null: nullpx
Abuso Policíaco

Policía mata a tiros a un hombre negro desarmado que actuaba de forma "extraña" en California

Los agentes acudieron a un aparcamiento alertados por varias llamadas que indicaban que un hombre que parecía "fuera de sí" caminaba entre el tráfico. La policía señaló que el sospechoso sacó algo del bolsillo y un oficial le disparó mortalmente, aunque posteriormente reconoció que no era un arma. El abatido podría tener problemas mentales.
28 Sep 2016 – 4:16 AM EDT

Un hombre negro que supuestamente tenía un comportamiento "extraño" fue abatido por la policía este martes en el aparcamiento de un centro comercial en un suburbio de San Diego, en California, donde posteriormente se concentraron un centenar de manifestantes sin incidentes.

Según la versión policial, dos agentes respondieron a los reportes alertando de un hombre que parecía "fuera de sí" caminando entre el tráfico "poniendo en riesgo no solo su vida, sino la de los conductores".

Los agentes encontraron al sospechoso detrás de un restaurante el centro comercial Broadway Village Shopping Center en El Cajon, un suburbio a unas 15 millas al noreste de San Diego, trataron de entablar una conversación con él y le dispararon después de que sacara algo del bolsillo.

El jefe de Policía de El Cajon, Jeff Davis, en una rueda de prensa no especificó de qué objeto se trataba, pero admitió que no era un arma, según recoge The Associated Press.

En un video difundido en redes sociales poco después del incidente, se ve a una mujer, que llorando grita a la policía que han matado a su hermano. "Llamé para pedir ayuda, no para que le mataran", según las imágenes difundidadas en Facebook Live por Rumbie Mubaiwa, que señala que el fallecido podría tener problemas mentales.

Hasta el lugar se acercaron decenas de personas que increparon a la policía y corearon "las vidas de los negros importan" y "manos arriba, no disparen". Este mes varios agentes se han visto envuetlos en la muerte de otros dos hombres negros en Tulsa, Oklahoma, y Charlotte, Carolina del Norte, en casos que investigan si hubo uso excesivo de la fuerza con implicaciones raciales y que han desatado protestas, que acabaron con altercados violentos.

Según el diario Los Angeles Times, al final de la noche los manifestantes sumaban cerca de un centenar, incluidos líderes comunitarios y de iglesias locales, que expresaron de manera pacífica su preocupación porque el tiroteo tuviera un trasfondo racial.

El jefe de policía hizo un llamamiento a la calma y aseguró que habrá una investigación rigurosa y "transparente". "Varios pares de ojos analizarán esto, no sólo los nuestros", afirmó.

A las puertas de la comisaría tabién se concentró un grupo de manifestantes después de la rueda de prensa que, según informó la cadena local KUSI afiliada a la CNN, se dispersaron sin incidentes antes de la media noche.


El fallecido en San Diego, cuya identidad todavía no se ha hecho pública, fue descrito como un hombre afroestadounidense de unos 30 años, que vestía una camiseta negra y unos jeans.

La policía sostiene que el sujeto no respondió a las instrucciones que uno de los policías le estaba dando y se llevó la mano al bolsillo.

Uno de los agentes sacó su arma y le apuntó "sin dejar de darle instrucciones para que retirara la mano de su bolsillo", mientras que el otro se preparó para utilizar su arma eléctrica, conocida como taser.

Los policía señaló que el sujeto no dejó de moverse y "en un momento sacó rápidamente un objeto del bolso delantero de su pantalón, juntó las manos y las extendió rápidamente hacia el oficial en lo que parecía ser una posición de tiro”.

En este momento, uno de los oficiales descargó su arma eléctrica y simultáneamente el oficial armado disparó "varias veces", según indicó Davis.

Los oficiales auxiliaron al herido en el lugar hasta que llegaron los paramédicos y fuera trasladado a un hospital cercano, donde murió a consecuencia de las heridas de bala.

Un testigo que grabó en su celular el incidente entregó voluntariamente el video a las autoridades para analizar lo sucedido, informó la policía, que desmintió que se hayan confiscado celulares a los testigos en el área.

Las autoridades no divulgaron la grabación, sólo una escena fija, en la que se aprecia el enfrentamiento pero no se distingue lo que el sujeto tiene entre las manos. Según The Associated Press los agentes de esta localidad no llevan cámaras corporales.


Manos en alto

Algunos testigos indicaron que escucharon cinco disparos, entre ellos, Michael Ray Rodriguez, que pasó por el lugar del incidente y además aseguró que el hombre tenía las manos en alto cuando le dispararon.

Rodriguez dijo al San Diego Union-Tribune que pasó en auto junto a la escena del tiroteo y vio a un hombre negro sin camiseta y con las manos levantadas.

El agente "apretó el gatillo y le disparó una y otra vez", señaló Rodriguez.

La policía de El Cajon abrió una investigación y los dos agentes han sido suspendidos de su cargo temporalmente hasta que obtengan las conclusiones del informe.

El Cajon se encuentra unas 15 millas al nordeste de San Diego y tiene una población de unas 100,000 personas. El 69% de sus habitantes son blancos y el 6% negros, según las cifras del censo de 2010. La localidad se ha convertido en el hogar de muchos refugiados que huyeron de Irak y, recientemente, Siria.

Lea también:

Publicidad