null: nullpx
Juicios

Un bate, balines de metal, un garrote y esposas: los instrumentos utilizados para torturar a Gabrielito

El último testigo de cargo presentado por la fiscalía en el juicio por la muerte del niño Gabriel Fernández expuso una lista de instrumentos presuntamente utilizados por Isauro Aguirre, el padrastro del menor, para castigar, golpear y torturar a la pequeña víctima.
3 Nov 2017 – 04:55 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

LOS ÁNGELES, California. – El Fiscal del Distrito del condado de Los Ángeles finalizó esta semana la presentación de testigos quienes a lo largo de tres semanas han detallado la “ tortura sistemática” que sufrió el niño Gabriel Fernández presuntamente a manos de su padrastro, Isauro Aguirre, y su madre, Pearl Fernández. Las últimas declaraciones, hechas por el detective que encabezó la investigación de la muerte del pequeño, dejaron al descubierto los instrumentos que usaron los acusados para llevar a cabo los violentos castigos que sufrió Gabrielito durante ocho meses en 2013.

Timothy O’Quinn, miembro del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD) y cabecilla de la investigación tras la muerte del niño, presentó su testimonio durante la jornada del miércoles y expuso una escalofriante lista de herramientas y armas que fueron halladas en el hogar que compartían los acusados, Aguirre y Pearl Fernández, la mamá del menor, quien enfrenta juicio por separado.

De acuerdo con el detective, los investigadores descubrieron un bate, dos pares de esposas, balines de metal dentro de un contenedor de plástico, un garrote y 10 pistolas de aire en el interior del apartamento donde el niño pasó los últimos ochos meses de su vida.

Dichas evidencias corroboran los hallazgos presentados por los socorristas, médicos y otros expertos quienes examinaron el cuerpo del menor antes y después de su muerte.

El niño, que perdió el conocimiento tras sufrir una violenta golpiza el 22 de mayo de 2013, presentaba moretones, quemaduras, balines de metal alojados en varias regiones de su cuerpo, marcas de ligadura en su cuello y lesiones en sus genitales.

El exámen del cadáver del niño además expuso que Gabrielito habría sido forzado a ingerir heces de gato y sufrió una fractura al cráneo.


Jonathan Hatami, el procurador al frente del juicio, asevera que el niño fue sometido a esta extensa lista de abusos supuestamente porque tanto Aguirre como su madre Pearl consideraban que el menor, de 8 años, era gay.

La lista de testigos de cargo, citados por la Procuraduría a dar sus declaraciones, reunió a expertos médicos, socorristas, agentes del orden y varios parientes de Gabrielito, incluyendo sus dos hermanos y su abuela.

Durante la jornada del miércoles el jurado también escuchó la llamada que hizo Aguirre a la línea telefónica de emergencias para reportar que su hijastro había perdido el conocimiento.

“Está inconsciente. Lo metimos en la ducha, con agua fría y ahorita lo acabo de sacar y él no responde”, dijo Aguirre la noche del 22 de mayo.

El acusado inicialmente negó que él y su novia Pearl Fernández, habían lastimado al pequeño y dijo a los detectives que Gabriel resultó herido mientras jugaba con uno de sus hermanos.

Al ser interrogado más a fondo, Aguirre confesó que golpeó tantas veces a su hijastro que perdió la cuenta. Dos días después, Gabrielito pereció a consecuencia de sus lesiones.

A partir del próximo lunes el litigio pasará a las manos de los abogados defensores, quienes pretenden argumentar que, aunque Aguirre sí abusó del niño, su intención no era matarlo.

De ser declarado culpable de los delitos en su contra, Isauro Aguirre podría enfrentar la pena de muerte. Se anticipa que el juicio concluya a finales de noviembre.

Vea también:

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés