null: nullpx
Alcoholismo

Alcohólicos en EEUU están cerca de poder disputar sus deportaciones

Una corte federal declaró nula una ley de inmigración que equiparaba al alcoholismo con una falla de carácter moral.
25 Mar 2016 – 3:31 PM EDT

La corte federal de apelaciones del noveno circuito declaró nula una ley de inmigración que hace que sea difícil, si no imposible, que un alcohólico disputara su deportación.

Los jueces argumentaron que la ley, de más de 50 años, equiparaba al alcoholismo con una falla de carácter moral y la llamaron inconstitucional, debido a que el padecimiento es reconocido como una discapacidad médica.

La decisión, tomada el jueves en California, revirtió la deportación del inmigrante Salomon Ledezma-Cosino, un mexicano trabajador de la construcción que entró en Estados Unidos en 1997.

Ledezma-Cosino tiene hepatitis alcohólica aguda y cirrosis del hígado, resultado de 10 años de abuso de alcohol que incluyó beber más de un litro de tequila al día. Su caso será revisado y su expulsión del país fue revertida.

Si el gobierno no apela la sentencia, podrá tratar de permanecer en el país.


"¿Es racional que el gobierno señale a las personas con alcoholismo crónico como personas moralmente malas únicamente a causa de su enfermedad?”, escribió en la sentencia el juez Stephen Reinhardt, en oposición a la ley. "La respuesta es no”.

El juez Richard R. Clifton, que se opuso a la decisión, escribió a su vez que el hecho de que el alcoholismo sea una condición médica, no significa que el paciente siempre carezca de libre albedrío o que no pueda ser susceptible a una valoración moral.

" Si los alcohólicos crónicos realmente no tuvieran capacidad para controlar su conducta, nunca serían capaces de dejar de beber", dijo Clifton. "Sabemos que este no es el caso, ya que el propio Ledezma laudablemente lo ha demostrado".

La ley federal de inmigración permite al fiscal general cancelar la deportación de un ciudadano o permitir a la persona partir voluntariamente si él o ella tiene un “ buen carácter moral”. La ley considera “inmorales” a aquellos inmigrantes que han participado en genocidios o actos de tortura, han sido condenados por un delito grave o delitos de juegos de azar y que son alcohólicos, entre otros.

Lea también:

Publicidad