null: nullpx

Alcaldesa de Salt Lake City anuncia cambios en políticas de acción para policía de la ciudad

Las reformas a las políticas de acción de la policía de Salt Lake City incluyen cambios en los protocolos de uso de fuerza letal, en cómo la policía lleva a cabo búsquedas e incautaciones, y en los procesos para disciplinar a los oficiales que no siguen las normas de uso de las cámaras corporales.
4 Ago 2020 – 02:03 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
La alcaldesa Erin Mendenhall anunció siete reformas específicas a las politicas de acción de la policía de Salt Lake City. Crédito: Instagram/@slcmayor

La alcaldesa de Salt Lake City, Erin Mendenhall, anunció el pasado lunes siete reformas específicas a las políticas de acción de la policía de la ciudad. Gracias a estas reformas, Mendenhall espera que la policía de Salt Lake City se convierta en "el departamento de policía mejor entrenado y más progresista del país".

Las nuevas políticas entrarán en vigencia el 5 de septiembre.

Mendenhall firmó el decreto que ordena las reformas momentos antes del inicio de la conferencia de prensa en la que hizo el anuncio, y en donde apareció junto a Mike Brown, jefe del Departamento de Policía de Salt Lake, o SLCPD por sus siglas en inglés, quien dijo en el mismo evento que las reformas anunciadas por Mendenhall eran "más que tinta sobre papel".


Las reformas a las políticas de acción de la policía de Salt Lake City incluyen cambios en los protocolos de uso de fuerza letal, en cómo la policía lleva a cabo búsquedas e incautaciones, y en los procesos para disciplinar a los oficiales que no activan o desactivan intencionalmente su cámara corporal, y las mismas se pueden resumir de la siguiente manera:

Uso de fuerza letal.

Los oficiales de policía no solamente deberán ‘creer razonablemente’ que una persona usará un arma para dañar a alguien para usar fuerza letal, bajo la reforma el oficial deberá determinar que la fuerza letal es ‘necesaria’ y que la amenaza de muerte o lesiones corporales graves es ‘inminente’. Los términos " necesario e inminente serán definidos cuidadosamente", explicó Mendenhall.

Los oficiales de SLCPD ahora deberán usar técnicas de desescalamiento antes de usar la fuerza. Las tácticas de desescalamiento, pasan de ser meramente sugeridas para convertirse en obligatorias antes del uso de la fuerza, por lo que se espera que los oficiales empleen técnicas efectivas de comunicación en un intento de lograr el cumplimiento voluntario. Los oficiales no deberán contribuir a situaciones que podrían conducir al uso de la fuerza al tomar medidas innecesarias y excesivamente agresivas.

El uso de la fuerza letal está prohibido cuando se trata de evitar que un individuo se haga daño a sí mismo, cuando el individuo no es una amenaza inmediata para nadie más.

Hasta ahora la política del ‘deber de interceder’ había requerido que los oficiales intercedan cuando ven a otro oficial haciendo uso indebido de fuerza. Después de la reforma, cualquier oficial que crea razonablemente que un oficial está a punto de usar la fuerza u otra acción que sea ilegal, excesiva o inconsistente con la políticas del departamento debe, en ausencia de circunstancias extraordinarias, hacer todo lo posible para interrumpir el flujo de eventos y evitar el uso de la fuerza. Si un supervisor está en la escena, su obligación será la de dar una orden directa para evitar el uso de la fuerza.

Para facilitar la transparencia y rendición de cuentas, los oficiales del SLCPD incluirán en sus informes detalles adicionales sobre eventos de uso de fuerza, incluidas las tácticas de desescalada que intentaron emplear. Dos niveles de supervisor revisarán todos los eventos de uso de fuerza, no solo aquellos que resultan en lesiones corporales.

Cámaras corporales.

La nueva política de uso de cámaras corporales de SLCPD va más allá de los requisitos mínimos plasmados en el código estatal, para permitir explícitamente disciplinar a aquellos oficiales que intencionalmente o negligentemente no activen sus cámaras. Debido a que esta política implica una posible acción disciplinaria, el memorando de entendimiento firmado por la ciudad con el sindicato de policías, requiere que el sindicato toma 30 días para considerarla, y comentarla antes de su promulgación.

Búsquedas y confiscaciones.

Los oficiales de SLCPD que realicen búsquedas dentro de inmuebles o vehículos sin una orden judicial, deberán informar a la persona cuya propiedad va a ser registrada sobre su derecho a rechazar la búsqueda, y obtener la firma de la persona que consiente en un formulario de consentimiento de búsqueda de SLCPD. Este formulario será traducido a los idiomas que se hablan más comúnmente en la ciudad.

"Honestamente, este no es un cambio radical para nosotros", dijo el jefe Brown. "Siempre hemos tenido el cambio y la evolución como un pilar de nuestra capacitación, y es por eso que creemos ser el mejor departamento".

Las nuevas políticas son las más recientes en una serie de reformas policiales que incluyen la apropiación de 5 millones de dólares del presupuesto de SLCPD para un programa de trabajadores sociales del departamento, compra de cámaras corporales de activación automática y el financiamiento de una cuenta para inversiones en comunidades minoritarias y una prohibición a nivel estatal del uso de la maniobra de poner la rodilla en el cuello de un sospechoso para su inmovilización, dictada por el gobernador Gary Herbert.

“Estas siete reformas son el inicio de nuestro trabajo, no el final. Deseo y espero ver reformas adicionales en los próximos meses ”, dijo Mendenhall. Uno de las posibles reformas a las que se refiere la alcaldesa es la de la ‘inmunidad calificada’, la doctrina que protege a la policía y a los funcionarios del gobierno de responsabilidades por violaciones de la ley.

Reacciona
Comparte
Publicidad