Recapturan al operador financiero del cartel Jalisco Nueva Generación

Julio Castillo Rodríguez es también el yerno de Nemesio Oseguera, jefe de la organización delictiva y uno de los criminales más buscados en México.
7 Abr 2016 – 4:31 AM EDT

Un operador financiero y yerno de Nemesio Oseguera Cervantes, jefe del cartel Jalisco Nueva Generación, fue detenido este miércoles en la ciudad de Guadalajara (oeste), informó la Procuraduría General de México.

Le detención de Julio Alberto Castillo Rodríguez se logró sin disparar una sola bala, en un operativo especial en el que participaron efectivos militares, marinos, policías federales y fiscales del Ministerio Público.

Junto con él, fueron arrestados también otros dos miembros de la organización criminal: Edgar Ernesto Moreno Barragán y José Antonio Rodríguez Contreras, de acuerdo con un comunicado de la procuraduría.

En la casa donde ocurrió la actuación policial hallaron cuatro armas largas (una de ellas con lanzagranadas) y una granada impulsada con cohetes junto con el lanzador que utilizó el cartel en mayo del año pasado para derribar un helicóptero del Ejército, según detalla una nota en el sitio Milenio.

Los detenidos y el armamento fueron trasladados a la Ciudad de México, quedando a disposición del agente del Ministerio Público Federal, adscrito a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, dice un cable de Notimex.

Castillo Rodríguez es yerno de Nemesio Oseguera Cervantes, apodado "El Mencho", líder del cartel Jalisco Nueva Generación y quien figura entre los criminales más buscados en México.

Castillo Rodríguez ya había sido detenido en junio de 2015 junto a Rubén Oseguera González, alias "Ojo de vidrio", hijo de Nemesio, pero obtuvo su libertad por falta de elementos probatorios para procesarlo.

Con su captura la PGR cree que se le ha propinado un duro golpe a la estructura financiera, organizativa y de comunicaciones del grupo delictivo.

El cartel Jalisco Nueva Generación, dedicado al narcotráfico y el sicariato, ha ganado fuerza en los últimos años para convertirse en uno de los grupos criminales más poderosos, con espectaculares ataques contra fuerzas federales.

En mayo de 2015, este cartel derribó con un lanzacohetes un helicóptero militar que presuntamente iba a la caza de Oseguera. Ocho militares murieron en el ataque.

Publicidad