null: nullpx
Feminicidios

El adiós a Keishla: el pueblo de Puerto Rico se une para despedirla

“Gracias por estar aquí con nosotros hasta el último viaje de mi hija, gracias por el apoyo. Muere quien se olvida, mi hija no muere porque nunca va a ser olvidada, de verdad que es duro, ha sido duro, pero ella no los quiere ver tristes, porque conozco su corazón y sé que ella está con nosotros y que está en un lugar mejor que nosotros”, dijo José Antonio Rodríguez, papá de Keishla.
8 May 2021 – 02:45 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Este sábado 8 de mayo, los restos de Keishla Marlene Rodríguez, de 27 años, fueron trasladados al cementerio Los Ángeles de Guaynabo, donde finalmente reposarán.

Desde que Keishla abandonó la funeraria donde era velada, cientos de personas salieron a las calles para despedirla mientras el cortejo avanzaba, especialmente en el residencial Villa Esperanza, donde ella vivía.

Afuera de la residencia también fue pintado un mural para recordar a la joven y al bebé que estaba esperando.

La gente salió a las calles con globos blancos y algunas palomas blancas fueron liberadas al cielo.

Antes de que el féretro era llevado a la carroza, familiares y amigos se acercaron hasta él mientras le lloraban a Keishla.

Un contingente de vehículos y motoras también acompañó a la familia y fue flanqueada por policías que llevaron las sirenas encendidas.

El mensaje de los padres de Keishla

La carroza, con vidrios desde donde se podía ver el féretro, fue tirada por dos caballos blancos y estaba llena de flores.

La calesa era conducida por una mujer que fue acompañada por la hermana de Keishla, Bereliz Nichole Rodríguez, mientras el resto de los familiares viajó detrás, en otros vehículos.

Tras escuchar las palabras del pastor evangélico Neftalí Díaz, el padre de Keishla, Tony Rodríguez, hizo uso del micrófono para agradecer las muestras de cariño.

“Gracias por estar aquí con nosotros hasta el último viaje de mi hija, gracias por el apoyo. Muere quien se olvida, mi hija no muere porque nunca va a ser olvidada, de verdad que es duro, ha sido duro, pero ella no los quiere ver tristes, porque conozco su corazón y sé que ella está con nosotros y que está en un lugar mejor que nosotros”, dijo José Antonio Rodríguez, papá de Keishla.

Keila Ortiz Rivera, la madre de Keishla, también agradeció al pueblo puertorriqueño por el apoyo que le han dado a su hija.

“Gracias al pueblo, gracias a todos, por esos mensajes, por ese cariño, porque sé que muchos se identifican conmigo, porque muchos son padres, muchos son abuelos y nosotros lo puertorriqueños somos reconocidos porque somos buenos padres”, dijo.

“Madres, tienen que ser siempre amigas de sus hijas, como yo siempre he sido con mis nenas”, dijo Ortiz Rivera, quien además llamó a que acaben los feminicidios.

La familia reportó la desaparición de la joven el jueves 30 de abril, cuando no llegó a su trabajo en una peluquería para mascotas.

Su madre Keila, residente en Orlando, viajó de inmediato a la isla para intentar dar con su paradero y reveló que estaba embarazada y que mantenía una hace 11 años relación sentimental con el boxeador olímpico Félix Verdejo .

Los puertorriqueños también se congregaron en el sitio donde se colocó una ofrenda en su honor para dejar algunos recuerdos.

Los principales medios de comunicación de la isla han seguido a la familia hasta el cementerio, mientras que en redes sociales, los boricuas tienen un reclamo claro: justicia para Keishla.

El caso de Keishla, presuntamente asesinada por Félix Verdejo, de quien esperaba un hijo, conmocionó a la sociedad puertorriqueña desde que comenzó a conocerse la desaparición de la joven y ha ayudado a hacer visibles otros casos de feminicidios que han golpeado a Puerto Rico.

Uno de estos casos ha sido el de Andrea Ruiz Costas, quien fue ignorada tras pedir ayuda de las autoridades del tribunal de Caguas para que la protegieran de su pareja agresora.

La acusación contra Verdejo

El jueves, un jurado investigador acusó el jueves al boxeador puertorriqueño Félix Verdejo por la muerte de Keishla, en un caso que podría ser castigado con la pena capital.

La acusación formal se anunció mientras decenas de personas asistían al funeral de Keishla Rodríguez, cuya desaparición se reportó hace una semana y cuyo cadáver fue identificado el domingo, al cotejar registros odontológicos.

Una querella del FBI, con base en declaraciones de un testigo no identificado, acusa a Verdejo de golpear a Rodríguez en el rostro, usar una jeringa para inyectarle una sustancia desconocida que había comprado en un complejo de vivienda pública, atarle las manos y pies con un cable, atarle un ladrillo y arrojarla desde un puente a las 8:30 de la mañana del jueves pasado.

Las autoridades dijeron que Verdejo se paró después en el puente y abrió fuego contra el cuerpo de la mujer, encontrado por las autoridades el sábado, en una laguna cercana a la capital de Puerto Rico.

"Todo Puerto Rico está consternado por la situación", enfatizó Carmen Romero, quien viajó casi una hora desde la localidad costera de Arecibo para asistir al funeral.

Verdejo, quien está casado y tiene una hija pequeña, se entregó a las autoridades el domingo por la noche, y permanecía detenido sin derecho a fianza. Se le acusa de secuestro y robo de auto resultante de una muerte, así como de matar intencionalmente a un niño no nacido, además de portar un arma de fuego durante un crimen violento.

Ni el boxeador ni sus abogados han emitido comentarios sobre el caso.

Está acusado también en relación con el caso Luis Antonio Cádiz, quien el jueves quedó también detenido sin derecho a fianza. Los padres de las víctimas dijeron en una conferencia de prensa en la agencia funeraria que no conocían a Cádiz.

Añadieron que requerían respeto a su privacidad y se negaron a hablar más del caso.

“Yo lo que quiero es justicia para Keishla”, dijo su madre Keila Ortiz. “Estamos pasando por un dolor que ni Tony ni yo pensamos que íbamos a pasar”.

José Antonio Rodríguez, el padre de la víctima, dijo el miércoles al canal WAPA TV, que no está a favor de la pena de muerte.

“A mí no me resuelve nada. Lo hecho, hecho está... Que él todos los días se acuerde de quién era mi hija”, indicó.

El reporte de la autopsia está completo ya, pero las autoridades indicaron que no revelarán los detalles sobre la forma exacta en que falleció Rodríguez, puesto que la investigación está en curso.

Verdejo (27-2 con 17 nocauts) representó a Puerto Rico en los Juegos Olímpicos de 2012 y se convirtió en profesional ese año, dentro de la división de los ligeros.

Su carrera se vio afectada temporalmente después de sufrir un accidente de motocicleta que lo mandó al hospital en 2016.

Con información de Associated Press e Internews Service.

Te puede interesar:

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés