Festivales

Chinos, puertorriqueños y judíos celebran juntos en Chinatown

El Festival Egg Rolls, Egg Creams & Empanadas es un punto de encuentro para las comunidades vecinas del Barrio Chino.
19 Jun 2016 – 5:11 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- La comida fue el lazo que unió a los inmigrantes judíos, chinos y puertorriqueños durante los años que coincidieron en lo que hoy se conoce como Chinatown, y el domingo, el Festival Egg Rolls, Egg Creams & Empanadas celebró una vez más esa historia, cultura y el aporte de estas comunidades en la Ciudad de Nueva York.

La historiadora puertorriqueña Teresita Levy, profesora de Lehman College, explicó que los judíos, y más tarde los boricuas, se establecieron en la zona del Barrio Chino antes de que la población asiática se extendiera.

“Los puertorriqueños se desplazaron hacia Lower East Side y los asiáticos comenzaron a impregnar el barrio con su cultura y tradición”, dijo la académica. “Lo que tenían en común estás comunidades es que se conformaban por familias trabajadoras y comerciantes que buscaban empoderarse”.



Levy comentó que la religión, el idioma y las prácticas culturales eran fronteras definidas entre los residentes judíos, chinos y puertorriqueños, pero la similitud en ciertos platos ayudó en la convivencia.

“Nuestra empanada es muy parecida al egg roll de los chinos y al Kneidlaj de los judíos”, comentó Levy. “Es una base de masa con un relleno de carne o vegetales muy económico que ayudó a sobrevivir a muchas familias de la época, especialmente en los años de posguerra, durante la Gran Depresión”.

Levi dijo que la situación no es diferente en la actualidad, pues muchos establecimientos chinos venden comida hispana y sus propietarios hablan español.

“La comida derribó las barreras, por eso este festival es tan importante, porque podemos vernos reflejados en otros inmigrantes”.

Durante el Festival Egg Rolls, Egg Creams & Empanadas, el turista chino De-Wei y Levi mostraron al público como un empanada podía convertirse en un dumpling.

“Es el mismo principio, pero con otro forma de envolver el relleno y de cocinarlo. Realmente no somos tan diferentes si lo piensas bien”, dijo De-Wei. “Los pasos de nuestras danzas y el sonido de nuestra música pueden ser distintos, pero al final nos alegran”.



El festival es organizado desde hace 16 años por el Museo de la Calle Eldridge, pero este es el segundo año en el que participa la comunidad puertorriqueña. Los organizadores explicaron que la celebración es un punto de encuentro para los judíos, chinos y boricuas que están concentrados en vecindarios cercanos y apenas divididos por algunas cuadras.

A diferencia de otros vecindarios de Manhattan, Chinatown no tienen un límite claramente definido al crecimiento de la población, que se ha extendido a zonas como Little Italy y Lower East Side.

El evento, que se realiza entre las calles Canal y Division, es una atracción turística por su variedad de actividades culturales, exhibición de danzas, juegos de Mah Jong y conciertos, además de que los asistentes pueden aprender la historia de los platos y de las comunidades en Nueva York.

Lea también:


Más contenido de tu interés