null: nullpx
Astronautas

Así fue el espectacular escape de dos astronautas tras una falla en el cohete Soyuz

Un problema con la separación del propulsor de la cápsula provocó la cancelación de la misión cuando el cohete ya estaba entre la primera y la segunda etapa del lanzamiento. Los dos tripulantes regresaron sanos y salvos a la Tierra no sin antes experimentar uno de los procedimientos de emergencia más agresivos de las misiones espaciales.
11 Oct 2018 – 4:52 PM EDT

El control en Tierra sabía que algo iba mal apenas dos minutos después de que el cohete Soyuz despegara del cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, desde donde regularmente es enviada a la Estación Espacial Internacional (EEI) nueva tripulación.

En este caso se trataba del cosmonauta ruso Aleksey Ovchinin y el astronauta estadounidense Nick Hague, quienes se unirían desde esta semana la tripulación de tres personas que ya está a bordo de la EEI.

El Cohete Soyuz despegó a las 04:47 am, y aproximadamente 90 segundos después algo pareció haber funcionado mal con la separación del propulsor de la cápsula Soyuz MS-10 entre la primera y la segunda etapa del lanzamiento. Esto activó el regreso a Tierra de la pequeña nave que llevaba a los dos hombres a bordo una vez se produjo la separación de la cápsula de su propulsor en un procedimiento de emergencia.

Imágenes de la transmisión en vivo mostraron el momento de la falla cuando ambos astronautas fueron sacudidos violentamente dentro de la cápsula Soyuz. Ambos reportaron sentirse sin gravedad, cuando en esa etapa del proceso de lanzamiento la principal característica que los tripulantes experimentan es la fuerza de propulsión a tal punto de que van pegados al respaldar de sus asientos.

Ve en este tuit el momento de la sacudida:


"Descenso balístico"

Una vez se decide abortar la misión, lo que ocurre es que se activa el procedimiento de emergencia que trae de regreso a la cápsula en "descenso balístico", que consiste en la caída de la Soyuz en un ángulo más pronunciado que el común en este tipo de operaciones. Esto significa que los dos astronautas experimentaron 6.7 gravedades en el descenso al planeta.

La Soyuz terminó aterrizando a unas 12 millas de la localidad de Dzhezkazgan a cientos de millas del lugar de lanzamiento una vez se activaron los paracaídas.

La agencia espacial rusa inició una investigación y no habrá más lanzamientos hasta nuevo aviso.

Además de la alta velocidad del descenso de emergencia, también se experimentan golpes en los cambios bruscos de velocidad en la medida en que la presión atmosférica regresa. Sin embargo, todo indica que los astronautas están en buenas condiciones físicas.

"El sistema de rescate de emergencia funcionó, la nave (Soyuz) pudo aterrizar en Kazajistán (...) la tripulación está viva", escribió en un comunicado Roscosmos, la agencia espacial rusa. Por su parte, la NASA los describió como en buenas condiciones y según informes de ambas agencias espaciales, no necesitan tratamiento médico más allá de seguir monitoreando sus presiones arteriales y ritmo cardiaco.

Desde 1983 no se abortaba una misión rusa debido a problemas con los propulsores. En esa oportunidad ocurrió una situación similar y los astronautas regresaron a Tierra de manera segura.

Sin embargo, desde 2010 el programa espacial ruso ha experimentado 13 incidentes con fallas técnicas.

48 años de la llegada a la luna: "Un salto gigante para la humanidad"

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AstronautasRusiaEstados Unidos
Publicidad