en la actualidad.

"El descubrimiento de las superbacterias es solo la punta del iceberg”, explicó a Univision Noticias la microbiólogo y congresista por Nueva York, Louise Slaughter. “A menos que actuemos ahora, nos enfrentamos a un futuro en el que los antibióticos de los que dependemos ya no serán eficaces. Esta es sin duda la crisis de salud pública más urgente de nuestro tiempo”, agregó.


En un mundo sin antibióticos, enfermedades como la neumonía y la gonorrea serían muy difíciles de tratar y la tuberculosis volvería a ser incurable. Tampoco habría trasplantes, extirpaciones de apéndice, quimioterapia y muchos procedimientos rutinarios como las inyecciones de botox o las liposucciones serían extremadamente peligrosas. Solo hay que recordar que antes de los antibióticos cinco de cada 1000 mujeres morían al dar a luz y las infecciones de oído terminaban en sordera.

“Los antibióticos son la base de la medicina moderna. Sin antibióticos efectivos no solo perdemos la habilidad de tratar pacientes que tienen infecciones bacterianas, si no que no podremos realizar muchos procedimientos médicos ante la posibilidad de que haya complicaciones causadas por las infecciones”, comentó a Univision Noticias el doctor David Hyun del Antibiotic Resistance Project de The Pew Charitable Trusts.

Cuál es el verdadero temor

Las superbacterias se consiguen con mayor frecuencia en el ganado y en los recintos médicos, aunque realmente pueden vivir en cualquier clase de ambiente y ya se han encontrado, por ejemplo, en drenajes de ciudades y playas como las de Florida y Río de Janeiro.

Las más mortales, según los CDC, son las que ocasionan diarrea por C. difficile, sepsis, neumonía y gonorrea. Pero la que mayor alarma ha causado recientemente es la bacteria del E. Coli con el gen mcr-1, que fue encontrado en mayo en la orina de una mujer de Pennsylvania.

Ese no era el primer caso de contagio en el país de esta infección resistente a los antibióticos. Lo llamativo de esa bacteria es que es capaz de transmitir su invencibilidad a otras bacterias, a través de una “primitiva forma de sexo bacterial”, como lo definió a Univision Noticias Patrick Timothy, del United States Army Medical Command.

Ese superpoder había sido registrado solo en 2015 en trozos de carne en Guangzhou, China, aunque se sabe que bacterias con el gen mcr-1 han contagiado a ganado y a algunos humanos desde finales de los 2000, hasta en países latinoamericanos como Brasil, Argentina y Ecuador.

“Los CDC y nuestros socios federales había buscando el gen mcr-1 en Estados Unidos desde su aparición en China el año pasado y estamos trabajando para prevenir que se extienda”, comentó a Univision Noticias Kate Fowlie, del National Center for Emerging and Zoonotic Infectious Diseases de los CDC.

¿Cómo se llegó hasta aquí?

El uso desmedido de antibióticos, especialmente en la ganadería, es la principal causa de la aparición y transmisión de las superbacterias.

En el mundo se consumen entre 100,000 y 200,000 antibióticos cada año, de los cuales 80% se usan en animales. "Los antibióticos se utilizan para que el ganado crezca más y más rápido, para mejorar su resistencia a las enfermedades y para reducir su mortalidad”, comentaron a Univision Noticias Miriam R. Fernandes y Nilton Lincopan, quienes tienen años estudiando la resistencia al medicamento colistin en Latinoamérica y su uso en la cría de cerdos y aves.


Otro elemento que ha contribuido a la resistencia a los antibióticos es que los médicos los recetan en exceso, hasta para tratar condiciones como la bronquitis o la gripe, donde está comprobado que no son efectivos.

De hecho, los CDC estimaron recientemente que hasta 30% de las recetas de antibióticos en Estados Unidos podrían ser inapropiadas y, según la revista Nature, una persona promedio ha recibido entre 10 y 20 rondas de antibióticos cuando llega a la adultez, o lo que equivale a una dosis cada dos años.

También contribuye que cerca de 5% de los estadounidenses usan antibióticos sin recetas médicas para condiciones como el “dolor de garganta, secreción nasal o tos”, según un estudio reciente de la American Society for Microbiology.

Algunos organismos públicos y privados han empezado a tomar medidas correctivas del problema.

Tyson Foods, el mayor vendedor de pollo en el país, anunció recientemente que planea eliminar el uso de antibióticos humanos en sus criaderos para el año 2017.

El año pasado la Casa Blanca lanzó una iniciativa para combatir la resistencia a los antibióticos y los CDC anunciaron una nueva red de laboratorios para la detección temprana de las superbacterias.

Slaughter, quien introdujo el año pasado la propuesta de ley “Preservación de los antibióticos para el tratamiento médico”, comentó estar especialmente satisfecha de ver que los líderes mundiales están abordando esta amenaza. “Este es un problema global que requiere una respuesta global. Estamos desperdiciando el mayor avance médico del siglo 20. Tenemos que tomar esto en serio”, añadió.

Publicidad