Planeta

El peso del 'voto verde' para elegir al próximo gobernador de California

El próximo 5 de junio se llevará a cabo la elección primaria para elegir a los dos candidatos que se disputarán el cargo de gobernador de California en los comicios generales del 6 de noviembre. ¿Cuál es la importancia de los temas ambientales en esta contienda electoral?

San José, CALIFORNIA. - En un estado donde predominan los productos orgánicos, las casas con paneles solares, los carros eléctricos e híbridos y el reciclaje es obligatorio, uno podría pensar que el tema ambiental es prioritario para los electores.

Sin embargo y a pesar de que la zona ha sido azotada no solo por una prolongada sequía, sino más recientemente por devastadores incendios y trágicas inundaciones, no todos los candidatos a gobernador de California tienen una agenda ambiental que pueda considerarse como robusta. De hecho, en algunos casos sus propuestas pueden llegar a ser contradictorias, pues promueven debilitar normativas ambientales en aras del progreso económico y, según ellos, del planeta.

Sin duda alguna, una de las principales preocupaciones de los californianos en este momento es el repunte del costo de la vida y todo lo que ello significa. En el estado las rentas, la gasolina, el transporte y los servicios básicos -por mencionar algunos- pueden costar hasta el doble que en otros estados. Los impuestos son altos y las exigencias ambientales también. De modo que todos los productos y negocios (que también deben pagar por estos servicios y responsabilidades tributarias) terminan también siendo una oferta costosa.

Y aunque la conciencia ambiental predomina y la existencia del cambio climático no la cuestionan ni los republicanos, conforme la pobreza se incrementa (así como los campamentos de personas sin hogar o refugiados tras los incendios o inundaciones) las prioridades a corto plazo son otras.

Respondiendo a este entorno, la mayoría de los candidatos coincide en dos propuestas ambientales: la primera es la necesidad de animar a la creación de más y mejores sitios para vivir en California, aunque varían en sus propuestas sobre cómo construir "ciudades ambientalmente más inteligentes" que sean accesibles y, especialmente, más resilientes a los climas extremos y eventos como inundaciones e incendios. La gran pregunta en este momento es dónde y cómo reconstruir ciudades en un estado que parece cada vez más propenso a arder en llamas.

La segunda prioridad es la necesidad de mejorar el transporte público estatal. Mientras que para algunos el tren de alta velocidad y la inversión en mejor infraestructura vehicular y las opciones de transporte público es la mejora alternativa, para otros la única solución es “castigar” con precios más altos el transporte privado, los estándares de emisiones de los vehículos, el precio de los permisos de circulación de lo carros y hasta aumentar el precio del combustible (que ya es más alto hasta en 0.40 por litro a la mayoría de los estados). Todos los candidatos demócratas apoyan ampliamente el proyecto ferroviario de alta velocidad del actual gobernador Jerry Brown.

Mark Magaña, presidente de la organización de defensa ambiental sin fines de lucro GreenLatinos considera que el tema ambiental es medular en las elecciones de California. Para él, California ha demostrado ser líder en temas ambientales desde hace mucho tiempo y por eso los representantes californianos son quienes han liderado las luchas políticas en otros estados y en el mundo.

Magaña asegura que todos los candidatos tienen que tener claro que su misión es que California siga siendo ese líder, especialmente en momentos donde el cambio climático azota de formas tan distintas el mismo estado: con incendios e inundaciones en un mismo año.

El activista asegura que la lucha ambiental es de principal relevancia para los electores hispanos, quienes han demostrado ser muy concientes de esa necesidad. Muchas de estas comunidades viven en las zonas con los mayores retos como contaminación o falta de agua, entre otras. "En California viven algunos de los estadounidenses más conscientes de la importancia de cuidar el medio ambiente y de apostar por la energía limpia", explica y advierte que espera que eso se traslade a las urnas.

Aunque la protección de especies y el cuidado de las áreas protegidas es parte importante de la legislación ejemplar de California, en los debates de los candidatos no han figurado como temas prioritarios. Según lo expuesto hasta ahora, este es un resumen breve de las principales posturas y antecedentes políticos de los aspirantes.

Gavin Newsom (D)

Los antecedentes políticos de Newsom sugieren que es un defensor feroz y apasionado del medio ambiente. Se refiere a sí mismo como un abanderado de la protección ambiental y la lucha contra el calentamiento global. Como alcalde de San Francisco en 2006, promovió la popularización de hábitos más beneficiosos con el medio ambiente como el uso de paneles solares y el compostaje en las ciudades.

Además hizo el reciclaje obligatorio e impuso estándares municipales de construcciones ecológicas más rigurosos en Estados Unidos.

Tiene un auto eléctrico Tesla y es propietario de un viñedo con certificación LEED Gold en Napa, una de las más estrictas que existen. Eso permitió que su empresa fuera la primera bodega en el estado en lograr esta prestigiosa distinción ambiental.

Newsom se opone públicamente a la exploración petrolera en alta mar y a flexibilizar los estándares de emisiones permitidas para los autos.

En sus inicios apoyó el tren rápido entre San Francisco y Los Ángeles, luego lo criticó y ahora dice apoyarlo, pero ha expresado dudas por el financiamiento, "particularmente dada la persistente oposición de los republicanos que controlan el gasto federal", asegura.

También, recientemente ha dicho que el estado debe invertir más en capacitaciones y fondos de emergencias para climas y eventos extremos.

Antonio Villaraigosa (D)

Vallaraigosa se denomina a sí mismo como "el candidato de la infraestructura" y no es por nada. Para él, el ambiente es importante, pero lo es más el desarrollo económico.

Como hispano, Villaraigosa dice que el movimiento ambientalista debe "centrarse menos en las emisiones de gases de efecto invernadero y debería abordar mejor la contaminación local y su impacto en las comunidades de bajos ingresos".

Por eso, propone animar a las empresas y gobiernos locales a construir ciudades de "crecimiento inteligente". En su lenguaje, eso significa obligar a las constructoras a planificar la construcción de viviendas de modo que puedan ir aumentando en tamaño sin recargar los recursos de transporte o de servicios. En su discurso propone que esto podría tener también beneficios ambientales en materia de urbanismo y de distribución de recursos y de áreas verdes.

Apoya la construcción del tren rápido para conectar el área de la Bahía con Los Ángeles y favorecer la economía. Además, asegura que el estado debe considerar la reforma de la Ley de Calidad Ambiental de California, sin debilitar los requisitos ambientales.

El candidato también propone que la siguiente etapa que debe seguir el estado es crear más trabajos verdes para luchar contra el calentamiento global y liderar la lucha de EEUU y del mundo en esta materia.

John Cox (R)

Se define como un "defensor del aire limpio", pero asegura que debe haber mejores incentivos también para construir casas y que la normativa ambiental ha encarecido mucho los gastos de todo, lo que hace que no sea accesible construir.

Travis Allen (R)

Allen presentó una iniciativa para derogar el impuesto a la gasolina de $52,000 millones aduciendo que era pedirle demasiado a los usuarios. Sin embargo, no obtuvo las firmas suficientes para llevarlo a elecciones.
Él sabe que en la actual administración, los préstamos federales que han permitido la mayoría de los proyectos de energía solar y eólica están por acabarse y propone en su lugar la creación de "bonos verdes", es decir, bonos emitidos por corporaciones, ciudades o estados para financiar proyectos amigables con el clima.

En sus debates insiste en que las normas para paliar las emisiones en California le están costando mucho dinero a las personas y las empresas y con ello, limitan su desarrollo. Incluso se atreve a decir que la contribución que haría toda California si fuera 0 emisiones no sería suficiente.

John Chiang (D)

Chiang se ha comprometido públicamente a salvaguardar los recursos naturales de California. Se ha unido a inversores institucionales que administran $4 billones en activos para pedirle a los legisladores federales que promulguen un estándar nacional para enfrentar el calentamiento global. Se opone a la exploración petrolera en alta mar.

También ha expresado su preocupación por el ecosistema Delta ante el plan hidrológico de los túneles gemelos del actual gobernador Brown. Este proyecto consiste en dos túneles para el agua de 30 millas que se construirían en el Delta de Sacramento-San Joaquin, al este del Área de la Bahía de San Francisco. Cada túnel tendría 40 pies de diámetro, más que los túneles que llevan los trenes BART bajo la Bahía de San Francisco.

El plan está diseñado para solucionar un problema complejo: aunque la mayor parte de la lluvia y la nieve cae en el norte de California, la mayoría de la población del estado (y muchas granjas) residen en el centro y sur de California.

Chiang también apoya la idea de mejorar los fondos para la resilencia de las ciudades ante el cambio climático y así ayudar de manera económica a las personas que son víctimas de desastres como los incendios y dijo que él mismo había favorecido iniciativas para apoyar a la comunidad de Santa Rosa, una de las más afectadas en octubre pasado, para levantarse tras las llamas.

Delaine Eastin (D)

Ella se promueve a sí misma como la única candidata que pide la prohibición de la hidrofracturación para extraer combustible fósil, una práctica conocida como 'fracking'. Propone una nueva tarifa a los operadores de rellenos sanitarios basada en la cantidad de desechos sólidos manejados para crear un superfondo de limpieza del estado.

Esta demócrata se opone al plan hidrológico de los túneles gemelos del actual gobernador y llama al proyecto "sin sentido".

"Yo tengo una confesión que hacer. Yo creo en una cosa llamada ciencia. Si alguien aún no cree en el cambio climático es porque no está prestando suficiente atención", expresó sobre los incendios en el estado.

Eastin asegura que California necesita más que nunca una equipo de personas comprometidas en evitar la perforación petrolera en las costas y que ayude en entendimiento de la situación climática y la planificación de mejores ciudades y menos incendios para evitar tantos daños que pueden evitarse.

Cabe destacar que, además de los gobernadores, este año California deberá votar propuestas ambientales como la impulsada por el presidente del Senado estatal, el demócrata Kevin de León, quien con su proyecto de ley busca que el 100% de la electricidad del estado provenga de fuentes renovables para 2045. De la misma manera, el asambleísta demócrata Phil Ting de San Francisco presentará un proyecto de ley para prohibir los nuevos automóviles que funcionan con gasolina para 2040.