null: nullpx
Desalojos

La historia del ermitaño que fue desalojado de su cabaña en el bosque tras 27 años aislado

David Lidstone, de 81 años, ha vivido desde hace 27 años a la orilla del río Merrimack, en New Hampshire, sin permiso, en un terreno que no es de su propiedad. Fue hasta el 15 de julio cuando la policía lo desalojó y lo llevó preso. Unos días después, su cabaña misteriosamente fue incendiada.
5 Ago 2021 – 01:35 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Un ermitaño que habitaba en los bosques del estado de New Hampshire tuvo que dejar su vivienda tras ser detenido por desacato de desalojo. Días más tarde, su cabaña, para su mala fortuna, fue destruida por un incendio del que, hasta ahora, se desconocen las causas.

Durante 27 años, David Lidstone, de 81 años, cultivó su propia comida, cortó su propia leña y cuidó a sus mascotas y gallinas en el terreno que habitó junto al río Merrimack.

Sin embargo, el 15 de julio, funcionarios del condado de Merrimack llegaron al lugar para llevarlo preso por ocupar el terreno que tiene dueño. Hace seis años, éste lo acusó ante las autoridades de ocupar su propiedad durante todos esos años sin permiso.

El terreno ha sido propiedad de la misma familia desde 1963 y no ha tenido planes para desarrollarla o utilizarla por parte de sus propietarios en ningún momento. Sin embargo, el dueño de la tierra ha estado buscando derribar la cabaña en forma de A que generaba su energía mediante paneles solares.

Según cuenta la agencia AP, hace años, el propietario, Leonard Giles, 86, de South Burlington, Vermont, dio su palabra de permitirle vivir allí a Lidstone, pero él nunca recibió nada por escrito.

El dueño de la propiedad desconocía que el hombre estuvo habitando allí. Fue hasta que el administrador de la ciudad se enteró en 2015 y expresó su preocupación “con respecto a la eliminación de desechos sólidos y sépticos y las posibles violaciones de zonificación creado por la estructura”, según la denuncia presentada por Giles un año más tarde, en 2016.

Después de un proceso legal, un juez decretó una sanción civil a ‘River Dave’, como le llaman los kayakistas que visitan la zona; sin embargo, se le notificó que lo liberarían de los cargos si aceptaba abandonar el terreno, condición que no aceptó.

Durante la última audiencia en la Corte Corte Superior del condado de Merrimack, el juez Andrew Schulman, estuvo de acuerdo en que Lidstone no estaba lastimando a nadie por su presencia en el terreno, pero dijo que la ley estaba claramente del lado del propietario.

"Estás haciendo lo tuyo en el estado que piensa 'Vive libre o muere', así que sientes mucha simpatía por eso", aseguró el magistrado. “Pero hay mucho peso en el otro lado de la balanza, y no solo sobre lo que el propietario quiere hacer con la tierra, sino el peso que tengo para defender el juicio de la corte y el estado de derecho”.

Lidstone respondió al juez: “Vinieron con sus armas, me arrestaron, me trajeron aquí, tienen todas mis posesiones. Quédese con ellos. Me sentaré aquí con su uniforme puesto hasta que me pudra, señor".

Jodie Gedeon, una kayakista que se hizo amiga de Lidstone hace unos 20 años, trabajó con otras personas para ayudar a Lidstone, incluso crearon una campaña para pedir la liberación de Lidstone y una recaudación de fondos para cubrir los impuestos a la propiedad.

Gedeon describió a Lidstone en una entrevista la semana pasada como “un tipo muy, muy, muy cariñoso que elige vivir fuera del sistema. Realmente se trata de humanidad, realmente se trata de compasión, empatía ... no está lastimando a nadie".

Al enterarse del incendio, Gedeon dijo estar " devastada" por el trato al hombre mayor, cuyas posesiones fueron sacadas de la cabaña días antes de que ocurriera el incendio.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés