Polémica

Se 'cuela' batalla entre panadería local y Starbucks por café cubano

Una panadería cubana lucha contra un local de Starbucks por el derecho de poder vender el codiciado cafecito cubano.
1 Jun 2016 – 4:11 PM EDT

MIAMI, Florida - La lucha de la dulcería Pinecrest Bakery por poder servir el codiciado café cubano a sus clientes se está convirtiendo en una historia de David y Goliat, o mejor dicho la pelea entre el café cubano contra el café Starbucks.

La panadería lleva años sirviendo los clásicos pastelitos, sándwiches y otros deleites latinos las 24 horas al día en la 12101 South Dixie Highway en la ciudad que lleva su mismo nombre.



A mediados de mayo lanzaron una campaña de Facebook pidiéndoles a sus clientes que se quejaran contra su vecino, Starbucks, en las redes sociales por no dejarles servir café cubano a sus clientes. El resultado ha sido que esta localidad de Starbucks ahora tiene una calificación promedia de 1.3 estrellas después que cientos de clientes enojados la evaluaran una estrella de un total de cinco.

Es común que cuando Starbucks arrenda una localidad en centros comerciales tienen una cláusula en su contrato prohibiendo que negocios vecinos generen más de un 10 por ciento de sus ganancias con ventas de café. El dueño de Pinecrest Bakery, Efraín Valdés, firmó su acuerdo de arrendamiento a sabiendas de dicha cláusula en el 2013, porque ya la sucursal de Starbucks existía en ese “shopping”.

El problema ocurrió seis meses después en el 2014. Después de gastar cientos de miles de dólares para montar su negocio, tiempo y esfuerzo, el dueño del centro comercial le pidió a Valdés que firmara una clausula adicional que es aún más prohibitiva, negándole específicamente la venta de café cubano y cortaditos.


“Nada más tenemos permitido vender café al estilo americano, y honestamente estamos perdiendo toneladas de clientes”, dijo Valdés.

A él le preocupa que muchos de sus clientes, que simplemente no pueden resistirse a pedir un cafecito cubano acompañados de sus dulces, no están regresando debido a la situación.

En meses recientes Valdés, frustrado con la situación, decidió vender café cubano en contra de lo que especifica el contrato. La administración de Starbucks del 6603 South Dixie Highway se percató del caso y le pidieron que tenía que parar de vender el café cubano. Así nació la campaña de Pinecrest Bakery en las redes sociales.

En una carta que publicó Valdés en Facebook, Starbucks le escribe al dueño del centro comercial diciendo, “Para recapitular nuestra conversación ayer, queremos confirmar por correo electrónico que ya están pendientes de la violación recurrente de Pinecrest Bakery”.

Valdés ha tildado de “bullying” las acciones de una compañía multinacional como Starbucks y del terrateniente. Este le contó a Univision 23 que lo que quiere es poder reestablecer las ventas de café cubano sin tener más problemas con la cadena.

Actualmente Starbucks está analizando la situación y dijo que tiene la intención de esclarecer la situación con el contrato de Pinecrest Bakery para resolver cualquier “malentendido”.

Vea también:

RELACIONADOS:PolémicaNegociosStarbucksCaféFlorida

Más contenido de tu interés