null: nullpx
Astronomía

El 'corazón' de Plutón que puede albergar un océano tan grande como todos los de la Tierra

Ese océano está ubicado entre 150 y 200 kilómetros debajo del 'corazón' gélido y tiene una profundidad de hasta 100 kilómetros.
17 Nov 2016 – 7:06 PM EST

Cuando la nave New Horizons captó por primera vez en alta resolución un 'corazón' blanco en Plutón, sus científicos se preguntaron por qué estaba ubicado justo debajo de la línea del ecuador y en dirección opuesta a la mayor luna del planeta enano, Charon.

Dos estudios publicados en la revista Nature apuntan a que ello se debe a que debajo de la región Tombaugh, como se le conoce a ese 'corazón', yace un océano tan grande como todos los de la Tierra que ocasionaron que el planeta enano se inclinara en esa dirección. Buena parte de Tombaugh está conformada por un glacial, el Sputnik Planitia, de unos 1,000 kilómetros de ancho.

Ese océano está ubicado entre 150 y 200 kilómetros debajo del 'corazón' gélido y tiene una profundidad de hasta 100 kilómetros, explicó a la agencia Reuters el científico Francis Nimmo, de la Universidad de California, que trabajó en uno de los estudios.

De acuerdo al científico, un meteorito impactó Plutón y expulsó una gran cantidad de agua congelada, dejando un cráter con apenas una fina capa de hielo en el fondo.

Ese cráter se habría llenado posteriormente con agua que permaneció en estado líquido ante la presencia de amoníaco, debajo de esa capa de hielo, creando una especie de protuberancia y compensando el material que había perdido el planeta cuando el meteorito chocó contra él, detalló el diario The Guardian.

Con el tiempo, esa zona creció y su masa superó la que tenía antes del impacto del meteorito, haciendo que Plutón se inclinara.

"Es un gran hueco elíptico en la tierra, así que el peso extra debe estar escondido en algún lugar debajo de la superficie. Y un océano es una manera natural de hacer eso", dijo Nimmo.

El segundo estudio coincidió con la inclinación de Plutón. Sin embargo, el grupo de científicos que lo elaboró explicó que el material expulsado con el impacto del meteorito posiblemente cayó en la orilla del cráter y que, posteriormente, la acumulación de agua con nitrógeno hizo que el planeta se moviera.

Este proceso aún continúa, dijo James Keane, de la Universidad de Arizona y quien trabajó en este segundo estudio, citado por The Guardian.

"Plutón nos ha maravillado a casi todos, incluso a los del equipo de New Horizons (de la NASA) y aquellos que han estudiado a Plutón por varias décadas, con lo activo que es en términos geológicos", consideró Keane.

Publicidad