null: nullpx
Abuso Policíaco

"Mami deja de gritar, no quiero que te disparen": la súplica de la hija de 4 años a su madre tras la muerte de Philando Castile a manos de la policía

Nuevo videos hechos públicos muestran la conversación de la pequeña con su madre esposada en un auto patrullero y otros momentos tras la muerte del afroamericano a manos de un agente.
21 Jun 2017 – 7:06 PM EDT

Apenas minutos luego de que el policía hispano Jerónimo Yanez baleara a Philando Castile en el asiento de su auto, su novia, Diamond Reynolds, fue esposada y llevada al patrullero junto a su hija de 4 años, que fue testigo de la muerte desde el asiento trasero del vehículo. La escena ocurrida el 7 de julio de 2016 quedó registrada por la cámara del vehículo y la Oficina de Aprehensiones Criminales de Minnesota (BCA) liberó los videos a los medios, luego de que el pasado viernes el oficial fuera declarado inocente.

"Mami deja de gritar, no quiero que te disparen", le suplica la niña a su mamá en el duro video.

Reynolds fue esposada y arrestada luego de presenciar la muerte de su novio sin ninguna razón.

Entre los videos publicados se encuentra la entrevista de los detectives con Reynolds inmediatamente después del tiroteo, donde le dice a los oficiales que quería que devolvieran su teléfono celular e ir al hospital a ver Castile.

Reynolds fue clave para que el caso tomara relevancia nacional e internacional porque transmitió en vivo vía Facebook Live.

El video de la detención de la mujer junto a su hija se hizo público junto con otros que incluyen las entrevistas realizadas a Reynolds en julio de 2016.

El martes las autoridades habían publicado la grabación hecha desde la cámara del patrullero que muestra el momento en que Yanez balea a Castile de 32 años que fue detenido por una violación de tráfico. Castile murió poco después.

Yanez, de 29 años e hijo de un inmigrante mexicano, testificó durante el juicio en el Tribunal de Distrito del Condado de Ramsey que disparó porque temía por su vida después de que Castile empezara a buscar un arma de fuego legalmente permitida que previamente había revelado que tenía en su poder al momento de la detención.


En el momento en que Castile es detenido, él y el policía comenzaron a interactuar tranquilamente. "Señor, tengo que decirle que tengo un arma de fuego", avisó Castile segundos después de que comenzaron a hablar.

"Está bien," respondió Yanez, al mismo momento en que se ve que acerca su mano derecha a la funda de su propia arma.

Yanez le dijo a Castile que no buscara el arma ni que la sacara, mientras que Castile le dice que no estaba buscando el arma, algo que Diamond Reynolds, novia de la víctima, sentada en el asiento del pasajero repitió.

"No la estoy sacando", dijo Castile a lo que Yanez le responde con gritos: "¡No la saque!".

Apenas segundos después Yanez sacó su arma y le gatilló cinco veces al conductor.


Además de haber sido absuelto por homicidio, Yanez también quedó exculpado por dos cargos criminales más: el de poner en peligro a Reynolds, que estaba sentada en el asiento del pasajero, y a su pequeña hija de 4 años, que estaba sentada detrás de ella en una silla para niños.

Violencia policial

El caso avivó el debate sobre cómo la policía usa su fuerza, en especial cuando se trata de afroamericanos.

El fallecimiento de Castile, el 6 de julio de 2016, ocurrió un día después de la muerte de otro afroamericano en Baton Rouge, Louisiana. Ambas muertes reavivaron también protestas contra el racismo.

Castile fue uno de las 963 personas a quienes la policía disparó fatalmente en 2016, según una base de datos del diario The Washington Post.

Recuento del caso Laquan McDonald, el crimen que desató la investigación sobre la policía de Chicago

Loading
Cargando galería
Publicidad