null: nullpx

Una pareja relata cómo fue acuchillada por el atacante del centro comercial de Minnesota

Isaiah Mordal y su novia Johanna Bohnenkamp, con nueve meses de embarazo, son dos de las nueve personas heridas el sábado por Dahir Adan antes de ser abatido por un policía fuera de servicio.
20 Sep 2016 – 5:20 AM EDT

Isaiah Mordal y su novia Johanna Bohnenkamp no olvidan la pesadilla que vivieron el sábado, cuando un hombre con un cuchillo los atacó en un centro comercial de la ciudad de St. Cloud, en el estado de Minnesota. Ellos fueron dos de los nueve acuchillados por Dahir Adan antes de que el agresor fuera abatido por un policía fuera de servicio.

Cuando había terminado su turno a las 8 de la noche en una tienda de Pretzelmaker en el centro comercial Crossroads Center, Mordal salió a la calle con su novia, que tiene casi nueve meses de embarazo.

Mientras caminaban hacia el estacionamiento se cruzaron con un hombre en uniforme de guardia de seguridad, que se acercó a una mujer y la apuñaló.

El agresor se volvió entonces hacia Mordal.

"Yo estaba en shock total", contó al diario Star Tribune. "Me arrinconó en una esquina. Se puso de pie a unos 10 pies de distancia y blandía su cuchillo en el aire".

Mordal rogó por su vida. Pero sus ruegos fueron infructuosos.

El agresor, Dahir Adan, un joven de 22 años estadounidense de origen keniata, le asestó una puñalada en la espalda abriéndole una herida de cinco pulgadas, que requirió varios puntos de sutura.

Al recibir la cuchillada, la chica corrió hacia el centro comercial y Adan la alcanzó y la agarró por el cuello y los hombros.

En ese momento, se oyó un grito desde atrás. Mordal malherido, con sangre brotando de su hombro, había ido también tras el hombre.

"¡No la toques, que está embarazada!", le gritó Mordal.

"Estaba dispuesto a apuñalarla, se dio la vuelta y me miró. Creo que eso lo desarmó", recuerda Mordal.

El agresor, que ha sido identificado por familiares y representantes comunitarios como Dahir Adan prosiguió camino en búsqueda de otras víctimas.

Bohnenkamp le gritó a su novio que se encontraba bien.

"Tan pronto como me enteré de que estaba bien, algo hizo clic en mi cabeza", dijo Mordal al Star Tribune.

"Pensé en todas las personas (que estaban) en el centro comercial y sabía que tenía que hacer algo para ayudar a esa gente. Me quité la camisa porque estaba empapado en sangre", prosigue.

Sin camisa y sangrando, Mordal persiguió al atacante, gritando para que la gente se alejase de él y llamara al número de emergencias.

Mientras tanto, su novia corrió al automóvil coche de su madre; entró, cerró las puertas y se agachó, aterrada de volver a toparse con el agresor.

"Yo estaba temblando. Tenía tanto miedo ", dijo Bohnenkamp.

Antes de atacar con su cuchillo a siete hombres y dos mujeres (ninguno falleció), Dahir Adan preguntó a por lo menos uno de ellos si era musulmán. También hizo una referencia a Alá, según el diario StarTribune.

Este lunes la familia del agresor difundió un comunicado en el que lamentan esta "tragedia incomprensible", se muestran dispuestos a colaborar con las autoridades que investigan los sucesos y ruegan a la población de St. Cloud que que se precipiten a hacer juicios o sacar conclusiones.

El joven obtuvo excelentes notas en el bachillerato y estudió en la universidad de St. Cloud, dijo Abdul Kulane, representante de la comunidad estadounidense-somalí en esta ciudad de 70,000 habitantes

"Lograba tener buenas notas al mismo tiempo que tenía un trabajo de medio tiempo como vigilante de una empresa privada", aseguró en una rueda de prensa Kulane el domingo.

"Ayudaba a su familia y nunca había tenido problemas de violencia que fueran del conocimiento de su familia o de miembros de la comunidad. Era amable y activo", añadió el activista comunitario.

Un portavoz de la universidad de St. Cloud, Adam Hammer, dijo a la AFP que Dahir Adan acudió el último semestre, pero que no se había inscrito para el nuevo ciclo escolar.

El FBI investiga un potencial "acto de terrorismo", que ya ha sido reivindicado por los yihadistas de ISIS.

Durante el ataque el joven vestía un uniforme de personal de seguridad privada y llevaba consigo al menos un cuchillo, precisó la policía.

"Las familias están de luto y consternadas", señaló Abdul Kulane. "Todo el mundo esta en shock".

Lea también:


RELACIONADOS:AtaquesEstados UnidosISIS
Publicidad