Al menos 12 muertos y 45 heridos en un ataque armado a la Universidad Americana de Afganistán

En ese centro de estudios trabajan varios profesores estadounidenses que dan cátedra a cientos de estudiantes. Según periodistas locales, una gran cantidad de personas pudo huir por las puertas de emergencia al momento del asalto.
24 Ago 2016 – 11:48 AM EDT

La Universidad Americana de Afganistán, en Kabul, fue blanco de un ataque armado y con explosivos en el que murieron al menos siete estudiantes, tres policías y dos guardias. El asalto, que dejó además unas 45 personas heridas, duró más de 10 horas.

El ataque fue perpetrado por dos presuntos militantes que fueron abatidos en una operativo que se prolongó varias y que contó con la participación de fuerzas de operaciones especiales, informó AFP.

"Siete estudiantes, un guardia de la universidad y otro de un establecimiento vecino para sordos murieron" dijo el vocero Sediq Sediqqi, informa AFP.

De momento, ningún grupo ha reivindicado la autoría del atentado en el que según diferentes reportes de prensa también murieron al menos dos policías y dos guardas de seguridad.

Las autoridades indicaron que había alrededor de 750 alumnos y profesores cuando los insurgentes atacaron la institución.

Vehículo bomba

El suceso comenzó a la noche del miércoles con la explosión de un automóvil bomba frente al centro educativo, que fue rodeado por decenas de soldados que entraron al edificio en busca de los atacantes y posibles rehenes.

"Varios hombres armados atacaron la Universidad Americana en Kabul y hay reportes de disparos de armas de fuego y explosiones", dijo durante el asalto un funcionario de alto rango del Ministerio del Interior, citado por la agencia Reuters.

Los estudiantes y profesores se atrincheraron en las aulas, trabaron puertas con sillas y mesas y se tendieron en el piso. Dos granadas penetraron en la sala y varios estudiantes resultaron heridos, según las descripciones de testigos recogidas por AP.


El funcionario del ministerio del Interior dijo que fuerzas de elite afganas rodearon el complejo universitario, donde el ataque se prolongó por más de una hora tras el inicio de la ofensiva alrededor de las 6:30 pm (hora local).

Los disparos continuaron hasta que las fuerzas especiales lograron ingresar al campus, en el que trabajan varios profesores estadounidenses que dan cátedra a cientos de estudiantes. El rector Mark English dijo a la Associated Press que las fuerzas de seguridad arribaron poco después del comienzo del ataque.

Hedayatullah Stanikzai, un funcionario del ministerio de Salud Pública, dijo que un guardia empleado por la universidad murió y que entre los heridos había un profesor extranjero, según AP. Sin embargo, otras agencias señalan que los reportes sobre las víctimas aún están incompletos.

Dejan Panic, director del Hospital de Emergencias de Kabul, dijo que 18 personas heridas en el ataque, entre ellas cinco mujeres, estaban internadas. Tres de ellas presentaban heridas graves, probablemente de fuego de armas automáticas.

Según periodistas locales, una gran cantidad de personas pudo huir a través de puertas de emergencia. Testigos señalan que se escucharon disparos y luego una explosión que al parecer derribó la puerta de acceso a la universidad, lo que permitió que hombres armados entraran.

Un estudiante, Ahamad Mukhtar, dijo en su Twitter que pudo escapar con varios amigos pero que muchas personas todavía estaban adentro del centro universitario.

Organizaciones militantes islamistas, principalmente el grupo Talibán de Afganistán y una filial local de Estado Islámico, se han atribuido una serie de ataques que buscan desestabilizar al país y derrocar al gobierno del presidente Ashraf Ghani, respaldado por Occidente.

Hasta el momento, nadie se ha atribuido el ataque a la universidad. Reportes previos sugirieron que varios hombres armados, algunos con cinturones suicidas, participaron en la ofensiva, dijo el funcionario.

Es la segunda ocasión en la que empleados de esa universidad son blanco de ataques. El pasado 7 de agosto fueron secuestrados a punta de pistola dos profesores, uno estadounidense y otro australiano, quienes siguen desaparecidos.

El premio Pulitzer de fotografía Massoud Hossaini estaba dentro del lugar

El fotógrafo de AP Massoud Hossaini se encontraba en un aula con 15 estudiantes cuando se escuchó una explosión en el costado sur de la ciudad universitaria.

"Fui a la ventana a ver qué sucedía y vi a una persona con ropa normal afuera. Me disparó y rompió el vidrio", dijo Hossaini. Añadió que al caer se cortó las manos con el vidrio.

"Ayuda, estamos atrapados dentro de la AUAF y disparos siguieron a una explosión. Quizá este es mi último tuit", dice el texto en la red social del fotógrafo.

Lea también:

RELACIONADOS:AtaquesAfganistánMundo
Publicidad