null: nullpx
Deuda Económica

Junta de control fiscal regresaría a Puerto Rico al siglo 20

Expertos aseguran que pone en jaque la democracia y que regresaría a la Isla a principios del siglo 20 al régimen de la Ley Foraker y Ley Jones.
28 Mar 2016 – 12:11 PM EDT

Crisis económica en Puerto Rico pone en jaquela democracia

Los republicanos en la Cámara de Representantes elaboran un proyecto de ley para crear una nueva junta supervisora que ayude a Puerto Rico a controlar sus finanzas, una medida destinada a lidiar con la deuda de la isla que asciende a 70.000 millones de dólares.

La legislación responde a la promesa hecha a fines del año pasado por el presidente de la cámara baja, Paul Ryan, de que la cámara trabajaría con Puerto Rico para presentar "una solución responsable" para fines de marzo. Se anticipa que la Comisión de Recursos Naturales de la cámara baja presentará el proyecto el martes.

No obstante, la noticia no parece ser del agrado de muchos, y parece trascender colores. Por su parte, el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, anunció que la junta de supervisión fiscal que el Partido Republicano en el Congreso de EE.UU. supuestamente tratará de imponer al Ejecutivo local para acompañar la legislación que permita la reestructuración de su deuda será impugnada a nivel internacional.

Ante este panorama, el primer mandatario aseguró que "de aprobarse una legislación como esa, Puerto Rico la impugnará inmediatamente en los tribunales federales y ante la comunidad de naciones", advirtió García Padilla en un comunicado difundido por el Ejecutivo de la isla caribeña.


La publicación el pasado jueves por el diario estadounidense "The New York Times" de una información, basada en un documento de trabajo del Congreso en Washington, aseguraba que el secretario del Departamento de Hacienda y el gobernador de la isla no podrían participar en la toma de ciertas decisiones de esa hipotética junta de supervisión fiscal. Desde entonces, las opiniones no se han hecho esperar.

Por su parte, el analista político Jay Fonseca catalogó dicha junta como una de " Humillación Federal" y aseguró que la misma viene para quitar beneficios desde el salario mínimo federal, hasta acabar con la democracia en la Isla.

El experto en relaciones políticas, Phillip Escoriaza, comentó a Metro.pr que “en gran medida sería invalidar lo que ocurrió en el 1952 (cuando se hizo efectiva la Constitución de Puerto Rico) y volver al mecanismo que produjeron las dos actas orgánicas, la Foraker y la Jones, que fueron leyes aprobadas por el Congreso y firmadas por el Presidente de los Estados Unidos”.

Se unen en rechazo a Junta de Control Fiscal

El representante de Puerto Rico ante el Congreso de Estados Unidos indicó el sábado que trabajará con republicanos y demócratas en la Cámara de Representantes para modificar un borrador de una propuesta de ley que aborda la crisis de deuda de la isla, y aseguró que una comisión federal se limitará a supervisar y no controlará al gobierno del territorio autónomo.

El comisionado Pedro Pierluisi dijo que la legislación actualmente propuesta daría demasiados poderes a la comisión y la mantendría vigente por demasiado tiempo.

Mientras, aspirante a comisaría residente dijo que no se puede descartar por completo la posibilidad de ayudar la crisis económica en Puerto Rico mediante la junta.



Varios senadores y representantes del Partido Nuevo Progresista (PNP) apoyaron la posición del comisionado residente, Pedro Pierluisi, de asistir a una reunión con el gobernador Alejandro García Padilla para discutir los pormenores de la propuesta junta de control fiscal federal.

“Aquí, más allá de líneas partidistas, tenemos que pensar en Puerto Rico primero. El bienestar de nuestro pueblo, a corto y largo plazo, debe ser la primera y única motivación de cualquier gestión gubernamental. Nuestros ancianos, trabajadores y niños, merecen tener una oportunidad de salir de la crisis. El pueblo está sufriendo y necesitamos líderes que antepongan a nuestra gente sobre toda consideración político partidista, y eso hace nuestro presidente de partido, reveló Migdalia Padilla, portavoz de la delegación novoprogresista en la Comisión de Hacienda del Senado.

Otra que ha dejado claro su rechazo a la medida fue la representante María Milagros Charbonier quien catalogó la propuesta como una indigna, dijo que es una violación a los derechos civiles el propuesto borrador de legislación que viabiliza la junta de control fiscal federal para Puerto Rico. La legisladora del Partido Nuevo Progresista (PNP) adelantó que, tal y como está redactada, la junta perpetuaría, por décadas, el estatus colonial actual de la isla.

“De hecho, aparte de ser una propuesta indigna, es engañosa, violenta los derechos civiles de los residentes de Puerto Rico, discriminando contra nosotros por nuestro origen y condición social”, aseveró.

El expresidente del Senado, Antonio Fas Alzamora, dijo que la junta de supervisión fiscal según diseñada por congresistas republicanos “ es un golpe de estado a la democracia puertorriqueña y una dictadura disfrazada”.

“¿Con qué fuerza moral puede los Estados Unidos a través de su presidente exigirle a Cuba que democratice el país o le pide perdón a los argentinos por haber permitido y apoyado una dictadura en ese país, cuando a través de esta propuesta eliminan la democracia en Puerto Rico y pretenden sustituirla por una dictadura disfrazada con una junta?”, cuestionó Fas Alzamora.

Aseguran que esto es un problema de estatus

Ante la convocatoria que hizo el gobernador acerca de que “los puertorriqueños debemos presentar un frente unido en oposición a una junta de control fiscal que priva al país de un gobierno propio”, Ricardo Rosselló Nevares respondió que “ la crisis financiera del ELA no se resuelve haciendo un llamado a un frente común” y reiteró que no quiere crear la falsa premisa de que está de acuerdo con sus posturas.

“Hay otros que no ven que la fuente del problema es el estatus y la ausencia de políticas públicas integradas para promover el desarrollo económico”, dijo el aspirante a candidato a la Gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP).

Añadió que él fue el primero en proponer una junta y que “algunos de nuestros pilares están ahí, pero como se está presentando este proyecto es inaceptable para Puerto Rico”.

Es lamentable que mientras que el gobernador, David Bernier y el propio Pedro Pierluisi se enfocaron en llevar a Puerto Rico al Capítulo 9 y no atender nuestra propuesta, ahora tengan que correr a última hora”, dijo Rosselló.

La portavoz del PNPen la Cámara de Representantes, Jenniffer González Colón, señaló que el borrador presentado por la Cámara de Representantes federal para la creación de una junta de control fiscal, deja al desnudo al Estado Libre Asociado (ELA), “removiéndole los pocos harapos que cubrían la condición colonial de Puerto Rico”.

“Este borrador nace de la inhabilidad del (gobernador Alejandro) García Padilla y su gobierno de administrar a Puerto Rico y las finanzas públicas. La improvisación de estos tres años aceleraron los efectos de vivir bajo condiciones coloniales, donde no tenemos representación congresional como de ordinario hubiera tenido cualquier estado para resolver sus problemas”, señaló.

Puerto Rico, junto con el gobierno de Barack Obama y muchos demócratas en el Congreso, ha solicitado protección de bancarrota, por considerar que no costaría a los contribuyentes estadounidenses y porque es lo que corresponde. Algunos demócratas temen que se ejerza demasiada autoridad supervisora sobre el gobierno puertorriqueño.

El resumen deja en claro que los republicanos se oponen a la idea de otorgar a la isla capacidad total para declararse en quiebra. Al igual que todos los estados y territorios de Estados Unidos, Puerto Rico no puede declararse en quiebra según la ley federal, aunque pueden hacerlo las municipalidades y sus servicios públicos, al contrario de las municipalidades y servicios públicos en Puerto Rico. Estos servicios en la isla están agobiados por deudas.


Ver más:


Más contenido de tu interés