Autos Históricos

Volver al Futuro, recordando al DeLorean DMC-12 de 1981

Conoce al protagonista mecánico de la trilogía Back to the Future
21 Oct 2015 – 12:15 PM EDT



John Z. DeLorean era un tipo que hacía todo en grande. Nacido en 1925 en Detroit, Michigan, hijo de un inmigrante rumano sin educación formal, DeLorean logró las becas necesarias para obtener un título en ingeniería industrial en el Instituto Lawrence de Tecnología en Detroit, una especialización en Ingeniería Automotriz en el Instituto Chrysler y finalmente un Master en Administración de Empresas de la Universidad de Michigan, gracias a su excelente record académico. En 1965 a los 40 años de edad DeLorean era ya el gerente general de Pontiac y el vicepresidente más joven en la historia del gigante industrial General Motors.

 En 1972 DeLorean fue nombrado vice-presidente de producción de autos y camiones de General Motors, la antesala del trono de la corporación. Sin embargo, en 1973 DeLorean renunció a presidir GM para fundar la DeLorean Motor Company con el sueño de pasar a cerrar filas con Henry Ford, William Durant y Walter Chrysler en el Olimpo de los creadores de la industria automotriz americana. El destino sin embargo, tenía otros planes para él.


Regreso Al Futuro; recordando al DeLorean DMC-12

Loading
Cargando galería
El primer auto de la DMC, que resultó también ser su último, era  un estilizado y futurista deportivo  con carrocería de acero inoxidable y puertas “alas de gaviota” diseñado por el celebrado estilista automotriz Giorgetto Giugiaro de la firma Italdesign.  Este deportivo, construido entre 1981 y 1982 tenía como objetivo conquistar el mercado estadounidense. Sin embargo, por motivos de costos y oportunidad y para asegurar varios millones en prestamos del gobierno del Reino Unido, la DMC estableció su primera y única fábrica en el poblado de Dunmurry en la entonces tumultuosa Irlanda del Norte, derrotando a Puerto Rico en su esfuerzo por ser la sede de la nueva empresa.

El motor, ubicado en el volumen trasero, era un V6 construido en Francia por el consorcio Peugeot-Renault-Volvo con bloque de aluminio y 2.9 litros de desplazamiento que desarrollaba 170 caballos de fuerza. Nunca fue establecida su velocidad máxima pero si los 8.5 segundos que según la DMC tardaba en acelerar de 0 a 62 millas por hora con transmisión manual.

En el interior estaban presentes todos los detalles de confort indispensables en la época como ventanas eléctricas, aire acondicionado, un sistema de sonido estéreo y los asientos y volante revestidos en piel, todo integrado en un ambiente que para la época puede haber sido considerado lujoso pero como la mayoría de los autos de lujo de aquella época hoy luce bastante común. 

Bautizado como el  DMC-12, por los $12,000 que supuestamente iba a costar (el precio final terminó siendo $25,000), este deportivo pasaría a la gloria por motivos muy distintos a los que su creador tenía en mente. El DeLorean como es conocido por la mayoría del público, es hoy un automóvil histórico y objeto de culto, gracias al director de cine Robert Zemeckis, quien lo seleccionó como el vehículo que el Doctor Emmett Brown (Christopher Loyd) y su ayudante Marty McFly (Michael J. Fox) adaptarían para convertirlo en la maquina del tiempo rodante en la que se meterían en todo tipo de problemas en la exitosa trilogía cinematográfica “Back to the Future”.

Irónicamente, el resultado final de toda esta saga fue que la creación goza hoy de la gloria y la fama que finalmente eludió a su creador. La DMC fue declarada en bancarrota y liquidada en 1983 y DeLorean murió en el año 2005 tratando de reinventar su auto deportivo y así volver al pasado.


Más contenido de tu interés