null: nullpx
Abuso Policíaco

Policía de Salt Lake City enfrenta acción legal por uso innecesario de fuerza canina

Un agente de la policía de Salt Lake City que respodía a una llamada por disturbios domésticos, ordenó a su perro policía atacar a Jeffrey Ryans, quien se encontraba de rodillas con las manos en alto sin ofrecer ningún tipo de resistencia.
12 Ago 2020 – 02:01 PM EDT
Reacciona
Comparte
La policía de Salt Lake City enfrenta una acción legal iniciada por un hombre que fue atacado por un perro policía, que seguía las órdenes de su entrenador, cuando se encontraba de rodillas con las manos en alto. Crédito: Salt Lake City Police Department

El Departamento de Policía de Salt Lake City, o SLCPD por sus siglas en inglés, inició una investigación interna sobre el arresto de Jeffrey Ryans, quien después de haber cumplido con las órdenes de los agentes de la policía y encontrándose de rodillas con las manos en alto, fue atacado por un perro policía obedeciendo el comando de su oficial entrenador. Ryan es un hombre negro de 36 años. Imágenes de las cámaras corporales de los agentes, obtenidas por The Salt Lake Tribune, muestran a Ryans, quien estaba fumando en el patio trasero de su hogar cuando llegaron los agentes, obedecer rápidamente sus instrucciones cuando le ordenaron que se arrodillara o se enfrentará a la mordedura del perro policía.

A pesar de que Ryans estaba arrodillado con las manos arriba, el oficial entrenador ordenó a perro que atacara a Ryans. Inmediatamente, el perro llamado Tuco, mordió la pierna izquierda de Ryans, quien ya estaba esposado, y continuó desgarrando al sospechoso mientras su entrenador los recompensaba con las palabra “buen chico”. En las imágenes, también se puede escucha a Ryans gritando de dolor y preguntar "¿por qué me muerde?"


El incidente ocurrió el 24 de abril pasado cuando agentes de SLCPD se presentaron en el hogar de Ryans en respuesta a una llamada hecha por sus vecinos, cuando lo escucharon discutir con su esposa.

Ryans ha presentado una demanda contra el departamento de policía por uso innecesario de fuerza y lesiones que han requerido de múltiples cirugías y que le han causado problemas de salud, perjuicio económico, le costaron su empleo como conductor de trenes, y limitaron su capacidad para cuidar y practicar deportes con sus hijos.

Ryans le dijo al Salt Lake City Tribune que se había sentido como “un juguete para masticar", así como que "no sabía por qué me estaba pasando esto. Eso es lo que pasaba por mi mente. ¿Por qué?" Sin embargo, Gabriel White el abogado de Ryan alega que la única respuesta a esa pregunta es porque Ryans es negro.

En un comunicado emitido el martes, SLCPD dijo que había iniciado una investigación interna para determinar si el uso de la fuerza por parte del oficial entrenador había estado apegado con las políticas del departamento, las cuales establecen que "un oficial de policía nunca debe emplear fuerza o violencia innecesaria, y solo debe usar la fuerza en el cumplimiento del deber de manera razonable bajo todas las circunstancias".

Este acontecimiento sale a la luz pública justo después de que la Asociación de Policía de Salt Lake, o SLPA por sus siglas en inglés, había manifestado públicamente a través de un comunicado, su rechazo a los señalamientos de discriminación racial contenidos en el decreto emitido la semana pasada por Erin Mendanhall, la acaldesa de Salt Lake City, con siete reformas a las políticas de SLCPD. El comunicado de la SLPA dice que “la afirmación de la alcaldesa de la existencia de disparidades raciales y sociales en todas las agencias e instituciones de Salt Lake City desacredita injusta e insultantemente a sus propios empleados".

Por su parte la alcaldesa Mendenhall, le pidió el martes Mike Brown jefe de SLCPD a través de un tweet que complete la investigación con "urgencia", y que lo haga de la manera " más transparente posible con el público".

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés