null: nullpx
Vivienda

El límite de 5% en los aumentos anuales de renta en California está a un paso de convertirse en ley

El proyecto de ley AB 1482, aprobado este martes en el Senado estatal, le prohíbe a los propietarios de todo el estado desalojar a los inquilinos de manera injustificada, pero también aumenta de 10 a 15 años la antigüedad de las unidades que quedarán exentas de la medida.
10 Sep 2019 – 7:47 PM EDT

SAN FRANCISCO, California.- En medio de los esfuerzos legislativos para paliar la crisis de vivienda en California, el Senado aprobó este martes una iniciativa de ley que fijará un límite anual a los aumentos del alquiler, además de prohibir los desalojos injustificados de los inquilinos en todo el estado.

El voto del Senado (25-10 a favor) se da a una semana de que el gobernador Gavin Newsom anunciara un acuerdo con las organizaciones que representan a los propietarios para poner un límite de 5% -más el alza en la inflación- a los incrementos en las rentas en California, un techo menor al de 7% que los legisladores estatales habían negociado previamente con los cabilderos de la poderosa industria de bienes raíces californiana. Newsom aseguró que firmará la iniciativa AB 1482 como ley, pero antes debe pasar un voto final en la Asamblea legislativa, que debe actuar antes de este viernes.

El proyecto de ley marca una victoria muy necesaria para los arrendatarios y defensores de los derechos de los inquilinos, aunque en los ojos de algunos quienes en realidad han impuesto su voluntad son las asociaciones que representan a los propietarios. Y es que, para tener la oportunidad de convertirse en ley, la medida ha sido enmendada en varios de sus puntos clave, lo que limita su alcance de manera considerable.

Si bien con los nuevos cambios se redujo el límite del alza en el alquiler de 7 a 5% y amplió su vigencia hasta el 2030, también se realizaron concesiones en los inmuebles que no se verán afectados por la nueva regulación. El texto señalaba que todas las propiedades construidas en los últimos 10 años quedarían exentas de la ley, pero ahora el parámetro se amplió para incluir a las que tengan hasta 15 años de antigüedad.

Además, las casas unifamiliares -siempre y cuando el propietario tenga menos de 10 en el mercado- y los condominios tampoco estarán sujetos al tope en el aumento del alquiler, pues están protegidos por la ley estatal Costa Hawkins que dificulta que las ciudades endurezcan sus propias ordenanzas locales sobre control de renta.

La AB 1482 fue aprobada a finales de mayo en la Asamblea Estatal pero tuvo muchos contratiempos para alcanzar el quorum suficiente y llegar intacta al Senado de California, donde acaba de ser avalada y ahora debe recibir un último visto bueno de los asambleístas antes de ser enviada a la oficina del gobernador Gavin Newsom para que la convierta en ley.

“Casi 1 de cada 3 arrendatarios de California gasta 50% o más de sus ingresos para pagar un alquiler. Ya es hora de que cambiemos eso aprobando las protecciones para inquilinos más fuertes en todo el país”, dijo a través de Twitter el gobernador Newsom. “Son nuestros vecinos. Son nuestros compañeros de trabajo. Son nuestros hermanos y hermanas. Son nuestros abuelos”, señaló Chiu, autor del proyecto de ley, en referencia a todos los residentes en situación vulnerable que se verán beneficiados.

Falta de vivenda e indigencia

California necesita construir alrededor de 180,000 nuevas unidades de vivienda cada año para cumplir con la demanda de sus casi 40 millones de residentes. Sin embargo, el estado se ha quedado corto durante la última década con un promedio de 80,000, según datos del Departamento de Vivienda y Desarrollo Comunitario de California.

En regiones afluentes como Silicon Valley que son sinónimo de innovación y avances tecnológicos, los problemas asociados con la crisis de vivienda afectan cada vez más a sus residentes. Las sólidas condiciones económicas generadas por el sector tecnológico han traído consigo consecuencias graves como los exorbitantes precios para compra y renta de inmuebles que siguen en aumento año tras año.

Activistas y miembros de la comunidad suelen señalar a las compañías de tecnología como uno de los factores que han detonado esta crisis por falta de vivienda asequible en la región. Organizaciones como SPUR, que promueven la buena planificación y gobierno, han señalado que los gigantes del Internet deben formar parte de la solución a este problema junto con los gobiernos locales.


Mientras a nivel nacional una familia necesita tener ingresos anuales de $61,453 para poder comprar una casa a precio promedio de mercado, en el Área de la Bahía sería casi una misión imposible poder financiar una vivienda con ese salario. En San José, por ejemplo, una familia necesitaría ganar alrededor de $255,000 anuales para poder comprar una casa. En contraste, la familia promedio gana menos de la mitad y el precio promedio de una vivienda llega a los $1.2 millones.

El panorama es igual de desolador en San Francisco. En esta ciudad, para muchos la más importante del Área de la Bahía, el costo promedio de una casa es de $952,200 y una familia necesitaría ganar casi $199,000 anuales para poder financiarla.

Para la mitad de los residentes de Silicon Valley esta crisis es solo uno de los tantos problemas que los hacen contemplar mudarse a una zona más asequible. A la falta de vivienda se le suman el tráfico en las carreteras, el cada vez más elevado costo de vida y la creciente crisis de indigentes en las calles. Una encuesta reciente encontró que 65% de las personas considera que la calidad de vida en la región va en picada.

Los problemas antes mencionados son tan serios que casi la mitad (44%) de los residentes del Área de la Bahía dijo que en los próximos años hay altas probabilidades de mudarse a una ciudad que no esté en Silicon Valley. Entre las minorías, la cifra es aún mayor: 71% de los afroamericanos y 53% de los latinos están pensando seriamente en dejar de una vez por todas el Área de la Bahía.


Cifras recientes que forman parte del reporte 2019 Point In Time Count, un censo bianual sobre las personas que viven en situación de calle ordenado por las autoridades federales, revelan que en conjunto, el número de californianos que duermen en las calles creció un 30% en los principales condados del Área de la Bahía.

El desglose del censo revela un panorama aún más desalentador para ciertas regiones. En San Francisco la población sin techo creció un 31% en comparación con la de 2017, mientras que en el condado de Alameda subió al 43%. Por su parte, el condado de Santa Clara registró un crecimiento de 31%, pero si se aísla a San José, la décima ciudad más grande del país y uno de los principales enclaves de Silicon Valley, la cifra se dispara al 42%.


Una casa inhabitable en $2,500,000: la última postal de la crisis de vivienda en San Francisco (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:ViviendaAlquilerCalifornia

Más contenido de tu interés