null: nullpx
Discriminación

Más de 500 funcionarios electos de EEUU protegerán a inmigrantes y musulmanes

Ante el incremento en los ataques generados por la islamofobia y la xenofobia, se forma una coalición a nivel nacional que persigue legislar con mayor rigor contra los crímenes de odio.
30 Sep 2016 – 10:07 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- “Desde los asesinatos de dos imanes en la ciudad de Nueva York, los musulmanes hemos sido testigos del aumento sin precedentes de ataques en contra de nuestra fe”, dice Linda Sarsour, directora ejecutiva de la Asociación Árabe-Americana de Nueva York, al presentar una campaña para hacer frente a la islamofobia y la xenofobia en EEUU.

Sarsour integra la coalición nacional que logró el compromiso de 530 funcionarios electos y legisladores del país, para actuar contra la “intolerancia” y respaldar a las comunidades de inmigrantes y musulmanas “que han sido objeto de agresiones” en sus localidades.

“Mientras que algunos políticos han optado por convertir a nuestras comunidades en ‘chivo expiatorio’, otros en todo el país están rechazando la retórica de odio”, expresa Sarsour. “Como musulmana, celebro el valor moral que estas mujeres y hombres han demostrado y espero que otros se unan a nuestro llamado”.

La campaña, que se anunció este jueves, busca que los legisladores y funcionarios electos tomen acciones oficiales en sus ciudades para frenar los ataques de odio, la xenofobia y la islamofobia.

La iniciativa es liderada por Local Progress, una red de funcionarios electos locales progresistas establecida en 2012 para conectar y apoyar a los legisladores locales a nivel nacional. La campaña también cuenta con el respaldo de Young Elected Officials Network Action (YEO Action) y People for the American Way (PFAW).

Los miembros de la coalición explicaron en una conferencia telefónica con diversos medios a nivel nacional que la campaña, coordinada en las ciudades de todo el país, es la respuesta al aumento de los ataques contra los inmigrantes y los musulmanes, documentados por un reporte del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo, de la Universidad de California en San Bernardino.

Según el estudio, los crímenes de odio contra los musulmanes estadounidenses aumentaron 78% a lo largo de 2015, el nivel más alto desde los ataques del 11 de septiembre de 2001. El informe se fundamenta en las estadísticas de los departamentos de policía de 20 estados.

“Esta campaña no es acerca de la retórica de odio de Donald Trump (…) hemos escuchado la retórica antimusulmana desde hace muchos años, mucho antes de Trump”, recalca Sarsour.

Ya en las próximas semanas, "decenas de ciudades van a aprobar resoluciones que reiteran este mensaje de inclusión y sentarán las bases para las reformas de políticas públicas en 2017”, adelanta Ady Barkan, codirector de Local Progress.

El mayor número de crímenes de odio desde el 11-S

Las cifras del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) se divulgarán en noviembre, pero los investigadores de la Universidad de California estiman que en el país ocurrieron cerca de 260 crímenes de odio contra los musulmanes en 2015, el mayor índice desde que se registraron 481 ataques en 2001 luego del 11-S.

Andre Carson, un congresista musulmán, dice que las comunidades musulmanas y de inmigrantes, especialmente los hispanos, han sido “terriblemente impactadas” por el odio y la intolerancia.

En Nueva York ocurrieron 33 ataques contra musulmanes en 2015, un aumento del 37.5% desde 2014, cuando se documentaron 24. En el caso de los latinos, la cifra de ataques registró un descenso de 9.9% de 558 en 2014 a 503 en 2015.

“No se trata de un hecho aislado en una localidad sino de un conjunto de incidentes en todo el país. Es sumamente preocupante”, afirma Carson. “Independientemente de que usted sea republicano o demócrata, creo que cualquier llamado para restringir nuestra libertad de religión tiene que ser y debe ser condenado”.

Carson agrega que los candidatos deben saber que si son elegidos, no será debido a comentarios de odio. “Un ataque contra mi fe hoy será un ataque contra su fe mañana. Y como musulmán, no puedo tolerar que esto suceda”, afirma.

Los legisladores y funcionarios firmaron una carta pública en la que se comprometen a “promover leyes y políticas que garanticen la equidad y la diversidad de valores en nuestras localidades”.

“Juramos no volver a utilizar el miedo como táctica política y nunca sucumbir al miedo bajo presión política. Nos comprometemos a trabajar ustedes (organizaciones y líderes religiosos) para cumplir con las aspiraciones dictadas por la fundación de nuestra nación, y en contra de aquellos que intentan satanizar o silenciarlo”, establece el documento.

Entre los funcionarios de Nueva York que firmaron la carta pública figuran el contralor Scott Stringer, la defensora del pueblo Letitia James y los concejales hispanos Ydanis Rodríguez, Anabel Palma, Antonio Reynoso, Julissa Ferreras y Rafael Salamanca, entre otros.

La carta no menciona específicamente al candidato presidencial republicano Donald Trump y su retórica anti-inmigrante y anti-musulmana, pero se lee que “la temporada electoral 2016 ha contado con niveles peligrosos de retórica racista, xenófoba y contra los musulmanes”.

“Esta retórica y la violencia no es sólo una amenaza para nuestras comunidades, pero también ataca directamente los derechos más preciados y fundamentales garantizados por la Constitución de nuestro país”, destaca la carta.

Vea también:


Más contenido de tu interés