Indocumentados

"¿Por qué deportas a tu propia gente?": un día con agentes de ICE en California

Univision Noticias acompañó a un equipo de búsqueda de fugitivos de ICE en Los Ángeles, quienes han participado en las más de 5,481 detenciones de inmigrantes indocumentados registradas en este año fiscal.
11 Jul 2017 – 6:53 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Allí estaban sin ocultar su rostro ni las temidas siglas de ICE en sus chalecos, en el estacionamiento de una cafetería en el Valle de San Fernando, en California, durante la madrugada de este martes. Eran 14 agentes de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas que se preparaban para una larga jornada de detenciones a indocumentados con y sin antecedentes criminales.

"Ya hemos vigilado a todos los sujetos", dice uno de ellos durante una breve reunión en la que se analizan los últimos datos sobre los cinco individuos que están en su lista negra. "Es un pandillero", alerta el agente sobre el primero por el que van: Carlos, un mexicano de 25 años que suma dos deportaciones.

Luego rompen filas, se reparten documentos con información sobre los fugitivos, preparan sus radios, estiran las piernas, hacen llamadas telefónicas, dan los últimos sorbos a sus vasos de café y abordan sus autos con vidrios polarizados, incluso sin placas, que fácilmente se confundirían en cualquier barrio.

Llevan días estudiando los movimientos de Carlos, su primer blanco. Saben que él sale temprano a cargar su camioneta pick-up con herramienta y material de construcción de un complejo de apartamentos en el vecindario Northridge, en el norte de Los Ángeles. Un grupo de agentes lo espera a su salida a eso de las 5:20 am y el inmigrante, sin percatarse, termina rodeado.

"¿Qué dice aquí?", le cuestiona uno de los funcionarios sobre un tatuaje en su espalda. "Es mi apellido", le explica el hombre, a quien ya han esposado. Según ICE, este sujeto ha sido acusado por manejar ebrio en dos ocasiones y por dos delitos menores relacionados con drogas.

A unos pasos de allí, la abuela del detenido, Georgina, de 64 años, conversa en español con uno de los oficiales. "Él va a trabajar en la construcción", afirma la mujer casi implorando su liberación.

En fotos: el paso a paso de una detención de ICE en el estado con más indocumentados de EEUU

Loading
Cargando galería

En una región donde la población indocumentada supera los dos millones de personas, la oficina de ICE en Los Ángeles, cuya jurisdicción abarca siete condados del sur de California, es una de las más ocupadas del país. Sus nueve equipos de búsqueda de fugitivos detuvieron a 5,481 personas del 1 de octubre de 2016 al 12 de junio de este año, según sus estadísticas.

Aunque la agencia afirma que su prioridad son los criminales, el 10% de los detenidos (496) no tenía antecedentes penales: los llamados daños colaterales.

Todos los indocumentados bajo la lupa

Con la llegada a la presidencia de Donald Trump, ICE ha vuelto a tener luz verde para arrestar a cualquier indocumentado que encuentren cuando estén en servicio, según confirmó un memorando publicado hace unos días.

"Con la actual administración podemos cuestionar a otras personas que se encuentran en una casa", explica David Marín, director de operaciones de ICE en Los Ángeles, quien este martes dirigió las actividades de 13 agentes, las cuales fueron presenciadas por Univision Noticias.

Sin embargo, Marín aseguró que no están interesados en realizar redadas masivas. "No vamos a las tiendas Lowe’s o Home Depot y arrestamos a la gente de manera indiscriminada", indicó.

ICE no ha respondido una petición de este medio sobre la cantidad de agentes hispanos en sus filas, pero los rostros de los funcionarios que participaron en el operativo de este martes y otros que han sido captados tocando puertas muestran que al menos aquí 'La Migra' es hispana.

Marín estima que el 50% de los uniformados en esta región son -como él- de origen latino.

"Eso es de mucha ayuda, porque conocen a la comunidad, la cultura, pero también es un reto porque a menudo nos dicen: '¿Por qué estás deportando a tu propia gente?'", cuenta el funcionario y agrega que hasta personas cercanas los cuestionan por esto.

"Incluso familiares que escuchan lo negativo de nosotros en la prensa, de que arrestamos a niños. Les explicamos que no es lo que hacemos", dice este hombre que ha estado casi la mitad de sus 48 años trabajando para ICE.

Este agente asegura que a él ya no le incomodan este tipo de comentarios. "No es mi gente (los detenidos), no están relacionados conmigo de ninguna manera. Yo estoy haciendo mi trabajo: arrestando a quienes violan la ley de este país. Hay consecuencias si ellos pagaron a un traficante de personas para venir o si se quedaron con sus visas vencidas", subrayó.

ICE (vestido de policía) toca la puerta

Cerca a las 8:00 de la mañana este equipo de ICE seguía esperando a que algunos fugitivos salieran de sus casas. Tocar la puerta, explica Marín, ya no es la primera opción para aproximarse a sus objetivos, pues se corre el riesgo de una reacción violenta y porque muchos inmigrantes ya saben que no están obligados a abrirles si estos no les muestran una orden de cateo.

Pero han hecho una excepción en una casa de Reseda. "¡Police!", se escucha con el fuerte toque a la puerta de la vivienda. ICE, pese a las críticas de funcionarios municipales, sigue presentándose como agentes policiacos locales y no todos sus chalecos antibalas muestran las siglas de la dependencia. Este 'engaño' habría causado que en barrios angelinos se estén denunciando menos delitos sexuales.

Alguien atiende la puerta de aquella casa, escucha a uno de los agentes y después cierra. El lugar está rodeado, por eso se dan cuenta cuando el individuo brinca la cerca de su patio trasero y trata de huir. Entonces se inicia una persecución a pie y los vehículos de ICE circulan a gran velocidad por el barrio.

"Se les peló", dice un hispano que trabajaba construyendo la casa contigua. Pero no se ríe: sigue preocupado por su posible deportación. "Uno se espanta", reconoce el hombre.

A unas cuadras de ahí, este sujeto se ha rendido. En los antecedentes de este mexicano que viste sandalias de correa y un pantalón sucio de mezclilla hay acusaciones por venta de droga, manejar ebrio dos veces, resistirse a un arresto y falsificación. Ya lo han deportado en dos ocasiones.

"¡Buen trabajo!", les dice Marín a sus agentes.

Este funcionario reclama que en Los Ángeles están solos en los operativos, porque su única relación con la Policía local es notificarles donde estarán. "Definitivamente han hecho nuestro trabajo más difícil", comenta.

Al final de la jornada un tercer inmigrante es puesto bajo custodia. Es todo. ICE planea regresar a Van Nuys por un mexicano que traficó personas, robó un auto, manejó borracho y portó un arma cargada.