null: nullpx
Relaciones Cuba Estados Unidos

EEUU expulsa a dos diplomáticos cubanos tras un confuso incidente que provocó pérdida de audición a estadounidenses en Cuba

Según informó una portavoz del departamento de Estado, los diplomáticos de la embajada cubana en Washington fueron expulsados en mayo. Fuentes cercanas a la investigación le dijeron a la agencia AP que diplomáticos estadounidenses perdieron capacidad auditiva estando en la embajada de EEUU en La Habana.
9 Ago 2017 – 3:42 PM EDT

MIAMI, Florida. - El Departamento de Estado expulsó a dos diplomáticos de la Embajada de Cuba en Washington después de que se produjeran una serie de incidentes confusos en Cuba que provocaron "síntomas físicos" a funcionarios estadounidenses en La Habana.

Así lo confirmó este miércoles en una rueda de prensa la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, quien anunció que se pidió a los cubanos que salieran del país el pasado 23 mayo después de que los estadounidenses en Cuba "denunciaran incidentes que causaron una variedad de síntomas físicos" que les obligó a dejar la isla.

Pese a que las autoridades estadounidenses no han especificado qué tipos de síntomas presentaron los funcionarios ni qué los provocó, la agencia de noticias The Associated Press (AP) informó que diplomáticos estadounidenses perdieron capacidad auditiva estando en la embajada de EEUU en La Habana.

La agencia estadounidense cita a fuentes cercanas a la investigación al señalar que en el otoño de 2016 diplomáticos estadounidenses empezaron a sufrir "pérdidas de audición sin explicación". En algunos casos, los síntomas eran tan graves que tuvieron que regresar antes de lo previsto a EEUU.

"Tras meses de investigación, las autoridades estadounidenses concluyeron que los diplomáticos estuvieron expuestos a un dispositivo sónico que habría sido colocado dentro o fuera de sus residencias", indica el reporte de AP. "No está claro si el dispositivo era un arma usada en un ataque deliberado o tenía otro motivo".

Los hechos continúan siendo investigados por el Buró Federal (FBI) y los Servicios Diplomáticos del Departamento de Estado.

Según la información de AP, los investigadores creen que los dispositivos sónicos podrían haber sido colocados en las residencias de cinco empleados de la embajada y lo afectaron a ellos y a las parejas de algunos.

Pese a que todos vivían en casas provistas por el gobierno cubano, como sucede con todos los diplomáticos extranjeros, y a que el monitoreo a los funcionarios extranjeros es un secreto a voces, las fuentes de AP aseguraron que l os investigadores no descartan que los incidentes fueran llevados a cabo por un tercer país, como Rusia, e incluso que estos hubieran trabajado sin el consentimiento de las autoridades cubanas.

Por su parte, la portavoz del departamento de estado recordó que "la seguridad de los estadounidenses en casa y en el extranjero es una prioridad".

Según explicó Nauert, el gobierno de Donald Trump "se toma muy seriamente" estos "incidentes" porque el Ejecutivo cubano "tiene la responsabilidad de proteger" al personal diplomático estadounidense "por la Convención de Ginebra".

"Alguna de nuestra gente tuvo la opción de dejar Cuba por razones de salud, como resultado de eso le pedimos a dos funcionarios cubanos que dejaran Estados Unidos y lo han hecho, nos tomamos la situación muy seriamente", apuntó.

Preguntada por qué la expulsión de los funcionarios cubanos se produjo en mayo de este año si los "incidentes" ocurrieron en 2016, la portavoz se limitó a contestar que "toma tiempo" determinar lo ocurrido porque requiere "exámenes médicos".

En 2015, Cuba y EEUU reabrieron sus embajadas en Washington y La Habana después de más de medio siglo de ruptura de las relaciones diplomáticas, por lo que los diplomáticos involucrados en el incidente llevaban poco tiempo cuando sucedieron los hechos.

Mira también:

Más contenido de tu interés