Nicaragua

"Están creando una crisis mayor": el gobierno de Nicaragua sube los impuestos y dispara el precio de la canasta básica

La administración sandinista aprobó una reforma tributaria con la que pretende recaudar 300 millones de dólares. Gravaron productos de primera necesidad como carne, pollo o papel higiénico. La canasta básica aumentó 30% en un país marcado por el desempleo y la recesión producto de la crisis política.
Por: Wilfredo Miranda AburtoyMaynor Salazar,
12 Mar 2019 – 12:00 PM EDT

MANAGUA, Nicaragua-. Todavía faltan muchos productos que tachar en la lista de compras y Milton Icabalceta mira con preocupación su bolsillo: los 1,500 córdobas (46 dólares al cambio oficial) destinados para canasta básica de la primer quincena de marzo se están acabando con rapidez. El obrero decide comprar cinco libras de arroz en vez de la habitual ración de diez para poder obtener otros alimentos básicos para su familia. El hombre se queja con los vendedores. Los vivanderos se excusan. Ninguno puede hacer nada más que buscar cómo sortear las alzas en los precios provocada por la reforma tributaria aprobada por el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo a finales de febrero.

Ahogado por severa crisis económica devenida por el conflicto político, la administración sandinista pretende recaudar 300 millones de dólares para paliar el déficit fiscal en 2019. La reforma tributaria entró en vigor este primero de marzo, y el disparo en el precio de la canasta básica fue casi inmediato: pasó de costar 13,000 a 17,000 córdobas, de acuerdo a Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin). Se trata de un aumento de $123 en un país donde el salario mínimo promedio es de $155.

“El que más sufre es el pobre. Siempre pagamos los platos rotos”, lamenta Icabalceta. Univision Noticias acompañó a este obrero a realizar sus compras al mercado 'El Mayoreo', uno de los más concurridos de Managua, después de la aprobación de la reforma tributaria. “Lo que tendremos que hacer ahora es disminuir las compras de nuestra ya disminuida canasta básica para poder adquirir lo esencial para nuestras casas. Si nos ponemos a gastar sin tomar en cuenta estos aumentos, se te va a ir el dinero en pocas cosas porque todo está caro”, agrega el obrero.

En el popular mercado ‘El Mayoreo’ los lamentos son constantes desde este primero de marzo. El gobierno decidió gravar con tributos productos de primera necesidad, como el arroz, carne de res, de pollo, de cerdo, chuletas de pescado, embutidos y cualquier otro alimento procesado, sea enlatado, embotellado o envasado.

María Campos, una ejecutiva de cuentas, descubrió también en ‘El Mayoreo’ que el papel higiénico Nevax (uno de los más populares en Nicaragua) subió 30 córdobas. Casi un dólar.

“Cada día todo está más caro. Los precios están por las nubes y el dinero no nos ajusta para nada. Los salarios están congelados y cada día hay más desempleo. Por lo menos yo no sé qué haré para que me alcance el dinero y pueda llevar el sustento a mi casa”, le dice Campos a Univision Noticias. La semana pasada, el Ministerio del Trabajo decidió congelar el salario mínimo en Nicaragua, cuyos ajustes se discutían trimestralmente para ajustarlos al deslizamiento de la moneda. Otro golpe a los bolsillos de los ciudadanos.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) advirtió que la reforma fiscal no solo descapitalizaría a las empresas, sino que deterioraría el nivel de vida de la población. De acuerdo a la principal cámara empresarial del país, también fueron gravados productos como los cepillos y las pastas dentales, toallas sanitarias, desodorantes, jabones, detergentes y fósforos. Los licores y los cigarrillos --que no son considerados artículos de primera necesidad-- sufrieron el alza más significativa.

Melba Molinares, dueña de una distribuidora en el mercado ‘El Mayoreo’, relató a Univision Noticias que los consumidores “pegan el grito al cielo” cuando conocen los nuevos precios.

“La gente pregunta que cómo es posible que haya subido el jabón de baño, el jabón de ropa, si los salarios están bajos y hay desempleo…Yo les respondo que esa decisión no la tomo yo. Que yo solo compro y vendo y que aumento lo justo para poder obtener una ganancia”, asegura Molinares.

Más impuestos en recesión económica

La reforma tributaria y la consecuente alza de la canasta básica ocurren un momento crítico para la golpeada economía nicaragüense. Producto de la crisis sociopolítica iniciada en abril de 2018, se han perdido más de 415,000 empleos, según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

La economía se desplomó en 2018: decreció en un 4% y se calcula que para 2019 continúe su caída a un ritmo de entre -7.3 y -10.9%. La recesión comenzó en octubre de 2018 después que el Producto Interno Bruto (PIB) no dio muestras de crecimiento en dos trimestres consecutivos.

Economistas y expertos han advertido que el origen y la solución a la crisis económica es “política”. Sin embargo, la administración Ortega-Murillo se rehúsa a responder a las demandas políticas de la ciudadanía, como la restitución de las libertades públicas y el adelanto de elecciones. De hecho, esta semana las negociaciones políticas entre el gobierno y la oposición fueron suspendidas. La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia no se volverá a sentar a la mesa de diálogo hasta que el gobierno de “muestras contundentes para encontrar soluciones integrales a la crisis política”.

En cambio, el gobierno de Ortega, que está acusado de cometer “crímenes de lesa humanidad”, ha insistido en reformas económicas para solventar la crisis sociopolítica. Pero por ahora no le han dado frutos positivos. Antes de la aprobación de la reforma tributaria, el gobierno sandinista también modificó la Seguridad Social, y aumentó las tasas que empleadores y empleados deben pagar.

“La crisis económica y esta reforma fiscal son hijas del drama político y social que vivimos desde abril de 2018”, enfatiza a Univision Noticias el experto tributario Julio Francisco Báez. “Esta situación es reflejo de la necesidad de democratización y el restablecimiento de las libertades en Nicaragua. Solo al resolver lo político se va a poder resolver lo económico. No se saldrá del atolladero con una reforma fiscal”, agrega.



Enrique Sáenz, economista y exdiputado, le explicó a Univision Noticias que no se puede pretender más recaudaciones cuando una economía está en recesión. De lo contrario, el resultado es exacerbar más la contracción.

“Es una decisión estéril. Sin empleo, sin inversiones y sin actividad comercial, el Estado al final no va a poder recaudar más impuestos; ni la meta de 300 millones de dólares que se puso el gobierno”, aseguró Sáenz. El economista también advirtió que la reforma tributaria eleva los costos de producción de las empresas.

El gobierno obvia las críticas

El texto aprobado de la reforma tributaria quita la exención de impuestos a los insumos, maquinarias y equipos del sector agropecuario, clave para el dinamismo de la economía nicaragüense. De hecho , las principales cooperativas de productores afines al partido del presidente Ortega le reclamaron por el nuevo gravamen.

El Cosep ha alertado sobre la perdida de la competitividad de la agroindustria, disminución de la producción y productividad agropecuaria y el estancamiento de la industria nacional.

" Están creando una crisis social aún mayor. ¿Cómo es posible que graven a la agroindustria cuando faltan dos meses para el inicio del ciclo productivo? Están poniendo fuego sobre gasolina”, afirmó el experto tributario Báez.

Fuentes del sector privado explicaron a Univision Noticias que el aumento de precios en general se traslada al cliente, y, por ende, se disminuye el consumo. “Esto es una inflación de facto. Se desploman las ventas y ganancias de las empresas, que entonces pagan menos impuestos al Estado”, remarcaron.

El gobierno no se ha inmutado ante las innumerables críticas de los economistas y expertos. Por el contrario, en sus medios de comunicación y en el mismo documento de la reforma tributaria aseguran que “solo pagarán más impuestos los que tienen más”.

“Eso es falso. Agudizarán la inequidad porque en la práctica están gravando productos como el tomate, la chiltóma (pimiento dulce), la ropa de producción nacional… los afectados no son solo las empresas sino las clases populares”, aseveró Báez.

En los mercados los ciudadanos tratan de adecuar sus bolsillos a los nuevos precios. La reducción de las raciones de alimentos es la solución más próxima que ha encontrado el obrero Milton Icabalceta.

"El que sufre es el estómago. El aumento en los impuestos de algunos productos no es correcto. Pero ¿qué podemos hacer nosotros? Estamos con las manos amarradas. Lo único que nos queda es aguantar, porque si salimos a protestar el gobierno nos lanza a la policía y nos echa presos”, dice Icabalceta, en referencia al estado policíaco instalado en Nicaragua, donde la protesta pública se castiga con prisión. Al finalizar las compras en ‘El Mayoreo’, el obrero regresa a casa con las bolsas de alimentos a media capacidad y el bolsillo vacío.

📷 Las historias de los refugiados que llegaron a Costa Rica huyendo de la persecución en Nicaragua

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:NicaraguaDaniel OrtegaEconomía
Publicidad