publicidad

Una escuela en Florida ofrece mochilas antibalas para sus alumnos

Una escuela en Florida ofrece mochilas antibalas para sus alumnos

La idea consiste en meter dentro del morral una plantilla blindada del tamaño de una carpeta. El dispositivo pesa menos de una libra y está diseñado para resistir balas de revólveres o pistolas, pero no de rifles.

Ofrecen placas antibalas para meter en mochilas de alumnos en escuela de Florida Univision

Ninguna medida es exagerada si se trata de proteger a los niños. Eso es lo que piensan en Florida Christian School, una escuela privada en Miami-Dade que está ofreciendo a sus estudiantes una armadura blindada para meter dentro de sus mochilas y convertirlas en escudos antibalas.

El dispositivo fue diseñado por Álex Cejas, padre de dos alumnos de la escuela, y además director de la empresa de armamento corporal y blindaje Applied Fiber Concepts.

Cejas hizo una primera prueba con sus hijos de 11 y 13 años: metió en sus morrales una placa de armadura blanda de las que fabrica, y comprobó que podía hacerse popular.

La armadura, que es del tamaño de una carpeta y pesa menos de una libra, está construida para resistir balas de una .44 Magnum y una .357 SIG, pero no municiones de rifles, ya que estas requerirían un blindaje más grueso y pesado.

Tras varias conversaciones con George Gulla, jefe de seguridad de la Florida Christian School, acordaron ofrecer a los padres de la escuela algunas de estas plantillas.

"Es sólo una herramienta. Prefiero estar preparado para lo peor que después decir: 'Ojalá hubiéramos hecho eso'", dijo Gulla al periódico The Miami Herald.

La escuela ya ha empezado a ofrecer a los padres esta armadura balística que convierte las mochilas en potenciales salvavidas por 120 dólares.

Gulla, de 55 años, contó al diario que comenzó en este empleo alrededor de las fechas del tiroteo de 2012 en la escuela primaria Sandy Hook, en el que un pistolero mató a 20 estudiantes de primer grado y seis miembros del personal.

publicidad

Desde entonces, ha trabajado para extremar las medidas de seguridad con cámaras de vigilancia, patrullas en el colegio y simulacros donde enseña a los estudiantes a usar sus morrales para protegerse. Precisamente, fue en uno de esos simulacros con los padres de la escuela cuando a Cejas se le ocurrió la idea de fabricar las plantillas.

Gulla aseguró que no es obligatoria la compra del dispositivo pero que brinda tranquilidad a algunos padres. "La reacción ha sido muy positiva", dijo a The Miami Herald.

El concepto no es inusual: los productos a prueba de balas han estado en el mercado por décadas y, cada vez que hay una nueva masacre, aparecen nuevos modelos.

Joe Curran, el presidente de la popular compañía de armaduras corporales Bullet Blocker contó al programa de radio Marketplace que, después de Sandy Hook, pasaron de vender 20 mochilas blindadas por semana a unas 10,000.

En fotos: tiroteo en iglesia de Sutherland Springs deja al menos 26 muertos y decenas de heridos
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad