Animales

Muere en Argentina el oso polar Arturo, el animal más triste del mundo

Desde 2012, cuando falleció su pareja, el animal entró en estado depresivo. Debido a su avanzada edad no estaba en condiciones de resistir un traslado. Organizaciones ambientalistas criticaron las condiciones en que se mantienen los zoológicos.
5 Jul 2016 – 3:23 AM EDT

Arturo, un oso polar de 31 años, sufría de depresión y para muchos ambientalistas era "el animal más triste del mundo". Se hallaba en cautiverio en Argentina, donde murió el domingo en el zoológico de Mendoza situado a 739 millas (1,189 kilómetros) al oeste de Buenos Aires.

La organización ambientalista Greenpeace afirmó el lunes que la muerte del oso polar es un caso testigo de las condiciones inadecuadas en las que viven los animales en los zoológicos argentinos.

El oso, por cuya liberación Greenpeace había reunido miles de adhesiones en 2014, fue traído desde Estados Unidos 23 años atrás, cuando el animal tenía ocho años de edad.

"Arturo fue un caso testigo. Esperamos que sea el último oso polar retenido en un zoológico de nuestro país y que su caso obligue a las autoridades a revisar la situación de las demás especies exóticas que sobreviven en su misma situación”, dijo Soledad Sede, portavoz de Greenpeace en un comunicado citado por la AP.

El zoológico informó que por su edad el oso presentaba un cuadro terminal.

"Falleció por un desbalance hemodinámico lo que desencadenó una descompensación multisistémica", dijeron de manera oficial.

Las autoridades del parque matizaron el fallecimiento de Arturo diciendo queal animal alcanzó "un promedio de vida superador a lo habitual de esta especie, en un contexto de encierro".

En 2012 una campaña de organizaciones defensoras de animales bregaron por su traslado al Assiniboine Park Zoo de Canadá y lo catalogaron como "el animal más triste del mundo" cuando Arturo cayó en un estado depresivo por la muerte de su compañera, una osa traída desde Alemania.

Sin embargo una junta de veterinarios determinó que el animal no estaba en condiciones de resistir un traslado.


"Pasó sus últimos tiempos en la región de Cuyo donde su existencia no realizó ningún aporte a la conservación de esta especie en vías de extinción", destacó Greenpeace que pide la reconversión del zoológico en un ecoparque.

En las redes sociales los usuarios lamentaron la muerte del oso, el único en cautiverio de Argentina.

La usuario @AriLGaleano también lamentó la muerte del oso que "nunca conoció la nieve".

El partido animalista español PACMA aprovechó el fallecimiento del plantígrado para criticar la existencia de zoológicos.

"Hoy es un día triste para quienes amamos a los animales. Basta de zoo, son lo peor que hay", tuiteó @AndreaBelenMas.

"Ya eres libre, #FreeArturo #OsoArturo", escribió @AdrianaCobella.

En ese zoológico, donde en verano se alcanzan temperaturas superiores a los 30 grados centígrados, la cantante Cher, reconocida activista a favor de los derechos de los animales, le reclamó por Twitter a la entonces presidenta Cristina Fernández que tomara cartas en el asunto para liberar al oso.

Humberto Mingorance, secretario de Ambiente de Mendoza, reconoció en declaraciones al canal de cable Todo Noticias que el zoológico de esa ciudad está superpoblado y que muchos animales deberían ser derivados a lugares más saludables.

"Hay cerca de 2,000 animales... manteniendo una cantidad razonable no deberían quedar más de 600 y el resto deberían ser trasladados a granjas reeducativas y santuarios", afirmó.

El zoológico de Mendoza, de 111.2 acres (48 hectáreas) de área, fue cerrado al público a mediados de junio tras la muerte de unos 64 animales entre diciembre pasado y mayo de este año.

Investigaciones determinaron que la presencia de bacterias combinada con las condiciones de hacinamiento de muchos ejemplares se cuentan entre las causales de muerte.

Mingorance destacó que "hay un cambio de paradigma en Argentina en cuanto a la relación de los animales con los seres humanos. Los animales ya no son centro de atención y los seres humanos tienen que ocuparse de ellos... en aquellos lugares donde puedan vivir dignamente".

El gobierno mendocino también analiza la reconversión del paseo en un bioparque y el traslado de la mayor parte de sus animales a santuarios o lugares de conservación.

También el gobierno de la ciudad de Buenos Aires anunció un plan para desmantelar el zoológico municipal para convertirlo en un parque ecológico dedicado a la conservación y estudio de distintas especies. La idea es reubicar a la mayoría de sus 1,500 ejemplares en santuarios y reservas naturales y dejar a aquellos que por sus condiciones precarias de salud o avanzada edad no puedan afrontar un traslado.

RELACIONADOS:AnimalesArgentinaAmérica Latina
Publicidad