null: nullpx
Procedimientos Médicos

“Si no recibe un trasplante, se va a morir”: padre mexicano es negado tratamiento vital por ser indocumentado

Marcelino Aguilar, de 33 años y de origen mexicano, ha estado hospitalizado desde el 2 de septiembre en el hospital Montefiore después de enfermarse repentinamente. Solo un trasplante de hígado podría salvarle la vida, pero esto no es una opción para el padre de familia debido a que son indocumentados.
16 Sep 2019 – 6:21 PM EDT

Silvia Astudillo se encuentra desesperanzada.

Entre lágrimas, cuenta que su pareja de 13 años y padre de sus dos hijos está entre la vida y la muerte.

“Me dijeron que si no recibe un trasplante se va a morir,” dice Astudillo consumida en llanto.

Marcelino Aguilar, de 33 años y de origen mexicano, ha estado hospitalizado desde el 2 de septiembre en el hospital Montefiore después de enfermarse repentinamente. Los médicos dicen que su malestar se debe a daños que ha padecido su hígado debido al consumo de alcohol. Solo un trasplante de hígado podría salvarle la vida, pero esto no es una opción para el padre de familia.

“Me dijo el doctor que no es candidato a recibir trasplante porque no tenemos papeles,” dice Astudillo. Ella asegura que su esposo está deprimido como resultado y se rehúsa a comer.

“Solo se me queda viendo,” dice la madre de dos, “ayer yo le llevé a los niños y también se les queda viendo”.

Noticias Univision 41 contactó a varias entidades buscando ayuda. La alcaldía de Yonkers donde vive la familia aún no responde, al igual que el hospital Montefiore donde Marcelino está siendo atendido. También contactamos a la organización NYLPI de abogados de Nueva York y el New York Legal Assistance Group, que abogan por el interés público y que suelen tomar este tipo de casos. Ellos aseguraron que analizarán el caso.

Es común ver como indocumentados en Estados Unidos quedan a la deriva, al no ser puestos en la lista de espera de trasplantes porque no pueden demostrar tener un seguro médico o un Medicaid con el que puedan continuar un tratamiento de por vida con medicamentos y terapias psicológicas.

Pero Astudillo se rehúsa a perder la fe. Pese a su dolor, intenta transmitirle esa misma fe a su esposo al recibir su llamada por teléfono. En ese momento, sus lágrimas cesan, mientras con serenidad le ofrece palabras de consuelo:

“Estate tranquilo, todo va a estar bien”.


MIRA ADEMÁS:

Morir tras cruzar la frontera: el condado más letal para los indocumentados

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés