null: nullpx
Conservación

Conoce estas plantas venenosas en el ecosistema local y evita un contratiempo durante las caminatas este verano

La mayoría de las personas no se dan cuenta de que han estado expuestas a una planta venenosa hasta que aparece un sarpullido rojo en el área afectada.
20 Ago 2020 – 01:58 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

FILADELFIA, PA - El clima cálido de verano combinado con más tiempo en casa ha inspirado a las personas a salir al aire libre. Ya sea en espacios verdes locales, como el parque Fairmount de Filadelfia, o en algo más ambicioso como una sección del sendero de los Apalaches, un día de caminata puede ser energizante y ofrece numerosos beneficios para la salud.

Cuando considera los peligros a los que podría enfrentarse en una caminata, lo que le viene a la mente es un encuentro con un oso poco probable. Pero el riesgo más importante que hay que tener en cuenta acecha en el suelo: las plantas venenosas.

“Antes de disfrutar de los senderos y espacios verdes que ofrece Filadelfia y toda nuestra región, debemos tomar en consideración que conocer el ecosistema es el primer paso para una caminata o visita segura”, compartió el ecólogo Carlos Martínez Rivera, especialista en biología de conservación e investigador del Zoológico de Filadelfia.

La mayoría de las personas no se dan cuenta de que han estado expuestas a una planta venenosa hasta que aparece un sarpullido rojo en el área impactada unos días después de una caminata; en ese momento, los antihistamínicos, lociones o cremas para aliviar los síntomas son el mejor tratamiento.

“Entre el verdor del bosque en esta época y en medio de todo lo que se ha vivido en cinco meses, con la pandemia y las restricciones, hemos visto un incremento en los parques y el interés general de las personas por redescubrir lo que antes era un elemento general de nuestro entorno. Ahí está la gran ganancia entre tanta pérdida; apreciar la naturaleza y de paso, aprender a conservarla”, expresó el científico puertorriqueño. “Disfrutar de todo lo que es nuestro viene con una gran responsabilidad: conocerlo y conocer lo que puede hacernos daño”, agregó

Prepare sus zapatillas, protector solar y preste mucha atención: si desea ahorrar días de picazón, debe estar atento y evitar las tres grandes plantas venenosas: hiedra venenosa, roble y zumaque venenosos.

Hiedra venenosa
La hiedra venenosa es una planta muy común que crece cerca del suelo. Se puede identificar por su forma distintiva de tres hojas. Las hojas suelen ser brillantes y pueden crecer en una enredadera en las partes orientales de Estados Unidos.

Roble venenoso
El roble venenoso comparte el aspecto de tres hojas de la hiedra venenosa, aunque las hojas son menos puntiagudas y presenta bordes redondeados (similares a los de un roble). La planta puede tener flores amarillas o verdes y generalmente se encuentra como un arbusto.


Zumaque venenoso
El zumaque venenoso puede ser más difícil de identificar: también es un arbusto, pero sus tallos pueden contener entre siete y 13 hojas dispuestas en pares. También puede tener bayas de color amarillo pálido o crema.

Prevención


Si está planificando una caminata, algunas protecciones básicas pueden ser de gran ayuda para reducir la exposición a todas estas plantas venenosas.

Primero, manténgase en los caminos marcados, lo que también ayuda con la conservación de los bosques. Mangas largas, pantalones, botas y guantes pueden proteger a los excursionistas, ya que cada planta requiere la exposición de la piel a su savia y aceites para desencadenar una reacción.

Al regresar a casa, debe lavarse usted mismo, su ropa y las mascotas con agua y jabón. Los aceites pueden quedarse en la ropa o el pelo de las mascotas y provocar una reacción. La limpieza puede eliminar el aceite vegetal antes de que cause una reacción y reduce la propagación de erupciones.

Si entra en contacto con una planta venenosa, programe una cita con su médico si los síntomas se vuelven severos (temperatura alta, síntomas que continúan por más de unas pocas semanas o dificultad para respirar). Afortunadamente, una pequeña cantidad de prevención contribuye en gran medida a garantizar que una caminata de verano sea agradable, sin efectos secundarios persistentes.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:ConservaciónVeranoPhiladelphia

Más contenido de tu interés