Ancianos

En el parque Thomas Jefferson de El Barrio está la fuente de la juventud... ¡De verdad!

Y el 60% de los 400 ancianos de la Ciudad de Nueva York que participan en el “Senior Splash”, en El Barrio, son latinos.
6 Jul 2016 – 6:59 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- Los ancianos de El Barrio no necesitan sol, arena y mar para divertirse en el verano. Su paraíso es el Parque Thomas Jefferson, en donde una alberca cristalina y la música de Willie Colón y Tito Puente los transforman en segundos.

“Aquí uno se olvida de cualquier achaque de viejo”, dijo la puertorriqueña Carmen López, de 64 años. “Somos felices bailando en el agua, sin preocupaciones o quejas. Esto es ser joven, hay que gozar la vida”.

López llegó de Puerto Rico hace 23 años y desde entonces visita el parque, situado en la Primera Avenida entre las calles 111 y 114. En la isla acostumbraba asolearse en las playas de Aguadilla, aunque asegura que nunca se divirtió tanto como en la piscina del centro recreativo.

“No hacía ejercicio hasta que tomé las clases de nado. No es tarde para mantenerse en forma y sentirse bonita”, dijo sonriendo.


Un verano con sabor latino viven ancianos de El Barrio

Loading
Cargando galería


El Departamento de Parques de la Ciudad de Nueva York estima que de los 400 participantes del programa de verano “Senior Splash” , cerca del 60% son latinos.

Los entrenadores explicaron que el ejercicio acuático ayuda a los participantes a mantener la flexibilidad de las articulaciones, mejora la coordinación y fortalece los músculos, pero también tiene beneficios para la salud mental.

La boricua Sara Méndez, de 61 años, dijo que sentirse como pez en el agua la ayudó a salir de una depresión después de la muerte de su esposo, con quien vivió 35 años.

“Participo desde hace tres años porque se siente muy bien moverme a mi ritmo y reír con mujeres de mi edad. Ya no me siento tan sola”, contó.

Para las participantes, el Parque Thomas Jefferson es un santuario en el que pueden nadar tranquilamente y lucir sus trajes de baño sin inhibirse. “Lo mejor de la edad es que aprendemos a aceptarnos como somos. Aquí podemos sentirnos libres, sin importar las arrugas o si eres delgada o no”, dijo Méndez.

Los ancianos también pueden tomar clases de yoga y hacer caminatas en grupo, entre otras actividades. Para más información puede visitar su calendario de actividades aquí o llamar al 311.

Lee también:


Más contenido de tu interés