publicidad
El mariachi y Juan Gabriel fueron una combinación que se hizo clásica
Inger Díaz Barriga
Opinión

Periodista, editora y locutora. Vive en Miami desde hace medio año. Entre sus aficiones están las letras, la cocina y la música en un orden que varía todos los días. Ha colaborado en medios como el diario Reforma, Editorial Expansión, W Radio y hoy es editora de Cocina para Univision Noticias.

Mi vida contada a partir de las canciones de Juan Gabriel

Mi vida contada a partir de las canciones de Juan Gabriel

“A mis 12 años 'Querida' estaba en las listas de popularidad de mi país. Y para los más jóvenes, entre chiste y mofa, esta canción formaba parte de un divertido ritual de la clase media”.

El mariachi y Juan Gabriel fueron una combinación que se hizo clásica
El mariachi y Juan Gabriel fueron una combinación que se hizo clásica


Oí por primera vez una canción de Juanga como a los cuatro años, en la voz de mi nana, que una tarde, para contestarle a su sobrina por qué no iría a la tienda, empezó a entonar: " no tengo dinero, ni nada que dar, lo único que tengo es amor para amar... si así tú me quieres, te puedo querer, pero si no puedes, ni modo, qué hacer..."

Desde luego, no fue la única vez, a ella le gustaba ese juego. Otros días, cuando le preguntaba cuándo volverían mis padres de viaje o cuándo me llevaría a la feria, le gustaba contestarme cantando: "Será mañana o pasado mañana, el lunes o el martes, será cualquier día, en cualquier instante..." y entre el estribillo simple y la melodía pegajosa, no le era difícil distraer mis incertidumbres de infancia.

En mi memoria 'Amor Eterno', también tiene un lugar especial, pues la interpretación de Rocío Dúrcal le sacó a mi madre las primeras lágrimas que yo le vi por la muerte de la suya, ocurrida algunos años antes. Creo que no soy la única, cualquier paisano puede dar testimonio de que el tema se convirtió en el himno de esperanza preferido para despedir a los muertos más queridos de las familias mexicanas.

También recuerdo que a mis 12 años 'Querida' estaba en las listas de popularidad de mi país. Y para los más jóvenes, entre chiste y mofa, esta canción formaba parte de un divertido ritual de la clase media: en las bodas, en las fiestas de quince años, en los cumpleaños y en toda aquella celebración que incluyera una torta, los DJ's musicalizaban el momento de partirla (justo ese en el que un cuchillo se clavaba en el pan para sacar la primera tajada) con esa canción que empezaba con la voz entrecortada de Juanga entonando: "Que - erida - aay". Era un chiste privado, bobo y simplón, cierto; pero todos lo celebrábamos.

publicidad


Y luego, vino 'Debo hacerlo' el tema más cool (y más largo —la versión corta tenía casi 10 minutos cuando las canciones más extendidas a duras penas alcanzaban los 4—) de las listas de popularidad del 87 y 88. Recuerdo que durante mi fiesta de graduación de primaria, cuando sonó esta canción fue el único momento en el que la pista de baile reunió a padres, maestros, hijos y hermanos al mismo ritmo.


Tampoco podré olvidar la tarde en que a petición de la madre de un querido exnovio, tuve que encarar el pánico escénico y cantar en la fiesta de graduación de mi excuñado, ante toda su familia, mi ex y su nueva novia —para colmo— 'Se me olvidó otra vez', una de las rancheras más despechadas de JuanGa; ella ni notó la impertinencia y yo olvidé la incomodidad a punta de aplausos y felicitaciones por la sorpresa de lo bien que me salían las rancheras.

Ni cuando algunos años después fui a ver a Julieta Venegas al Foro Ideal en la Ciudad de México y cantó el cover de 'Siempre en mi mente' incluido en su segundo disco. Mi admiración por la tijuanense aumentó al verla reivindicar el gusto por este ídolo en una generación que, enfocada al rock, solía escatimar sus reconocimientos a la música popular.

Pero quizá lo que más me marcó fue darme cuenta de su peso en mi historial emocional durante los meses que siguieron a la muerte de mi adorada Nena (así llamé siempre a mi nana), pues no pude encontrar mejor forma de exorcizar el duelo que musicalizar con canciones de Juan Gabriel los recuerdos más entrañables de su vida conmigo.

Justo igual que lo hago hoy, explorando en mi memoria a través de la música de este grande, protagonista indudable del soundtrack personal de millones de hispanos en el mundo.


*Para Jerónimo, que con dos añitos, arranca todas sus mañanas cantando 'Buenos días, señor Sol' porque su madre tuvo el buen tino de abrir con esa canción su playlist favorita.

Relacionado
Mi vida contada a partir de las canciones de Juan Gabriel  Group 4.png
Juan Gabriel, el hombre que marcó la música de cuatro generaciones
Con su talento, el 'Divo de Juárez' rompió las barreras de la edad, las clases sociales, el conservadurismo y los gustos musicales.


Vea también:
• ¿Por qué Juan Gabriel se volvió un icono de una generación gay?
• La importancia de JuanGa, según los intelectuales

publicidad
publicidad
promo redes uforia

SÍGUENOS

Encuentra más de tus Artistas en Uforia Music