Indocumentados

ICE arresta a más de 100 indocumentados en tres días durante ofensiva contra política santuario en California

El objetivo de este operativo enfocado en el área de Los Ángeles son alrededor de 400 inmigrantes que enfrentan procesos de deportación y que son considerados "criminales que amenazan a la seguridad pública", confirmó este martes la agencia.

LOS ÁNGELES, California. - Desde la madrugada del domingo, más de 100 indocumentados han sido detenidos por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en el sur de California, específicamente en el área de Los Ángeles. Se trata de una operación que continúa en curso y que marcaría el inicio de su ofensiva contra la política de estado santuario.

El objetivo de este operativo enfocado en el condado de Los Ángeles son alrededor de 400 inmigrantes que enfrentan procesos de deportación y que son considerados "criminales que amenazan a la seguridad pública, nacional y fronteriza", confirmó este martes la agencia a Univision Noticias.

ICE indicó que la mayoría de los inmigrantes que están en su lista negra tienen antecedentes penales graves, otros son sospechosos de delitos o tienen una orden de deportación. Pero no especificó qué faltas cometieron quienes ya están bajo custodia.

"El domingo, ICE comenzó una operación coordinada y selectiva de inmigración en el área de Los Ángeles, consistente con la ley federal y la política de la agencia, para arrestar a personas que han violado las leyes de inmigración de Estados Unidos", dijo la dependencia en un comunicado.

Un video que publicaron muestra a uno de sus grupos de búsqueda de fugitivos reunido en un lote de estacionamiento antes de realizar algunas detenciones. En su lista estaba una persona sentenciada por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas (DUI). Después se observa a los oficiales que caminan por un barrio de Sur Los Ángeles, ingresan a una vivienda y salen con el sospechoso ya esposado.

Más tarde, según la grabación, los agentes suben por las escaleras de una casa y se llevan esposado a un hombre. En los chalecos antibalas de estos oficiales se leía 'Police' y 'Police ICE'.

La agencia indicó que desde la madrugada del domingo varios equipos de búsqueda de fugitivos han tocado las puertas de apartamentos y casas en esta región. Sin dar detalles, ICE insinuó que algunos de los detenidos no eran su objetivo, resultando en los llamados 'arrestos colaterales'.

"Si bien la gran mayoría de las ciudades de EEUU cooperan con ICE, otras obligan a concentrar recursos adicionales para realizar detenciones generales en la comunidad, poniendo a los oficiales, al público y a los inmigrantes en mayor riesgo y aumentando los incidentes de 'detenciones colaterales'", explicó la agencia.

"Eso es lo que ICE está haciendo ahora en Los Ángeles y lo que ICE continuará haciendo en jurisdicciones que no cooperan. Las ciudades santuario no son inmunes a las leyes federales", enfatizó.

Las autoridades migratorias recalcaron este martes que no realizan redadas "que se enfocan indiscriminadamente en los inmigrantes" y que han dejado de aplicar las prioridades establecidas por la administración anterior. "Todos aquellos que han violado las leyes de inmigración pueden estar sujetos a un arresto, detención y, si se ordena su salida del país, a ser expulsados de Estados Unidos", advierten.

Debido a que su operativo en Los Ángeles aún no concluye, ICE dijo que no proporcionará información adicional hasta que termine y que no especulará sobre operaciones futuras.

La llamada 'Acta de Valores' o SB54, que se entiende como un revés a la administración Trump, establece que la policía local no podrá indagar el estatus migratorio de las personas, participar en acciones contra la inmigración indocumentada, compartir información, ni transferir a los detenidos que han sido condenados por una o más ofensas de una lista de 800 delitos menores. Incluso las Policías que se oponen, han tenido que cambiar sus normas.

A principios de enero, el director interino del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), Thomas Homan, dijo que prepara un plan para "aumentar significativamente" el número de agentes que busquen a indocumentados "criminales" en vecindarios y lugares de trabajo.

"Vamos a estar por todos lados", advirtió Homan. "Están a punto de ver a muchos más agentes especiales, muchos más agentes de deportación", agregó el funcionario sin precisar la cantidad de oficiales que enviaría a California.

Esa ofensiva inició entregando notificaciones de auditorías en tiendas 7-Eleven y en al menos 77 empresas del valle central y el norte de California, buscando a trabajadores indocumentados. Una de esas compañías, la distribuidora de cítricos Bee Sweet, perdió a por lo menos 90 empleados tras recibir la visita de funcionarios migratorios a finales de enero.

RELACIONADOS:RedadasPolicíaCalifornia