null: nullpx
Influenza

Seis consejos sobre cómo prepararse mejor para la "temporada de enfermedad" del otoño

Este otoño, como todos los años, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan vacunas contra la influenza para casi todas las personas mayores de 6 meses, incluidas las mujeres embarazadas y los ancianos. La agencia también recomienda la inmunización contra la neumonía neumocócica como parte de las vacunas de rutina para niños y personas sanas de 65 años o más, o antes para algunos adultos con problemas de salud subyacentes.
5 Oct 2020 – 07:31 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

La temporada de otoño es el inicio de los resfriados, alergias y por supuesto, la influenza. A todo eso se suma que es la primera temporada pre-invernal en medio de la pandemia del coronavirus y los expertos en salud coinciden en que la mayoría de las infecciones respiratorias tienden a aumentar en climas fríos, por lo que es fundamental que refuerce las medidas de prevención.

A continuación detallamos algunos consejos provistos por el Departamento de Salud de Filadelfia y un médico, especialista en medicina ocupacional y de familia.

1. Establezca una relación con un proveedor de atención primaria antes de enfermarse
Ser un paciente establecido puede ayudarlo a ingresar más rápidamente a ver a un médico u otro proveedor de atención médica cuando se enferme. Tener un médico que ya conozca su historial médico cuando llama también ayuda; puede sentirse más cómodo haciendo ciertas recomendaciones de tratamiento en línea o por teléfono y saber cuándo es mejor que venga para un examen físico porque tiene cierto riesgo factores.

2. Mantenga sus vacunas actualizadas
Los proveedores de atención primaria, así como los farmacéuticos, pueden ayudar a realizar un seguimiento de las vacunas que necesita, y esas vacunas son especialmente importantes durante una pandemia. Este otoño, como todos los años, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan vacunas contra la influenza para casi todas las personas mayores de 6 meses, incluidas las mujeres embarazadas y los ancianos. La agencia también recomienda la inmunización contra la neumonía neumocócica como parte de las vacunas de rutina para niños y personas sanas de 65 años o más, o antes para algunos adultos con problemas de salud subyacentes. Estas son dos enfermedades respiratorias que se observan con más frecuencia en los meses de otoño e invierno y que pueden volverse desagradables.

"Pero otras enfermedades graves que se pueden prevenir con vacunas también pueden estar circulando en su comunidad, como la tos ferina y el sarampión, solo para empezar. Hable con su médico acerca de qué vacunas son apropiadas para usted y los niños en su vida", compartió el doctor Alberto Rodríguez-Rodríguez en entrevista con Noticias Univision 65.

3. Si tiene alergias estacionales que empeoran en el otoño
Si bien las vacunas pueden ayudar a mantener alejadas algunas infecciones respiratorias, no evitan que la ambrosía, el polen, el polvo o el moho en el aire desencadenen síntomas como secreción nasal, estornudos, picazón o lagrimeo en los ojos, dolor de cabeza e incluso fatiga. " Si sabe que tiene problemas con los alérgenos en el aire en esta época del año, comience a tomar sus medicamentos habituales antes de que aparezcan los síntomas, o al primer signo, para prevenir o ayudar a detener la inflamación que hace que los síntomas se intensifiquen", recomendó el galeno.

Las alergias pueden desarrollarse a cualquier edad; si sus síntomas son nuevos, hable con un proveedor de atención médica sobre las mejores opciones de tratamiento.

4. Fiebre, prepárate para comprobar si hay una
Tenga un termómetro en su casa, ya que controlar su temperatura es un buen lugar para comenzar a distinguir las alergias de una infección si no se siente bien. Solo recuerde la definición de fiebre verdadera: una temperatura de 100,4 grados Fahrenheit o 38 grados Celsius o superior.

"La fiebre es un síntoma clave que ayuda a los médicos a hacer un diagnóstico y decidir qué nivel de atención necesita, por lo que tener esa información cuando se comunica por primera vez puede ser importante", aseguró Rodríguez.

Incluso si tiene fiebre leve, reconozca que su médico puede decirle que simplemente descanse, beba muchos líquidos y "observe y espere" para ver cómo se desarrollan los síntomas. Muchas de las reglas antiguas todavía se aplican, incluso en una pandemia: el COVID-19, los resfriados y la gripe son causados por virus, no por bacterias, por lo que los antibióticos no los tratarán.

5. Presta atención a tus síntomas y conoce las señales de alerta
Es útil realizar un seguimiento de cualquier síntoma respiratorio que desarrolle a medida que comienzan o cambian, para ayudar a distinguir los signos de alergia frente a una infección. Pero no lo haga solo: consulte con el consultorio del médico si no está seguro, para que ellos también lo ayuden a clasificar los síntomas y decidir un plan. "Si tiene problemas médicos crónicos, especialmente una enfermedad pulmonar, es importante buscar atención al primer signo de enfermedad. No deje para mañana lo que puede hacer hoy", expresó el médico.

6. ¿Cómo saber si lo que está experimentando es una emergencia? Algunos síntomas comunes de alerta que indican que debe llamar al 911 incluyen dolor o presión repentinos en el pecho; nueva confusión, un cambio de conciencia o incapacidad para permanecer despierto; o cualquier signo de falta de oxígeno, como labios azules o morados o falta de aire.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:InfluenzaInviernoNiñosOtoñoSalud

Más contenido de tu interés