null: nullpx
Día de San Valentín

Los pingüinos pueden enseñarnos a vivir en pareja y te explicamos por qué

A pesar de siempre andar en grupo, los pingüinos eligen una pareja para toda la vida, por eso se cree que estos animales son símbolo de romanticismo porque son monógamos, y tienen un ritual especial para enamorar a su pareja.
Publicado 13 Feb 2021 – 04:49 PM EST | Actualizado 28 Feb 2021 – 10:30 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

FILADELFIA, PA- Las relaciones interpersonales hay que cultivarlas, desarrollarlas con paciencia, respeto y en gran medida, pensando en el prójimo como pensamos en nosotros mismos. Vivir en pareja implica una serie de responsabilidades por parte de los dos miembros, así como cambios ineludibles, nuevos hábitos y, sobre todo, acciones que permitan el sano desenvolvimiento de las personas vinculadas.

Cuando de relaciones se trata, no existe fórmula exclusiva para que sea exitosa e idílica. Sin embargo, sí hay factores comunes que los terapeutas de pareja y estudiosos de la conducta humana identifican como imprescindibles para fomentar una relación saludable. En primer lugar la comunicación, seguido del amor y la fidelidad.

En el Reino Animal hay varias especies que siguen al pie de la letra esas recomendaciones y sin lugar a dudas se han convertido en símbolos del romanticismo, sobretodo en días especiales como San Valentín.

Si de amor, comunicación, fidelidad, familia e hijos se trata, los pingüinos son excelentes maestros, y es que aunque es una especie ovípara pequeña, estas aves poseen grandes cualidades, que si bien son vistas desde su proceso de reproducción, sí pueden enseñar a los seres humanos a cómo vivir en pareja.

“Los pingüinos son excepcionales cuando los miramos más allá de una atracción en un zoológico o la fascinación que presentan en las caricaturas y las películas. Son más impresionantes todavía”, expresó el ecólogo Carlos Martínez Rivera, especialista en biología de conservación.

Si una cualidad tienen es la fidelidad. Se aparean únicamente con la misma pareja año tras año. Además pueden encontrar a su compañera de vida, entre miles de pingüinos en el lugar de apareamiento. Al iniciar el cortejo, los machos suelen comenzar emitiendo un llamado que resulte agradable a la hembra, estableciendo comunicación entre ambos, la cual permanecerá durante todo el apareamiento. Para atraer a la hembra, el pingüino macho, construye el nido donde habitarán con su pareja, como parte del cortejo.

“Viven en pareja, trabajan en pareja, se divierten en pareja, así que con sus acciones demuestran que necesitan el uno del otro y así sucesivamente de su grupo. Para lograr éxito lo hacen en armonía y orden. Definitivamente, podemos aspirar a ser pingüinos”, agregó el experto en comunicación acústica y especies en peligro crítico de extinción.

Tanto los machos como las hembras pingüino son los responsables de incubar sus huevos, y es muy importante el retorno de la pareja en el momento oportuno para hacerse cargo de los huevos, ya que de no hacerlo, el pingüino que está en el nido puede morir de inanición o al salir del nido por alimento expone sus huevos a los depredadores. Los pingüinos son una especie que puede poner hasta tres huevos a la vez, los cuales se incuban por un periodo que varía de 25 a 45 días, según la especie.

“Los pingüinos comparten el cuido parental. Digamos que son padres ideales ya que la hembra no se encargará sola de criar y ayudar a desarrollar a las crías. El macho estará presente y será parte activa de esa tarea” , explicó Martínez Rivera, quien posee un doctorado en ecología y comportamiento animal.

Los pingüinos pueden convivir por igual con los demás animales de su hábitat. Tan sólo en la Antártida cohabitan 50 especies de artrópodos que comprenden crustáceos e insectos; así como varios tipos de vertebrados terrestres y marinos, entre ellos seis especies de focas. Sin dejar de mencionar a las aves y fauna marina.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés