null: nullpx
Adultos Mayores

¿Cuándo traer a los padres a vivir con nosotros?

Antes de tomar esta decisión, los expertos recomiendan otras alternativas que se pueden intentar primero. En este artículo podrás encontrar algunas preguntas y respuestas muy útiles para ayudarte a tomar la decisión.
22 Oct 2018 – 4:44 PM EDT

Si estás pensando en mudar a alguno de tus padres contigo, pregúntate primero qué pasa en su hogar que te hizo pensar que estaría mejor en tu casa.

En muchos casos, las cuestiones relativas a nuestros padres –si están comiendo bien, la casa no está tan limpia como antes, las facturas por pagar, las citas con el médico que se están perdiendo, te llaman al trabajo hasta cinco veces al día, entre otras cosas– no necesariamente significan necesitan mudarse contigo. Puede significar que necesitan ayuda para quedarse en su propia casa.

“Primero, intenta llevarle la ayuda al hogar”, aconseja Judy Verba, trabajadora social del Instituto Benjamin Rose sobre el Envejecimiento en Cleveland. “Si eso no funciona, probablemente es hora de que se muden, pero no asumas que deberían mudarse contigo”.

La decisión de traer a tu padre o padres a tu hogar no debe tomarse a la ligera. Verba también destaca: “Debe ser una decisión adecuada tanto para ellos como para ti”.

Lo correcto no significa que sea fácil

Para llegar a la decisión “correcta”, debes compartir con tus padres sus inquietudes sobre su seguridad, bienestar y cuidado. Y cuando sea posible, tus padres necesitan compartir contigo cualquier inquietud sobre una posible mudanza.

“Si la decisión es mudarse contigo, o a algún otro lugar, debe ser mutua”, dice Verba.

Verba explica: “Eso te dará una buena idea de su estado de salud general, la progresión de alguna enfermedad crónica, y qué esperar —y un plan— a medida que cambien las necesidades”.

Algunas preguntas importantes

Hazte estas preguntas difíciles, y también a tus familiares inmediatos:

—¿Qué tipo de relación tienes con tu padre?
“En teoría”, dice Verba, “si la relación ha sido buena, estás en una buena posición para brindar el mejor ambiente y cuidado”.

—¿Es tu casa la mejor opción?
“No te limites a pensar en el entorno físico y la ubicación de la casa”, dice Verba. “Si bien funciona para ti, podría no funcionar para ellos si los aleja de su comunidad”.


—¿Cuáles son los desafíos que debes esperar?
La dinámica familiar cambiará. “Cuando otra persona se suma a un hogar”, dice Verba, “hace que todos se salgan de balance mientras descubren cómo funciona la nueva situación”.

Los gastos —por servicios públicos, alimentos especiales, instalación de barras de apoyo, transporte y otros— aumentarán. “Es por eso que es importante resolver este tipo de problemas antes de la mudanza”, dice Verba.

Las necesidades de cuidado de los padres también aumentarán. “Y estas necesidades aumentadas requerirán más tiempo y energía, lo que podría llevar a reducir el tiempo con otros miembros de la familia o ignorar tus propias necesidades de salud. Incluso podría obligarte a recortar —o incluso renunciar— a tu empleo”.

—¿Qué tipo de ayuda y apoyo puedes esperar de tus hermanos?
La ayuda que recibas de tus hermanos y hermanas dependerá de tu familia.

“A veces se sienten tan aliviados de que hayas tomado la iniciativa que hacen todo lo que pueden para apoyarte”, dice Verba. “Otras veces se sienten absueltos de la responsabilidad y otras nunca se ponen de acuerdo y tienes que lidiar, por ejemplo, con sus comentarios sarcásticos”.

Las recompensas son reales

Si bien los desafíos que conlleva cuidar a un padre dentro de tu propia casa son reales, también lo son las recompensas.

“Ambos sabrán que están viviendo donde quieren”, dice Verba. “Y ambos se conocerán entre sí de una manera única, en una etapa única en sus vidas”.

Para muchos hijos adultos, también es una oportunidad de mostrar su amor y gratitud. “Sus padres se preocuparon por ellos cuando lo necesitaban y ahora pueden cuidar a sus padres cuando ellos más lo necesitan”, dice Verba.

* Eileen Beal es colaboradora de Next Avenue.


En imágenes: ellas cuidan de adultos mayores, estas son sus historias

Loading
Cargando galería
Publicidad