Proyecto de Ley

Puerto Rico acatará el mandato del Congreso sobre la junta fiscal

La implementación del organismo no cuenta con el respaldo de los candidatos a gobernar la isla, quienes reconocen que es la única alternativa inmediata ante la crisis.
10 Jun 2016 – 11:16 AM EDT

GUAYNABO, Puerto Rico. - Pese a la oposición mayoritaria de los líderes políticos de Puerto Rico sobre el aprobado proyecto federal que crea Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica para Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés), será acatado por entenderse que se trata de una alternativa inmediata a la crisis.

Este jueves, la Cámara de Representantes federal aprobó el HR5278 con 297 votos a favor y 127 en contra y ahora irá a votación en el Senado de los Estados Unidos.

“No me gusta el proyecto de ley aprobado esta tarde en la Cámara de Representantes federal, pero también reconozco que brinda una solución a nuestra insolvencia”, indició el gobernador Alejandro García Padilla en declaraciones escritas difundidas por La Fortaleza.

Dijo que “aunque imperfecta, la medida es la alternativa menos nociva para el pueblo de Puerto Rico. La crisis fiscal que heredamos no nos deja otras opciones. Nos ha colocado en esta encrucijada y como gobernador del Estado Libre Asociado (ELA) tengo la obligación de mantener un gobierno operando y brindando servicios”.

El proyecto, que le impone al Estado Libre Asociado una junta de control fiscal, también provee un mecanismo para reestructurar la deuda de cerca de $70,000 millones y de los sistemas de retiro, fiscalizar el gasto público y tendrá la última palabra sobre el presupuesto, además de la potestad de revisar ciertas leyes.

Si se aprueba antes del 1 de julio, cuando vence el término para pagar $780 millones en bonos y obligaciones generales protegidas por la Constitución del ELA, el gobierno podría salvarse de demandas.
El gobierno no cuenta con recursos para pagar esa cantidad, dijo el ejecutivo puertorriqueño.

“Un impago de esta magnitud, sin la moratoria que provee Promesa, afectará nuestra capacidad para pagar la nómina, incluyendo policías, enfermeras, terapistas, así como la compra de equipo médico para hospitales, entre otros servicios”, manifestó

“Reconozco la amplia oposición al proyecto; no obstante, quienes se oponen, no han logrado articular una alternativa viable. Presentamos enmiendas al proyecto para modificar los poderes de la Junta de Control, a una de supervisión. Así también, para que Puerto Rico tuviera la alternativa para dar su consentimiento a la imposición de la misma. Sin embargo, el egoísmo de ciertos políticos, de aquí y de allá, privaron al país de esa opción”, señaló.

REACCIONAN LOS CANDIDATOS

Ricardo Rosselló, candidato a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP) que favorece la estadidad para Puerto Rico dijo que tras el cabildeo en Washington en contra de la medida y tras la vista de votación pudo apreciar “ gran descontento con la medida por distintas razones. Todas las personas con las que me reuní indicaron que entendían que la medida no era buena para Puerto Rico, pero que era lo que estaba sobre la mesa. Por esa razón, propuse que se considerara un proyecto adicional que contemple herramientas de desarrollo económico para Puerto Rico e incluya la creación de empleos”.

María de Lourdes Santiago, candidata del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) a la gobernación, y actual senadora, dijo que proyectos como Promesa son el tipo de injusticia que produce la inferioridad política del Estado Libre Asociado.

"La aprobación de Promesa en la Cámara federal es una reiteración de la vocación de dominio de los Estados Unidos y el ejemplo más claro de las profundas injusticias que produce la inferioridad política del ELA’, dijo.

Agregó que junto a ese proyecto, la otra “estocada a la colonia” la produjo la decisión del Tribunal Supremo federal en el caso de Sánchez Valle.

“Se unen estas inequívocas señales a la posición del poder ejecutivo, ya expresada en el alegato en Sánchez Valle y desde antes, en los informes del Grupo de Trabajo de Casa Blanca. Esta fecha será recordada como el día en que se deshizo el último retazo del disfraz democrático del ELA. Delira quien después del 9 de junio de 2016 invoque ‘el pacto’, busque el apoyo de ‘los cuatro pilares’ o quiera seguirse exhibiendo en "la vitrina de la democracia", manifestó la candidata.

Por su parte, el secretario del Tesoro, Jacob Lew, partidario de Promesa felicitó a los congresistas por su aprobación y urgió al Senado estadounidense a darle luz verde de inmediato.

"El tiempo es esencial. El 1 de julio, Puerto Rico se enfrenta a casi 2.000 millones en pagos con dinero que no tiene y sin esta ley, Puerto Rico se enfrenta al caos", aseguró Lew en un comunicado. "Solo con el trabajo continuado del Congreso se puede evitar que la situación de Puerto Rico empeore. Urjo al Senado a adoptar el proyecto de ley sin el menor retraso”, solicitó.

Más:


Más contenido de tu interés