Indocumentados

Denuncian presencia de ICE afuera de una iglesia, pero eran actores que grababan una película

Las organizaciones anti-redadas en California siguen creciendo y parecen estar alertas en todo momento para atender los reportes sobre operativos de ICE en las comunidades: algunos resultan ser imprecisos, pero todos se verifican. Con esta información, los activistas han logrado brindar apoyo a inmigrantes en problemas.
14 Feb 2018 – 9:43 PM EST

LOS ÁNGELES, California. - "Está pasando ahora", advertía un mensaje que acompañaba la foto de dos hombres con chalecos negros que tenían las siglas 'ICE', del Servicio de Inmigración y Aduanas. La imagen fue capturada por un conductor que pasaba frente a una iglesia en el Este de Los Ángeles y de inmediato la compartieron entre activistas que monitorean las redadas migratorias en esa zona.

Acto seguido, alguien que se encontraba cerca de la parroquia acudió a verificar lo que pasaba. Era una falsa alarma, que sin embargo se tomó como un ensayo de la efectividad de respuesta. "Resultó que estaban haciendo una película y que los actores tenían una chamarra de ICE. No era nada, pero la gente corrió la voz", dijo Ron Gochez, activista del grupo Unión del Barrio, parte de una red que han formado varias organizaciones en Los Ángeles para contrarrestar los operativos federales que buscan detener indocumentados.

Esta anécdota forma parte de las historias de quienes luchan a diario contra la maquinaria de deportación del presidente Donald Trump. La iniciativa, que surgió en esta ciudad hace una década, incluso se ha replicado en San Diego, donde hay 150 voluntarios, y en la zona de Inland Empire, que cuenta con unas 100 personas, que reciben y atienden los reportes sobre la presencia de ICE en sus comunidades.

Es conocida como 'Red de Respuesta Rápida contra las Redadas' y su propósito es evitar que los agentes federales detengan a inmigrantes y, si es necesario, ofrecerle ayuda legal para que pueda regresar a casa tras ser detenido.

"El objetivo es documentar cuando ICE usa tácticas que violan los derechos de los inmigrantes y apoyar a una familia moral y legalmente para detener la deportación", explicó Jennaya Dunlap, quien es parte de la red de respuesta en Inland Empire, que abarca los condados de Riverside y San Bernardino.

En esa región donde viven 242,000 indocumentados, no dejan de recibir llamadas de Riverside, Moreno Valley, Pomona, Ontario y Fontana. Pero algunas les llegan cuando ICE ya se ha llevado al familiar, complicando sus acciones comunitarias.

"Queremos crear consciencia para que nos llamen cuando los agentes están tocando la puerta. Esto es como llamar al 911, cuando está ocurriendo", explica Dunlap.

La red en San Diego, que arrancó en diciembre pasado, tiene un sistema más avanzado, que agrega los datos reportados (ubicación, cantidad de agentes y patrullas, detenciones, etcétera) a un software, el cual notifica a los activistas que se encuentren en el lugar señalado.

En esa zona, la detención y posterior liberación de María Solís, una mujer embarazada que terminó en una cárcel de ICE en Otay Mesa en agosto, sirvió de entrenamiento para este sistema.

Protesta impide inspección de ICE

En Los Ángeles, por su parte, consideran un triunfo el haber ahuyentado a funcionarios de ICE que planeaban visitar a mediados de enero una tienda 7-Eleven en Koreatown, durante su operativo para verificar permisos de trabajo de empleados de esa cadena.

Fue el gerente del negocio quien se comunicó con los activistas para decirles la hora y fecha en que llegarían los oficiales. "Activamos la red de respuesta y nos presentamos como 50 personas al 7-Eleven y ICE no llegó a la cita", contó Cinthia Flores, abogada de la Coalición Pro Derecho de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA), parte de la red en esa metrópoli.

Formada por 35 organizaciones comunitarias, grupos religiosos y sindicatos, esta red cuenta con más de 100 voluntarios. En días recientes, su número telefónico ha recibido reportes de que ICE se presentó en lugares de trabajo para notificar que auditará la nómina, una práctica que se ha registrado en el norte del estado. En uno de estos casos, la consecuencia ha sido que al menos 90 empleados no regresaron a trabajar.

"Esta semana hemos recibido como tres llamadas y apenas es martes. Llamaron por una auditoría a un empleador en Los Ángeles y por dos indocumentados que fueron blanco de una operación de ICE este fin de semana. Apenas lo estamos verificando", comentó la abogada Flores.

Ante las llamadas 'auditorías de empleadores', los activistas han conversado con negocios grandes y pequeños para que les informen en cuanto lleguen las autoridades de inmigración o como aquí mejor se le conoce: 'La Migra'. "Se presentan con la excusa de hacer una auditoría y les dan notificaciones, pero hay posibilidades de que detengan inmigrantes", advirtió Flores.

El mensaje que envía esta abogada a los 814,000 indocumentados que viven en este condado es "que no tengan miedo" y que "ahora es tiempo de estar activos".

"Somos parte de una red de organizaciones que ven por el bienestar de la comunidad", agregó.

ICE no comentó sobre este sistema para reportar redadas migratorias, pero la agencia ya se ha quejado que este tipo de acciones entorpecen su labor de poner tras las rejas y expulsar del país a criminales violentos, como pandilleros, violadores y asesinos.

"Ellos son nuestros ojos"

En las redes sociales, donde se difundieron rumores sobre falsas redadas tras la toma de posesión de Trump, también se ha compartido información sobre las acciones de ICE: que si sus agentes usan autos de tal marca, que si traen placas de concesionarios, que si la mayoría son latinos, que tocan las puertas diciendo que son "policías". Hace un año circuló un video que expuso los rostros de algunos agentes de una unidad de búsqueda de fugitivos que realizaban una operación en El Monte.

La tecnología, en algunas ocasiones, ha jugado a favor de los inmigrantes. A finales de febrero de 2017, una inmigrante transmitió en tiempo real cuando se ocultaba dentro del clóset de su casa y un equipo de ICE tocaban con insistencia la puerta de su casa.

La semana pasada, llegó este mensaje al celular de un activista de Los Ángeles: "Urgente. Por favor, publica y comparte: retén en Huntington Drive y Eastern, en El Sereno . ICE y LAPD (Policía de Los Ángeles)". La red se volvió a activar, alguien acudió al lugar y resultó ser otro reporte sin fundamento.

Aunque muchas de las denuncias son imprecisas, ninguna se toma a la ligera, dicen los activistas. Citan como ejemplo el reporte de que un padre de familia había sido detenido por ICE cuando este llevaba a su hija de 13 años a la escuela. La niña documentó el arresto con su celular. Se trataba de Rómulo Avélica, un caso que se volvió emblemático en Los Ángeles.

"Llegó la información de Rómulo cuando estaba pasando. Varios fueron y desgraciadamente ya había ocurrido" el arresto, relató el activista Ron Gochez.

En ese caso, directivos de la escuela de la hija de Rómulo se involucraron en su defensa y en apoyar a la familia. A finales de agosto, este hombre fue liberado tras una exitosa batalla legal. La presión mediática también jugó un papele importante en su liberación.

Para que las historias de otros migrantes no queden en el anonimato y se documenten desde su arresto, la red de respuesta de Los Ángeles ha sumado otros aliados: los vendedores ambulantes, aprovechando que estos comerciantes ya están conectados para anticipar los operativos policiales y que recorren los vecindarios desde muy temprano y hasta muy tarde.

"Como ellos están en la calle todo el día, ellos son nuestros ojos. Queremos que usen sus teléfonos para documentar, informarnos y difundir lo que está pasando", dijo Gochez.

En fotos: el paso a paso de una detención de ICE en el estado con más indocumentados de EEUU

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:RedadasPolicíaCaliforniaComunidad