null: nullpx
Coronavirus

Centro de emergencia de coronavirus en Filadelfia: costó $5 millones y se admitieron 14 pacientes

En el Centro Liacouras de la Universidad de Temple, la mayoría de las 200 camas de hospital permanecieron vacías durante las dos semanas de funcionamiento de la instalación. El aumento de pacientes con coronavirus nunca llegó.
5 May 2020 – 01:07 PM EDT

FILADELFIA, PA- El "Centro de emergencias COVID-19" de Filadelfia admitió a solo 14 pacientes desde que se abrió al público el 16 de abril, confirmó este lunes el gobierno del alcalde Jim Kenney. Eso es aproximadamente una cuarta parte de las 58 derivaciones que recibió la ciudad de hospitales que buscan liberar espacio en camas y transferir pacientes al sitio administrado por la ciudad.

La semana pasada, cuando anunció planes para cerrar la instalación de emergencia, Kenney afirmó durante su alocución en la conferencia de prensa virtual; " mejor construirlo y no vienen que no construirlo en absoluto". En otras palabras: más vale prevenir que tener que lamentar.

La instalación y funcionamiento de las instalaciones para el mes de abril le costó a la ciudad $ 4 millones. Se espera que esa cifra aumente a $ 5.2 millones para fines de mayo, ya que los funcionarios mantienen operaciones básicas en las instalaciones de North Broad Street en caso de un aumento tardío.

" Con 1,6 millones de ciudadanos en la ciudad, esta es una inversión de $ 4 en dólares de impuestos municipales por ciudadano, una inversión que seguramente vale la seguridad de nuestros ciudadanos", confirmó el 4 de mayo la portavoz de Kenney, Deana Gamble.

El proyecto de ley estimado ha financiado la dotación de personal, la atención al paciente y el costo único de convertir el complejo de eventos de la Universidad de Temple en un hospital de campo improvisado, repleto de generadores de emergencia y máscaras de oxígeno. También incluirá la restauración de las instalaciones a su estado original antes de devolver las llaves a la universidad, dijo Gamble.

La ciudad espera que el gobierno federal le reembolse en gran parte los gastos iniciales.

Filadelfia no está sola al ver que su hospital emergente no se utiliza


De acuerdo con un informe publicado por WHYY, los hospitales temporales establecidos en tres de las ciudades más grandes de Ohio también han quedado vacíos, y el modelo de datos actual sugiere que no serán necesarios. Lo mismo ocurre con los sitios de sobretensión en California, Michigan y Oklahoma.

En la ciudad de Nueva York, mientras que muchas unidades de cuidados intensivos hospitalarios estaban cerca o por encima de su capacidad, un barco hospital atracó en las costas de la ciudad para brindar apoyo, y el Centro Javits se creó para albergar a 1,000 pacientes. Ambos estaban sentados casi vacíos mientras los pacientes enfermos abrumaban los hospitales.

Confusión y logística


Las instalaciones del Centro Liacouras fueron diseñadas para recibir pacientes con COVID-19 que estaban lo suficientemente estables como para abandonar el hospital pero no lo suficientemente bien como para irse a casa, como una forma de liberar espacio en las UCI del hospital.


Si bien los hospitales en Pensilvania nunca alcanzaron su capacidad, muchos hospitales regionales informaron retrasos en el alta de pacientes que se ajustaban al perfil descrito para Liacouras. Los hogares de ancianos, cuyos residentes se encuentran entre los más vulnerables de la ciudad, comenzaron a admitir pacientes con COVID-19 como una forma de liberar espacio en los hospitales. Aún así, el hospital de campaña de la ciudad permaneció vacío.

Parte de la desconexión puede haber sido a nivel de hospital. Pocos días antes de su apertura, los médicos de la unidad COVID-19 del Hospital de la Universidad de Temple expresaron confusión sobre qué pacientes se suponía que admitiría Liacouras.

Un asunto de facturación


Los hospitales también podrían haber sido reacios a enviar pacientes a otros lugares por razones financieras, dijo la Dra. Lisa Bielamowicz, cofundadora de Gist Healthcare, un servicio de consultoría para sistemas de salud.

"Con toneladas de visitas al médico y procedimientos electivos cancelados, no quieren rechazar a los pacientes si tienen personal y capacidad", dijo Bielamowicz en entrevista con NPR.

Debido a que el Centro Liacouras no es un hospital con licencia, no puede facturar a las compañías de seguros por el tratamiento de los pacientes.

Gamble recordó en la conferencia de prensa, que el departamento de salud de la ciudad y la Oficina de Manejo de Emergencias buscarán el reembolso de cualquier fuente de financiamiento federal y estatal, bajo declaraciones de desastre pandémico.

En sus últimas pautas, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid permiten que los hospitales improvisados reciban reembolsos de seguros públicos.La mayoría de los pacientes referidos a Liacouras nunca llegaron. Ocho de los 14 pacientes ingresados no tenían seguro.

De los 58 casos potenciales, aproximadamente una cuarta parte fueron dados de alta el mismo día en que estaban programados para mudarse a la Instalación de Sobretensión COVID-19. La ciudad también rechazó una de cada tres referencias por una variedad de razones: signos vitales inestables, que requerían un mayor nivel de atención que el que se ofrecía en el Centro Liacouras.

Si llega la segunda ola de contagios, los funcionarios afirmaron que "estarán listos".



Efecto coronavius: menos servicios, impuestos y despidos en Filadelfia

Loading
Cargando galería


Otra información que debes saber:

Más contenido de tu interés